Biden autorizó un bloqueo financiero total a Rusia

Además, el mandatario anunció que autorizó la llegada de soldados estadounidenses a los países bálticos –Lituania, Estonia y Letonia-, en respuesta a los movimientos de Rusia en Ucrania

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció dos medidas que implementará como una suerte de sanción a Rusia por reconocer la independencia de las dos provincias separatistas y rusoparlantes del este de Ucrania que son fronterizas al país que lidera el Kremlin y que dicen estar bajo asedio del Ejército ucraniano: bloqueo a los bancos VEB y el banco militar, y a la deuda soberana rusa, una movida que le pone un cepo a Moscú para acceder al financiamiento en Occidente.

Además, el mandatario estadounidense advirtió que se trata de una "primera serie" sanciones contra la nación que lidera Putin. "Defender la libertad tiene un precio. También para nosotros, hay que ser sinceros. Voy a tomar medidas para que las sanciones afectan a Rusia y no a nuestra economía doméstica. Quiero limitar el dolor de los americanos al llenar el depósito de gasolina", sostuvo Biden. El presidente de Estados Unidos realizó una conferencia de prensa horas después del aval a las “repúblicas populares” de Donetsk y Lugansk de parte de Putin que llegó acompañado de un decreto de “amistad y reconocimiento mutuo”, el cual abrió la puerta a la intervención del Kremlin en la región.

El decreto -que apareció cuando Estados Unidos afirmó que Rusia planea invadir Ucrania-  le permite a Moscú enviar tropas y armas abiertamente a Donetsk y Lugansk para ayudar a las fuerzas locales a resistir una ofensiva del Ejército ucraniano. Esto alimenta la posibilidad de Moscú envíe algún tipo de cuerpo “pacificador” a la zona y Estados Unidos anunció casi de inmediato sanciones contra las entidades reconocidas por Rusia, llamadas República Popular de Dontesk (RPD) y República Popular de Lugansk (RPL), consistentes en una prohibición de inversiones, comercio y financiamiento por parte de ciudadanos estadounidenses.

En ese sentido, Biden anunció que autorizó la llegada de soldados estadounidenses a los países bálticos –Lituania, Estonia y Letonia-, en respuesta a los movimientos de Rusia en Ucrania. "Estados Unidos y nuestros aliados y socios permanecen abiertos a la diplomacia, si es seria. Cuando todo esté dicho y hecho, juzgaremos a Rusia por sus acciones, no por sus palabras", dijo, aunque aclaró que el traslado de las tropas y equipos adicionales es para "fortalecer" a los aliados de Estados Unidos en Europa, ya que que -según su visión de los hechos- no estarían allí para "luchar contra Rusia" a pesar de que considera los eventos que ocurren en Ucrania como el "principio de una invasión" por parte de Putin.

La firma de Putin agravó el conflicto en torno a Ucrania y elevó la tensión con Occidente, que ya estaba en un punto álgido. Putin justificó su decisión con un extenso discurso en el que acusó de la crisis a la OTAN y calificó a la alianza, que está liderada por Estados Unidos, de amenaza existencial para Rusia. "¿Qué, en el nombre del Señor, cree Putin que le da el derecho de declarar nuevos supuestos países en territorio que pertenece a sus vecinos? Esta es una violación flagrante del derecho internacional y exige una respuesta firme de la comunidad internacional", manifestó Biden y anunció un bloqueo total a las grandes instituciones financieras rusas.

Para el presidente estadounidense, los dichos de Putin  "establecen una justificación para tomar más territorio por la fuerza". "Y si Rusia va más allá con esta invasión, estamos preparados para ir más allá con las sanciones. No hay duda de que Rusia es el agresor, por lo que tenemos una visión clara de los desafíos que enfrentamos. Sin embargo, todavía hay tiempo para evitar el peor de los casos que traerá un sufrimiento incalculable a millones de personas si se mueven como se sugiere. He autorizado nuevos despliegues de fuerzas estadounidenses y equipamiento, ya posicionados en Europa, para reforzar a nuestros aliados bálticos, Estonia, Letonia y Lituania”, resaltó.

En un recorrido por más de un siglo de historia, Putin describió a Ucrania como un Estado de construcción reciente inextricablemente vinculado a Rusia. Además, dijo que heredó tierras rusas y que luego de la caída de la Unión Soviética fue usada por Occidente para contener a su país. Luego del discurso, Putin firmó decretos de reconocimiento de la independencia de las regiones separatistas y "acuerdos de amistad y ayuda" con sus líderes, y llamó al Parlamento ruso a aprobar medidas que permitan darles apoyo militar. Por ahora, más de 14.000 fallecimientos están ligados directamente al conflicto con Donetsk y Lugansk, que se proclamaron independientes en 2014.

Rusia, que apoya las afirmaciones de los separatistas de que el Gobierno ucraniano es una amenaza para ellos, acusa a Ucrania de no querer cumplir un acuerdo para la solución del conflicto firmado en 2015 en Minsk, por el cual debería dar autonomía a las provincias y amnistiar a los rebeldes. Además, dice que los constantes suministros de armas a Ucrania por parte de Estados Unidos y la OTAN la han envalentonado a descartar una solución diplomática al conflicto y optar por una operación de reconquista de las provincias, ubicadas en una región industrial conocida como Donbass.

Estados Unidos y Occidente, por su parte, dicen que la intensificación de las hostilidades en el este de Ucrania de los últimos días podría dar a Rusia un pretexto para lanzar la invasión de la que vienen advirtiendo desde semanas antes del deterioro de la situación en el Donbass. Putin hizo su anuncio luego de mantener hoy una reunión con el Consejo de Seguridad presidencial ruso durante la cual funcionarios dieron sus argumentos a favor de reconocer a las regiones separatistas. Ucrania y Occidente han acusado a Rusia de proveer armas y combatientes a los separatistas, pero Rusia lo niega.


Diarios Argentinos