Australia armándose, submarinos nucleares y enfrentamiento con China

Hace tan solo unos días el Gobierno de Australia decidió cancelar un contrato firmado en 2016 por 66 mil millones de dólares con Francia (RT, 2021). Dicho contrato estipulaba la construcción de una flota de 12 submarinos diésel que iban a ser destinado para la marina australiana.

Hace tan solo unos días el Gobierno de Australia decidió cancelar un contrato firmado en 2016 por 66 mil millones de dólares con Francia (RT, 2021). Dicho contrato estipulaba la construcción de una flota de 12 submarinos diésel que iban a ser destinado para la marina australiana.

Australia decidió cancelar el contrato por varias razones, y la más importante es que Estados Unidos se lo pidió. Desde la Casablanca le ofrecieron a Canberra otro trato, uno mejor inclusive, en donde el país isleño conseguiría 8 submarinos nucleares. (BBC, 2021)


¿Por qué hubo un cambio? 

A fines de septiembre, Estados Unidos, el Reino Unido y Australia firmaron el acuerdo del Aukus. El Aukus (que por sus siglas en ingles significa AU de Australia, UK de Reino Unido y US de Estados Unidos) es un pacto de seguridad entre las tres naciones previamente mencionadas. Este acuerdo les permitiría un mayor intercambio de inteligencia, pero lo que es crucial, ya que le da a Australia tecnología secreta para construir submarinos de propulsión nuclear, aunque no están equipados con armas nucleares.

El objetivo del Aukus es visto como una respuesta al creciente poder de China y un esfuerzo por contrarrestar su influencia en el disputado Mar de China Meridional. Actualmente China ha construido la armada más grande del mundo, la cual es vista como una amenaza por Estados Unidos. A su vez, China, se encuentra en una gran disputa territorial con otros 5 países.

Conocido como el conflicto territorial en el mar de la China Meridional, tanto China como Taiwán, Filipinas, Vietnam, Malasia y Brunei se disputan la totalidad o una parte de la plataforma marítima. A causa de esto China es casi el único país que tiene la capacidad de imponer su soberanía a través de una fuerte presencia de poder militar e infraestructura. A medida que China ha crecido en poder, ha comenzado a desafiar el dominio de Estados Unidos en la región de Asia y el Pacífico (Mao, 2021). Por esa misma razón la región se estaría movilizando para contrarrestar la influencia del gigante asiático.

Por causa del avance chino y la firma del Aukus se puede deducir que Australia está apostando a una relación y a una unión más fuerte y estratégica con Estados Unidos y el Reino Unido. Hasta hace dos años Australia siempre estuvo en una posición ambigua, ni del lado de Washington ni del lado de Beijing, siempre jugó por la vía del medio. Pero el coronavirus lo cambió todo.

Australia junto con otros países apuntaron a China como la causante de la pandemia y que el gobierno evita de todas las maneras posibles que no se investigue como fue que la enfermedad pase de un animal a un ser humano. A causa de ello, China, el cual es el principal socio comercial de Australia (Estados Unidos es el segundo y la Unión Europea el tercero) dejó de importar carbón australiano como represalia y empezó a comprarle a la India. Esto incluso ocasionó que en China haya grandes apagones programados por la falta de carbón, porque la principal forma de generación de energía que tienen es a través del carbón. Desde ese entonces las relaciones sino-australianas se vieron más tensas y se puede ver un como Australia decidió acercarse al gigante americano.


¿Por qué submarinos nucleares?

Definido de una manera simple, los submarinos nucleares son mucho más rápidos y difíciles de detectar que los submarinos de propulsión convencional (como los diéseles). Pueden permanecer sumergidos durante meses y pueden disparar misiles a distancias más largas y también transportar más armamento (BBC, 2021).

El acuerdo del Aukus significó compartir información y tecnología. Estados Unidos decidió compartir su tecnología submarina por primera vez en 50 años. Anteriormente, solo había compartido tecnología con el Reino Unido, su principal aliado. Esto le permitiría a Australia en convertirse en la séptima nación del mundo en operar submarinos de propulsión nuclear, después de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China, India y Rusia. Aunque, en este caso desde Australia se afirma que, aunque tengan submarinos nucleares, no significa que estos lleven armamento o misiles nucleares.


La respuesta francesa

Claramente desde el gobierno de Francia se encontraron muy disgustados con la noticia. El contrato ya llevaba varios años y el país se enteró de la cancelación del contrato multimillonario horas antes del nuevo anuncio del Aukus donde Australia conseguiría poder naval nuclear.

Francia retiró a sus embajadores de Washington y Canberra y llamó a los embajadores de Australia y Estados Unidos en París para que den explicaciones de lo sucedido. Hay que recordar que Francia, Estados Unidos y el Reino Unido son aliados desde hace décadas a través de la OTÁN, la alianza militar más grande del mundo.

Desde Francia se mencionaron varias cosas, desde que consideran esto como un puñal clavado en la espalda o que el gobierno australiano perdió toda credibilidad. En la actualidad La Unión Europa y Australia se encuentran desde el 2018 en conversaciones para la creación de un Tratado de Libre comercio entre ambos. La Unión Europa es el tercer socio comercial de la isla.

Francia como respuesta le pidió a la UE que reconsidere la propuesta de Australia de un acuerdo de libre comercio con el bloque (Mackintosh, 2021). El Reino Unido desde que finalizó el Brexit no forma parte de la unión y ha tenido fuertes encontronazos con Francia más que nada con respecto a los límites marítimos y el recurso pesquero.

Si bien el Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden ha pedido conversaciones con el presidente francés, Emmanuel Macron, en un intento por suavizar las relaciones, Biden dijo que el Aukus reforzaría las alianzas y marcaría un paso importante para contrarrestar a China. Pero la asociación trilateral ha enajenado a aliados europeos clave y ahora el bloque está pidiendo respuestas sobre el trato de Francia.

Incluso, la presidenta de la Comisión Europa, Ursula von der Leyen, en una entrevista con la cnn dijo que se deben responder "muchas preguntas" cuando se trata de la ruptura del acuerdo submarino franco-australiano (Mackintosh, 2021). Según sus propias palabras: "Uno de nuestros estados miembros ha sido tratado de una manera que no es aceptable, así que queremos saber qué sucedió y por qué". Desde hace años incluso desde la UE se habla internamente de crear una fuerza militar europea, y la situación con los submarinos hace que el debate se eleve una vez más.

Von der Leyen continuó mencionado: "Muchos de nuestros estados miembros son miembros de la OTAN, y la OTAN es la alianza militar más fuerte del mundo, pero es importante tener un pilar europeo fuerte en la OTAN y tener para la Unión Europea la capacidad de actuar de forma independiente en los teatros donde, por ejemplo, la OTAN no lo es, pero se llama a la UE" (Mackintosh, 2021).

Por estas razones "la ronda de conversación para un TLC (Tratado de Libre Comercio) se ha retrasado un mes hasta noviembre", dijo un responsable de la UE en Canberra, que puso en duda el futuro del pacto (Deutsche Welle, 2021).  Aunque la conversación se detenga unos meses, es poco probable que se caiga, más que nada cuando la relación comercial entre ambos es muy grande. En 2020, el intercambio de bienes entre las dos economías se estimó en 36.000 millones de euros (42.400 millones de dólares) y en 26.000 millones de euros (30.600 millones de dólares) el de servicios (Deutsche Welle, 2021). 

Por último, Estados Unidos no es el único que tienes intereses en la región, Francia es un actor muy importante en la región, ya que el país mantiene una estrecha relación con sus ex colonias, y su presencia es fuerte, mas que nada en Indochina, zona que integra países como Vietnam, Laos y Camboya. Por lo tanto, llama la atención que se corra a Francia del tablero cuando tiene una gran capacidad de apoyar y presionar en favor de los intereses estadounidenses en la zona, ya que, en sí, ambos son aliados desde hace décadas y la capacidad militar francesa es reconocida en el mundo.


Otras Alianzas

Actualmente podemos encontrar varias alianzas que se están gestando en el pacifico/indico, por un lado, está el ya mencionado Aukus que integran Australia, Estados Unidos y el Reino Unido. Segundo, existe la Alianza de intercambio de inteligencia Cinco Ojos (Five Eyes) que incluye a Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos, Australia y el Reino Unido en donde su mayor propósito es compartir información de inteligencia. Y, por último, existe la alianza The Quad, entendido en español como el “Diálogo de Seguridad Cuadrilateral” entre India, Japón, Estados Unidos y Australia.

El Quad no es una OTAN asiática, pero al mismo tiempo se está moviendo en la dirección de un enfoque de seguridad cooperativo y reciproco. El Quad se propuso inicialmente en 2007, pero se suspendió durante una década hasta que fue revivido bajo el ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en medio del ascenso de China como una superpotencia económica y militar (Carvajal, 2021).  

Japón y la India ven positivamente una mayor participación de Estados Unidos en la región. Después de intentar aplicar una política de China más cálida en los primeros años del mandato del presidente chino Xi Jinping como líder, Japón se ha vuelto cada vez más cauteloso con Beijing durante el año pasado, no solo por la cuestión de la pandemia, sino que ambos países tienen una disputa territorial en donde se reclaman un conjunto de islas, conocidas como las Islas Senkaku o Diaoyu.

India su vez se está acercando militarmente más a Estados Unidos, en donde se incluyen ejercicios militares nuevos y mejorados, compras de armas y transferencias de tecnología (Westcott, 2021). India en junio del año pasado tuvo un encontronazo con China en los Himalaya, en una zona que ambos reclaman. La disputa entre ambos dejó al menos 20 soldados indios muertos en una sangrienta batalla con soldados chinos (de los cuales no se supo el número de muertos) en el valle de Galwan, cerca de Aksai Chin, un área controlada por China pero reclamada por ambos países. La presunta “batalla” no se dio con armas de fuego, pero si con palos, garrotes y navajas.

Si seguimos otras alianzas e intereses, Estados Unidos apoya logística y militarmente a Corea del Sur, que sigue enfrentada a su contraparte comunista del norte, Corea del Norte. Y, por último, su ultimo aliado en la zona es Taiwán.

Taiwán es una isla no reconocida por China, ya que la reconoce como una provincia rebelde que se gobierna autónomamente. Aunque la situación entre China y Taiwán es una cuestión históricamente larga, tanto el Aukus como el Quad han mostrado su solidaridad con Taiwán y han prometido defender la isla en caso de una invasión armada por parte de China, ya que el gobierno comunista chino ya ha intimidado a isla con una operación militar sí que es que deciden declararse como una nación soberana e independiente.

Australia se ha unido últimamente de manera regular a Estados Unidos para expresar su apoyo a Taiwán y en julio, el viceprimer ministro de Japón, Taro Aso, dijo en un discurso informado por los medios locales que Tokio debería unir fuerzas con Washington para defender la isla de cualquier invasión (Westcott, 2021).  

Por último, el único país aliado de la zona que quedó rezagado es Nueva Zelanda. El país gobernado por la Primera Ministra, Jacinda Ardern, dijo que prohibiría los submarinos de Australia en sus aguas, en línea con una política existente sobre la presencia de submarinos de propulsión nuclear. Nueva Zelanda, aunque es miembro de Five Eyes (Cinco Ojos), ha sido más cautelosa al alinearse con Estados Unidos o China en el Pacífico, además desde que fuentes del gobierno neozelandés, se mencionó que no hubo ninguna propuesta para unirse al pacto (BBC, 2021).


La Respuesta China

China ha condenado el acuerdo del Aukus como "extremadamente irresponsable". El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, dijo que "socava gravemente la paz y la estabilidad regionales e intensifica la carrera armamentista". La embajada de China en Washington acusó a los países de una "mentalidad de guerra fría y prejuicios ideológicos" (BBC, 2021).

China se ha encontrado bajo una crítica constante en el último año y medio a causa de la pandemia del Covid-19, y se la ha criticado de evitar que se investigue como se originó el coronavirus. Además, que cada vez que recibió dichas críticas, la nación contesto económicamente cada vez que pudo, por esa razón dejo de comprarle carbón a Australia ya que ella la había criticado.

Por último, China tiene varios frentes de conflictos en sus fronteras. En los Himalaya con India, con Taiwán y su deseo de ser un país soberano e independiente, y por último con Filipinas, Vietnam, Malasia, Brunei y Taiwán en el mar de la China Meridional donde todos reclaman parte de la plataforma marítima.


Criticas

Tanto Indonesia como Malasia anunciaron su malestar con estas nuevas alianzas que se están creando, ya que mencionan que lo único que esto lograría es avanzar en una carrera armamentística en la zona y traer el conflicto en una región que se ha podido mantener estable en los últimos años.

Hoy en día hay una fuerte crítica dentro de la sociedad australiana con respecto a que se argumenta que Australia ha renunciado a su ambigüedad estratégica y se ha convertido en un objetivo mayor debido al pacto del Aukus. Incluso se piensa que Australia probablemente enfrentará más represalias económicas de su mayor socio comercial. E incluso, Australia podría tener dificultades para conservar la autonomía sobre las decisiones que se tomen sobre su interés y seguridad nacional, en donde dependerá de tecnología nuclear extranjera para hacer frente a sus adversidades (Mao, 2021).

Australia admitió que no pueden operar los submarinos por sí mismos. Así que, en efecto, están cediendo parte de su soberanía a Estados Unidos, y tal vez a Gran Bretaña.

Se puede concluir con que la compra de submarinos nucleares es una jugada más por parte de Estados Unidos para contrarrestar la avanzada china en la región, en donde no es solo Australia la que decidió su bando, ya son varios los países que están jugando unidos de un lado del tablero.


Fuentes:

Diarios Argentinos