Batman: 82 años de la leyenda

OPINION. Los 30 de marzo se celebran en homenaje al héroe más influyente y popular de todos. Aquel héroe que nos ha hecho creer que todo se puede lograr. Aquel que hemos visto caer y levantarse, deleitándonos en cada una de sus historias.


Los  30 de marzo se celebran en homenaje al héroe más influyente y popular de todos. Aquel héroe que nos ha hecho creer que todo se puede lograr. Aquel que hemos visto caer y levantarse, deleitándonos en cada una de sus historias.

Este año en particular, este personaje salido de las historietas y radicado para siempre en nuestros corazones cumplió 82 años de vida. Más de ochenta años pasaron desde la publicación de  “Detective Comics” #27. En ese número comenzaría una vida dedicada a la misión que nació del corazón de  una tragedia, un estilo de vida en donde el entrenamiento y el estudio disciplinado fue solo una anécdota ante la constante exigencia que roza lo inhumano, con el objetivo de cumplir con un juramento que es en sí mismo una misión.

Batman, el hombre murciélago, el caballero de la noche o Batsy, Batsy,Batsy (como suele llamarlo Harley Quinn) es este celebrado personaje.



“Detective Comics” #27 presentó a Batman, creado por Bill Finger y Bob Kane.


Con el permiso de los fans de Superman, el hombre del mañana, el murciélago es lo más influyente dentro del género, en la cultura popular y fuera de los medios. Por esa misma razón es la que sostengo que lo incorporado en el inconsciente cultural de las masas (en lo que refiere a este personaje) es notoriamente superior en comparación a sus enormes compañeros de casa editorial  (el mencionado Superman, Wonder Woman, Flash, Green Lantern, Aquaman, etc.) o mismo de la vereda de enfrente (Spiderman, hasta hace poco Iron Man, Wolverine o Capitán América).

El murciélago no tiene comparación, obviamente puede gustar más o menos, después de todo cada opinión es subjetiva. "Sobre gustos no está nada escrito" dice el famoso refrán, pero es innegable el imán que provoca este multimillonario que se viste por las noches de lo que le causa miedo para compartir su temor con los criminales.



Caer,  levantarse y seguir. Todo por un objetivo. Esto es Batman.


En el año 1986 y coincidiendo con la publicación de “Batman” #400, el maestro del terror, mi escritor favorito, Stephen King volcó unas palabras llenas de admiración  que al finalizar se transformaron en la carta de amor definitiva de un fan para con un personaje. Ensayo del que estoy de acuerdo de principio a fin, en lo absoluto.



“Batman” #400. Arte de la portada, Bill Sienkiewicz


El texto comienza apasionadamente de la siguiente manera:

“Cuando era niño, había ciertas preguntas que surgían y tenían que ser respondidas… o al menos había que plantearlas, si no era posible hallar una respuesta definitiva… Y  una de esas preguntas siempre era ¿A quién prefieres, a Superman o a Batman? Yo siempre escogí a Batman”.

El autor de “IT” (1986) procede diciendo y tocando la tecla de toda persona fanática y enamorada de un personaje de historietas:

“Creo que algunos de mis amigos de la infancia ya no recuerdan ni las historietas ni la pregunta, pero a mí me complace decir que nunca crecí del todo, solo me creció el pelo en varias partes del cuerpo y un sentido de responsabilidad en el corazón, y tengo amigos que hicieron lo mismo: amamos a nuestras esposas e hijos, hacemos nuestro trabajo pero también seguimos leyendo historietas. Y yo sigo eligiendo a Batman.”

De ninguna manera King trata de establecer una grieta entre seguidores de Superman y Batman (en definitiva ambos comparten los mismos valores y en mi caso los amo a los dos, aunque me incline mas por “el cumpleañero”). No dice que no gusta de Superman, es más, se explaya un poco al respecto y confiesa que el Kryptoniano le resultaba un poco “predestinado… Demasiado capaz… Su concepto de invulnerabilidad lo hacía ver como un héroe con ventaja injusta (ser bueno debería ser siempre más difícil que ser malo)… Batman en cambio era un tipo”.

Para de alguna manera establecer un paralelismo entre el murciélago y el sinónimo de esperanza en el universo DC, el residente de Maine recuerda la primera película de Superman (1978), protagonizada por el legendario Christopher Reeve. Rememora también el mítico cartel publicitario que decía “USTED CREERÁ QUE UN HOMBRE PUEDE VOLAR” y con una mano en el corazón, irónicamente afirma que nunca creyó eso.

“...cuando Batman se tiraba por una soga hacia la guarida del Joker o impedía que el Pingüino soltara a Robin en un tanque de aceite hirviendo mediante un batibumerang… yo lo creía. Yo podía creer en un Cruzado Enmascarado”.



El maestro del terror, a corazón abierto para con el hombre murciélago. 


Explaya la idea y comenta que lo que más le llamaba era su capacidad detectivesca, comparándolo con Sherlock Holmes. Aporta una breve explicación del modus operandi del héroe para dar con los villanos y menciona también la vida paralela que Bruce Wayne (“prominente filántropo” ) tenía al mismo tiempo que combatía el crimen en Gotham pero que en el momento que la batiseñal tomaba control de los cielos de la ciudad “una criatura lúgubre” salía en respuesta a dicha señal.

King roza el final de esta carta (de amor y devoción eterna a la silueta en las sombras más querida de la historia) diciendo que le llama poderosamente la atención como nuevos fanáticos se han interesado en las aventuras de Batman y también como viejos seguidores han vuelto. Confirma lo que todos los fanáticos del encapotado y lectores del noveno arte aseguramos al decir que “The Dark Knight Returns es “probablemente la mejor pieza del noveno arte jamás publicada”, haciendo que Batman asegure el éxito para siempre.

Concluye felicitando al héroe por su larga trayectoria y valiente historia, también por las agradables horas que le brindó, deseándole muchos años más de guerra contra el crimen.

“Dales duro, grandulón, que tu batiseñal nunca falle, que a tu batimovil nunca se le  acaben las píldoras nucleares que lo propulsan, que tu cinturón utilitario nunca resulte fatalmente desabastecido en el momento incorrecto… Y además grandulón, yo estoy de tu lado. Siempre lo estuve” 



“Dales duro, grandulón…Yo estoy de tu lado. Siempre lo estuve”. Un King que da voz a todos los que amamos a este personaje.


Aprovecho este ferviente mensaje de Stephen King hacia el héroe que me cambió la vida en el año 2005, al tener en mis manos “Batman Silencio” #8 (mi primer cómic), para mandarle un saludo al murciélago, algo tardío pero saludo en fin.



Donde empezó todo… "Batman Silencio" #8 de Jeph Loeb y Jim Lee.


Ese número editado por Sticker Design fue un certero flechazo de Cupido para enamorarme por siempre del género, del noveno arte y de Batman. Ahí comenzó un amor que a día de hoy continua y por eso quería expresar las siguientes palabras, espero que lleguen al indicado receptor:

 “Notable caballero oscuro que siempre tenés un plan para todo, que todo lo anticipas, que te he visto caer, volver después de mucho tiempo, “morir”, sufrir la pérdida de un hijo a manos de tu mayor enemigo, enamorarte, dar tu vida por el otro, luchar por tus ideales, cumplir tu misión… Gracias, gracias por ser el primero que me abrió las puertas de este mundo que son los cómics y la literatura en general. 

Por más que suene algo cursi o exagerado, no quiero perder la oportunidad de hacerte llegar este humilde mensaje, de un fanático tuyo. Sé que lo leerás en alguna línea temporal y/o mundo de este vasto multiverso al que pertenecemos.

No quiero quitarte más tiempo, Gotham te necesita, nosotros te necesitamos. Continúa  tu misión, tu lucha por la liberación definitiva y limpieza de la ciudad que juraste proteger.



 Por muchos más Año Uno, largos halloween, bromas asesinas, bodas, guerras de bromas y acertijos, regresos, silencios, cortes de los búhos, egos, aventuras de otros mundos y tantas otras historias que te hicieron grande. Me consta que no te da gracia lidiar con ellas pero vos me enseñaste que todo se puede lograr a fuerza de voluntad y capacidad. 

Siempre Batman vence, a la corta o a la larga, el bien y sinónimo de esperanza que emana de tu murciélago en el pecho me lo confirma así también como me inspira. Obviamente el símbolo en el que te convertiste no me llama a salir disfrazado a combatir la injusticia, para eso estas vos. Solamente me has enseñado a continuar y seguir siempre un ideal, un objetivo en la vida. Luchar por ello.


 

Disfrutá tu cumpleaños como a vos te gusta, parado encima de la torre más alta de la ciudad, observándola, bajo una intensa lluvia que para vos es una especie de bendición, un bautismo. Con Alfred  a tu oído,  como un padre a un hijo diciendo que a tu edad sería mejor estar con alguna modelo sexy en alguna fiesta o en algún país escandinavo, esquiando. Pero sé que disfrutas el ver tras las rejas a algún maleante que roba la recaudación de una proveeduría de los suburbios o que alguno de tus villanos, a quienes conoces minuciosamente (luego de horas de investigación y posterior estudio) termine encerrado en Arkham…

 

En fin, Bruce… feliz cumpleaños. Gracias por lo que nos diste, das y darás a miles y miles de personas en cada andar. Tus padres estarían orgullosos.” 



Sobre el autor: 24 años de edad. Oriundo de Buenos Aires. Lo encuentran reseñando cómics como @FestivoC  y @festivo_comics en Twitter e Instagram, respectivamente. Un multimillonario que se viste de murciélago por las noches le cambió la vida...

Diarios Argentinos