Biden anuncia un plan de vacunación obligatorio

El presidente norteamericano criticó duramente a las decenas de millones de estadounidenses que aún no están vacunados, a pesar de que desde hace meses hay disponibilidad de vacunas e incentivos para hacerlo.

El presidente Joe Biden ordenó este jueves nuevos requisitos obligatorios para la aplicación de vacunas federales para hasta 100 millones de estadounidenses, que comprende empleados del sector privado, así como también trabajadores de la salud y contratistas federales, en el marco de una carrera desesperada para frenar la creciente variante delta del COVID-19.

En un discurso en la Casa Blanca, Biden criticó duramente a las decenas de millones de estadounidenses que aún no están vacunados, a pesar de que desde hace meses hay disponibilidad de vacunas e incentivos para hacerlo.

“Hemos sido pacientes. Pero nuestra paciencia se está agotando, y tu negativa nos ha costado a todos”, dijo el mandatario. La minoría no vacunada "puede causar mucho daño, y lo está haciendo", agregó.

Los líderes republicanos, y también algunos jefes sindicales, dijeron que Biden estaba yendo demasiado lejos al tratar de fortalecer a las empresas privadas y a los trabajadores, en señal de los desafíos legales que se avecinan a la medida presidencial. 

El gobernador Henry McMaster de Carolina del Sur dijo en un comunicado que "Biden y los demócratas radicales se burlaron de la Constitución", mientras que el presidente nacional de la Federación Estadounidense de Empleados Gubernamentales, Everett Kelley, insistió en que "cambios como este deberían negociarse". 

Por otro lado, hubo elogios por los esfuerzos de Biden para vacunar a la nación por parte de la Asociación Médica Estadounidense, la Asociación Nacional de Fabricantes y la Mesa Redonda de Negocios, aunque no se mencionó directamente su mandato para las empresas privadas.

Las reglas expansivas exigen que todos los empleadores con más de 100 trabajadores exijan que se vacunen o se hagan testeos semanalmente, lo que afecta a unos 80 millones de estadounidenses. Y los aproximadamente 17 millones de trabajadores de los centros de salud que reciben Medicare o Medicaid federal también tendrán que estar completamente vacunados.

Biden también exige la vacunación para los empleados de la rama ejecutiva y los contratistas que hacen negocios con el gobierno federal. Eso cubre a varios millones de trabajadores más.

Biden anunció los nuevos requisitos en un discurso de la Casa Blanca el jueves por la tarde como parte de un nuevo "plan de acción" para abordar el último aumento en los casos de coronavirus y el ritmo estancado de las inyecciones de COVID-19.

Hace apenas dos meses, Biden declaró prematuramente la "independencia" de la nación del coronavirus. Ahora, a pesar de que más de 208 millones de estadounidenses recibieron ya al menos una dosis de las vacunas, EE. UU. está experimentando alrededor de un 300% más de nuevas infecciones por COVID-19 por día, aproximadamente dos veces y media más hospitalizaciones y casi el doble de la cantidad de muertes en comparación con la misma época del año pasado. Unos 80 millones de personas siguen sin vacunarse.

"Estamos en la racha difícil y podría durar un tiempo", dijo Biden.

Después de meses de utilizar promociones para impulsar la tasa de vacunación, Biden está adoptando una mano mucho más firme, ya que culpa a las personas no vacunadas por el fuerte aumento en los casos, que matan a más de 1,000 personas por día y ponen en peligro una frágil recuperación económica.


Diarios Argentinos