4 claves para entender un nuevo capítulo de la disputa por el Brexit

La decisión de Boris Johnson de suspender el Parlamento y avanzar con un Brexit sin acuerdo desató una grave crisis institucional. Hoy el poder legislativo bloqueó la estrategia del primer ministro.

A más de tres años de la aprobación del Brexit en un referéndum popular, los términos en que debe darse la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) siguen generando fuertes controversias políticas. En las últimas semanas, el tema derivó en un fuerte conflicto entre el primer ministro, Boris Johnson, y el parlamento británico. ¿Puede haber un Brexit sin acuerdo con la UE? ¿Habrá elecciones anticipadas? 4 claves para un nuevo capítulo de la crisis.

1) Johnson suspendió el Parlamento y abrió un frente de batalla

La semana pasada, el primer ministro del partido conservador desató una grave crisis institucional al suspender la actividad del Parlamento entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre. El objetivo de Johnson fue bloquear al cuerpo legislativo para alcanzar un Brexit duro, sin acuerdo con la UE, antes del 31 de octubre, fecha límite para iniciar la salida británica del bloque regional.

2) Cómo reaccionó Westminster, sede del poder legislativo

La iniciativa del Johnson, líder del partido conservador, suscitó un fuerte rechazo en la clase política, aún de su propio partido, y entre la sociedad civil. Hay quienes acusaron al primer ministro de provocar un “golpe de estado” al suspender por más de un mes a uno de los poderes de gobierno, algo que los Ejecutivos suelen hacer para dividir el año legislativo, pero que en este caso tiene claras consecuencias políticas.

Los parlamentarios aprobaron este miércoles una ley que impide un Brexit sin acuerdo. De este modo, desarmaron la estrategia de Johnson de actuar de manera unilateral, a espaldas de Westminster. Toda la oposición laborista, más algunos diputados conservadores, sumaron 327 legisladores y lograron frenar un Brexit duro.

3) Qué debe hacer el Primer Ministro ahora

De acuerdo a la ley sancionada, el primer ministro está forzado a intentar un acuerdo con Bruselas, que debería ser ratificado por el Parlamento británico antes del 19 de octubre. De no alcanzarse un entendimiento con la UE, Londres deberá pedir más tiempo al bloque regional para seguir negociando los términos de la ruptura.

4) Elecciones anticipadas: la carta que jugó Boris Johnson

El jefe del Ejecutivo repitió en varias oportunidades que no está dispuesto a extender el plazo de negociación: su intención es no retrasar más el Brexit. Por eso, ante la rebelión de Westminster, su apuesta fue convocar a elecciones anticipadas, ganar legitimidad política para luego sí avanzar con el divorcio con la UE. Pero la iniciativa fracasó porque no contó con los dos tercios de los votos necesarios. La mayoría de los diputados opositores apoya una convocatoria a comicios anticipados, pero una vez que se consiga una extensión de los plazos para la salida del bloque regional.

Joohnson deberá, entonces, ir a Bruselas a negociar. Lo hará debilitado y con los ánimos muy exasperados en Londres: 21 diputados fueron expulsados del partido conservador por acompañar la ley para bloquear el Brexit duro. El primer ministro apostó fuerte, pero termina este capítulo con algunas heridas y muchas dudas.


El lápiz verde