Vaca Muerta: ¿primer caso de flexibilización laboral en la era Macri?

El convenio que presentó el Gobierno no pudo ser firmado por resistencias del sector gremial. Nuevos modos de contrato, más horas de trabajo y eliminación de beneficios. ¿Flexibilización laboral?

Tras meses de negociaciones entre el Gobierno, los sindicatos y empresas del sector, se logró un acuerdo para reducir los costos laborales en el yacimiento de Vaca Muerta, que según el presidente Mauricio Macri permitirá la llegada de inversiones por 5 mil millones de dólares. 

Sin embargo, el convenio aun no se firmó. Guillermo Pereyra, Secretario General del sindicato de Petróleo y Gas Privado de Rio Negro, La Pampa y Neuquén, de manera sugestiva se ausentó del acto oficial donde se rubricaría el acuerdo, que establece un nuevo marco regulatorio para la extracción de hidrocarburos en la Cuenca Neuquina.

Según confirmó hoy Macri, estará enfocado principalmente en reducir los costos laborales del sector y mejorar la productividad. Además, tendría vigencia por cuatro años y buscaría que el costo de extracción de hidrocarburos no convencionales sea inferior a US$35 por barril.

El sitio El Inversor Online consignó hoy que para lograr bajar los costos el nuevo marco regulatorio modifica las modalidades de contratación y flexibiliza las condiciones laborales de alrededor de 1.200 trabajadores del sector. Además, sestima que se perderán entre 600 y 800 puestos de trabajo, y se reducirá alrededor del 40% del salario neto de algunos de los que conserven su puesto.

Los principales puntos del convenio

  • Los contratos podrán ser celebrados por plazo determinado y con posibilidad de suspensión o cancelación según las necesidades de cada proyecto, los trabajadores podrán acceder a las indemnizaciones establecidas por ley.
  • Cambiará el esquema de Trabajo/Descanso. En la actualidad es un día de trabajo por un día de descanso, el convenio busca llevar a dos los días de trabajo por uno de descanso. Para las dotaciones de trabajo ininterrumpido establece seis jornadas corridas de ocho horas por dos jornadas de descanso no remuneradas
  • Eliminará las “horas taxi”. Con el convenio actual el tiempo de traslado de los trabajadores desde su residencia hasta el lugar de trabajo es remunerado, con el nuevo acuerdo esto será eliminado.
  • Establecerá “multifuncionalidad” de los equipos de trabajo en torre, operación y mantenimiento según requiera el empleador.
  • Reducirá la dotación de los equipos de trabajo que trabajan en la etapa de fractura, el número pasará de 23 a 16. Habilitará el trabajo nocturno mediante el uso de iluminación artificial y flexibilizará los parámetros de trabajo con viento.

Las críticas  gremiales

Todavía son cuatro los puntos específicos donde todavía se mantiene el conflicto que traba el acuerdo entre los sectores sindicales y las compañías hidrocarburíferas:

  • Las jornadas de Trabajo/Descanso con la proporción 1x1 pasan a 2x1, lo que reduce a la mitad el descanso actual de los operarios del sector.
  • La multifuncionalidad de los operarios le exige a un “peón de boca de pozo” tener una flexibilidad funcional para cubrir tareas que deberían cumplir otros operarios.
  • El gremio quiere establecer el mínimo de integrantes de una cuadrilla en 17 operarios mientras las empresas quieren llevarlo a 13. Las propias empresas estiman que la reducción destruirá entre 800 y 1.500 puestos de trabajo en la Cuenca Neuquina.
  • Las empresas buscan que todos los empleados de servicios periféricos al sector pero que prestan servicios en el mismo ajusten sus salarios en base a sus propios convenios y no en referencia a los salarios del sector hidrocarburífero.

El sindicato liderado por Pereyra, a pesar del rechazo, fue cauteloso al momento de tildar al convenio de “flexibilizador”. El sector hizo hincapié en la falta de compromisos de inversión de las empresas para poner reparos al texto más que en la pérdida de beneficios de los trabajadores.

Sin embargo desde el sindicato de Petroleros Privados de Chubut salieron a cruzar con más dureza el acuerdo. Jorge Ávila, Secretario General, en declaraciones a Clarín afirmó que "Quedamos más desprotegidos, nos perjudica si el sindicato más grande de la industria acuerda este tipo de cosas hace que los demás quedemos en desventaja, pero eso no significa que no estemos dispuestos a pelearla"

Ávila fue aún más duro contra Pereyra al asegurar que "es el primer dirigente de la historia de la Argentina que entrega varias de las conquistas peleadas sin haber hecho un frente común para defendernos".