Comodoro Py recalculando: las causas de corrupción que más preocupan en Cambiemos

Tras las PASO, en el oficialismo dan por hecho que se acelerarán las investigaciones judiciales que hay en su contra. Cuáles son los expedientes que comprometen a Mauricio Macri.

“En Comodoro Py nos están esperando”. La frase se escuchó en una de las reuniones de la mesa que coordina la política judicial en el Gobierno. La Justicia, en Argentina, actúa de acuerdo a los ciclos políticos. Después del resultado en las PASO, muchos funcionarios del oficialismo manifestaron su preocupación por las causas de corrupción que deberán enfrentar si pasan a ser oposición. Algunas investigaciones están en curso. Otras están pisadas, a la espera de se consume el cambio político. ¿Cuáles son los funcionarios que están más comprometidos? ¿Qué denuncias pesan sobre Mauricio Macri?

Luis Caputo: El ex ministro y titular del Banco Central, eyectado del Gobierno a mediados del 2018, tiene diversas causas judiciales abiertas. Hay en curso una investigación por haber ocultado que era dueño de empresas off shores en Islas Caimán. También fue denunciado por “abuso de información privilegiada” y “negociaciones incompatibles con la función pública” a partir de operaciones con Lebacs y por haber presuntamente favorecido a bancos internacionales en la colocación de deuda. Y podría resurgir un expediente judicial por irregularidades en el manejo de los fondos de la Anses. Quien fuera definido por el Presidente como “el Messi de las finanzas” está frente a uno de los panoramas judiciales más complicados.   

Guillermo Dietrich: Es uno de los ministros con más poder en el gabinete de Cambiemos. Su cartera manejó, entre otras cosas, toda la obra pública de los últimos cuatro años. Dietrich es uno de los que más sufrirá el nuevo contexto político. El ministro de Transporte fue imputado por irregularidades en las concesiones de peajes. Además, es investigado por un acuerdo entre el Estado Nacional y la empresa Autopistas del Sol -que le costó al erario público 500 millones de dólares- y que indirectamente benefició al Grupo Macri. Por estas dos causas, también está en la órbita de la Justicia el ex titular de Vialidad, Javier Iguacel. Dietrich también tiene expedientes abiertos por la concesión del puerto de Buenos Aires (otorgada a una empresa cercana a Nicolás Caputo) y por contratos en las líneas Roca, San Martín y Belgrano Sur.

Nicolás Dujovne: Tras el revés en las PASO y la última corrida cambiaria, Dujovne se alejó del ministerio de Hacienda. Pero en sus dos años en la función pública acumuló 16 denuncias judiciales. Se espera que algunas de ellas tengan un rápido avance, similar al del desmoronamiento del poder macrista. La Justicia Federal investigará si hubo delito en la gestión de los acuerdos del Gobierno con el FMI. También, si el Poder Ejecutivo favoreció la disparada del dólar posterior a las primarias.

Oscar Aguad: El cordobés es protagonista de uno de los mayores escándalos de la era Cambiemos: la causa del Correo Argentino. Según un dictamen de la fiscal Gabriela Boquin, mientras era ministro de Comunicaciones (en 2016), Aguad aceptó aplicar una quita del 98% sobre la deuda que la empresa (propiedad de la familia Macri) tenía con el Estado. La deuda original era de casi 300 millones de pesos (convertibles a dólares, porque fue antes de la salida de la Convertibilidad). El Grupo Macri buscó pagar el 100% de la deuda nominal y en cuotas, licuando el monto por la inflación. Para la Procuración, lo que le correspondía pagar a la empresa por la indexación, al 2016, era en verdad $4.7 mil millones.

Laura Alonso: La titular de la Oficina Anticorrupción es otra de las principales apuntadas por la oposición. La funcionaria fue denunciada en los Tribunales de “parcialidad manifiesta” por “direccionar investigaciones contra opositores al gobierno”. La Cámara Federal le ordenó al juez Sebastián Casanello investigar si la OA elige en qué causas intervenir.

¿Y Macri? En privado, el Presidente reconoce estar preocupado por su futuro judicial. De confirmarse el resultado de las PASO, a partir del 10 de diciembre el líder del PRO enfrentará sin poder político una andanada de causas judiciales, algunas de ellas con fuerte sustento jurídico y ya avanzadas.  

Dos son los expedientes que más le preocupan al mandatario. El primero es el del Correo Argentino. La última novedad es que la jueza Marta Cirulli resolvió intervenir la empresa, cuya propiedad es de la familia presidencial. Aguad fue indagado, mientras que Macri aún no pasó por Comodoro Py por esta investigación.

El otro proceso de peso es el del blanqueo de capitales, que por decreto Macri decidió extenderlo a los familiares de funcionarios, beneficiando así a su propio círculo. La Corte Suprema debe resolver si la trama del blanqueo debe ser investigada.

En la Justicia Federal se registran además otras causas contra Macri. Se investiga, por ejemplo, el negocio de los parques eólicos, que le permitió a la empresa Sideco Americana, del Grupo Macri, obtener llamativas ganancias en un plazo corto de tiempo. Presuntas irregularidades en la construcción del Paseo del Bajo y en el soterramiento del Sarmiento y en la venta de la empresa de vuelos Macair también complican el horizonte penal del presidente.

 

Diarios Argentinos móvil