Trump admitió que pudo haber hackeo ruso durante las elecciones

Lo afirmó este mediodía en su primera conferencia de prensa como presidente electo. Indicó además que México va a “reembolsar” a Estados Unidos por el muro y adelantó que eliminará el ObamCare.

En su primera conferencia de prensa como presidente electo, Donald Trump admitió que “pudo haber hackeo ruso” de los sistemas informáticos del partido demócrata y señaló que su sintonía con Vladimir Putin “puede ser un beneficio, no un problema”. Además, adelantó que va a eliminar el ObamaCare y que México va a “reembolsar” a Estados Unidos por el muro.

Este mediodía, el republicano indicó ante la consulta del periodismo que “Rusia pudo haber hackeado los sistemas informáticos del partido demócrata” en el marco de las últimas elecciones. Pero, en todo caso, la responsabilidad fue del equipo de Hillary Clinton, porque “no supieron proteger sus sistemas”. Consignó, además, que con él en la presidencia, “eso no ocurrirá porque todos los países nos van a respetar más”.

Sobre su relación con Moscú, Trump manifestó que Rusia “puede ayudar a los Estados Unidos a combatir el ISIS”. Y se refirió a su vínculo con el presidente ruso. “Yo no sé si me voy a llevar bien con Vladimir Putin, espero que así sea. Si le caigo bien a Putin, puede ser un beneficio y no un problema”.

El magnate inmobiliario aclaró además que no tiene ningún compromiso con Rusia. “Yo no tengo ningún acuerdo potencial, ni préstamos ni negocios” en aquel país. Y descalificó el informe que difundieron Buzfeed y la CNN en las últimas horas, que indica que Moscú tiene información reservada sobre la vida privada del presidente electo, que podía llegar a comprometer su ejercicio de gobierno. “El informe contiene datos absolutamente falsos, es un material sin sentido, quizá lanzado por los organismos de inteligencia. No debió ser difundido por la prensa porque es absolutamente inventado”, remarcó.

Trump también tuvo espacio para anticipar algunas medidas de su Gobierno. Anticipó que reformará el ObamaCare, el programa de salud impulsado por Barack Obama. “Es un desastre absoluto. El sistema está haciendo implosión. El programa será eliminado y reemplazado apenas sea designado el secretario de Salud. Vamos a tener un proyecto de ley de cuidado de salud excepcional para el país”, sostuvo.

A pocos días de presionar a General Motors y Ford para que mantuvieran sus fábricas en los Estados Unidos, el republicano advirtió que “las empresas que se van tendrán que pagar impuestos sustanciales para ingresar en nuestro mercado”. Y dio precisiones sobre el célebre muro en la frontera sur con México. #Vamos a construir ese muro, las negociaciones con México comenzarán apenas asuma la presidencia. México de alguna manera nos va a reembolsar el costo de ese muro, quizá a través de impuestos, quizá a través de pagos directos”, apuntó.

El lápiz verde