Vidal ratificó su rechazo a la despenalización del aborto

La gobernadora bonaerense aseguró que es una postura personal y lo desligó de una opinión general de Cambiemos. Al justificar su rechazo al protocolo nacional, recordó que Cristina también se opuso a esa práctica.

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, ratificó hoy su rechazo a la despenalización del aborto y lo desligó de una postura general de Cambiemos. Como parte de sus argumentos, recordó que en su momento la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner mostró la misma posición.   

"No creo que las mujeres por ocupar cargos públicos estemos obligadas a promover la despenalización del aborto por el solo hecho de ser mujeres; esto tiene que ver, seas mujer o varón, con una convicción de consciencia más profunda y ni siquiera tiene que ver con lo político o lo partidario, porque dentro de Cambiemos hay mujeres que están a favor de la despenalización", sostuvo.

En declaraciones a Radio Con Vos, la gobernadora bonaerense defendió su decisión de "suspender" hace unos meses la adhesión de la Provincia al protocolo nacional sobre la interrupción del embarazo no punible, previsto para los casos de mujeres violadas y en los que esté en serio riesgo la vida de la madre, sin necesidad de que lo pruebe un médico.

Vidal intentó justificar esa determinación al señalar que Buenos Aires  "tiene el mismo protocolo" que viene de la gestión de Daniel Scioli, y recordó que Cristina Kirchner dejó constancia "publicamente" de que también "estaba en contra" del aborto. 

"El protocolo de salud a nivel nacional -aclaró- no era una normativa, era una recomendación que estaba publicada, que ni siquiera el Gobierno nacional, ni el de Cristina (Fernández) ni el nuestro ahora, estableció como normativa", argumentó, ante las duras críticas que recibió de varias ONGs.  .

Cuando se la consultó por qué su gobierno rechazó, a fin del año pasado, el protocolo nacional que el mismo Ministerio de Salud bonaerense había adherido poco antes, sostuvo: "Yo no lo anulé, lo suspendí".

"Es que cuando se implementó, entre otras cuestiones, no se había consultado al gremio de médicos de la provincia de Buenos Aires, que son los que lo van a tener que aplicar, y porque no tenía en cuenta la objeción de consciencia que para mí, para un profesional, es importante", concluyó la gobernadora.

Diarios Argentinos móvil