Brasil: Senado investiga manejo de COVID de Bolsonaro

La investigación sobre el presidente brasileño se produce cuando el país se encamina a superar las 400.000 muertes por coronavirus esta semana.

El Senado de Brasil inició este martes una investigación sobre la respuesta del gobierno federal frente al COVID-19, que podría obstaculizar la reelección del presidente Jair Bolsonaro si conduce a un proceso de juicio político o a cargos penales.

Desde el inicio mismo de la pandemia, el mandatario brasileño de extrema derecha minimizó los efectos del coronavirus, e incluso, se mostró reacio a implementar medidas restrictivas y preventivas, como los confinamientos y el uso de barbijos. Aunque los casos de COVID-19 han comenzado a estabilizarse o disminuir en otros países, en Brasil continúan con tendencia creciente, y se encamina esta semana a alcanzar las 400.000 víctimas fatales a causa del coronavirus, siendo el segundo país en el mundo -detrás de Estados Unidos- con más muertes. 

En ese contexto, el Senado de Brasil decidió abrir una investigación sobre el manejo de la pandemia por parte del presidente. La comisión parlamentaria, conocida por sus siglas en portugués CPI, investigará si los funcionarios federales o estatales fueron criminalmente negligentes o corruptos en su manejo de la pandemia, así como si Bolsonaro saboteó las medidas de salud pública.

También se investigará la catástrofe que afectó a la ciudad amazónica de Manaos, donde los hospitales se quedaron sin oxígeno y otros suministros muy necesarios durante una oleada de infecciones a principios de este año.

Los 11 comisionados del Senado tienen el poder de citar documentos y obligar a los testigos a testificar, y pueden presentar sus hallazgos a la policía u otras autoridades con el poder de enjuiciar las irregularidades.

El sitio web de noticias UOL informó este domingo que un documento de la administración interna anticipaba 23 posibles líneas de investigación, incluida la politización de la pandemia y la negligencia en la compra de vacunas.

La acción parlamentaria no hizo, de todas formas, que Bolsonaro revea su actitud negacionista. Por el contrario, el pasado viernes, el mandatario sugirió que podría enviar al ejército a las calles si las medidas de bloqueo destinadas a detener la propagación del COVID-19 conducen al caos.

“Esa política de encierro, de cuarentena, es absurda. Si tenemos problemas ... tenemos un plan de cómo actuar. Soy el jefe supremo de las fuerzas armadas ”, dijo en una entrevista con TV Critica.

Los observadores han dicho que la investigación del Senado podría perjudicar las posibilidades de reelección de Bolsonaro en las encuestas programadas para el próximo año.

Se espera que el ex capitán del ejército sea desafiado por el ex presidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva, quien criticó el manejo de la pandemia: "Brasil no lo resistirá si este hombre continúa gobernando de esta manera", señaló Lula hace un tiempo. 


Diarios Argentinos