Coronavirus en el aire: Por qué ventilar los espacios cerrados

Según un estudio de Florida el virus “flota” en el aire y contagia a más de 1,8 metros de distancia. Los encuentros en espacios cerrados están cada vez más en el ojo de la tormenta, pero además se vuelve indispensable ventilarlos correctamente.

Científicos de la Universidad de Florida encontraron coronavirus "viable" en el aire de una habitación de hospital a casi 5 metros de un paciente. Las personas contagiadas con COVID-19 actuarían como aerosoles ya que expulsan partículas diminutas que quedan en suspensión en el aire.

A partir de que las muestras fueron recolectadas a 2 metros y a 4,8 metros de dos pacientes infectados en la habitación de un hospital, llegaron a la conclusión de que el contagio puede ocurrir a más de los 1,8 metros. De esta manera, la distancia recomendada desde el inicio de la pandemia (1,5 metros) sería descartada, ya que serían 2 metros, como mínimo, los que habría que mantener entre las personas.

Esta investigación demuestra que la COVID-19 contaminaría el aire de espacios cerrados y según el bioquímico molecular de la Universidad Complutense de Madrid, José Manuel Bautista, “la vía aérea juega un papel importante en la transmisión comunitaria”.


Entonces qué pasa con la transmisión en hogares y oficinas: Una manera de protegerse sería impedir la entrada de personas infectadas, aunque se estima que el 40% de los portadores del virus son asintomáticos y es por eso que adquieren mayor relevancia otras medidas de prevención

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se manifestó con énfasis sobre el uso de mascarillas que pueden evitar la liberación al ambiente de esas partículas; con las últimas novedades sobre la transmisión del nuevo coronavirus, el distanciamiento en espacios públicos es esencial, y en lugares cerrados se apela la ventilación correcta.  

La ingeniera mecánica de la Universidad de Colorado en Estados Unidos, Shelly Miller, realizó investigaciones científicas sobre cómo controlar la transmisión en el aire de enfermedades infecciosas, entre ellas el coronavirus. Miller expone de qué manera garantizar la seguridad de los espacios cerrados en tiempos de pandemia. 

Por un lado, plantea que en los espacios cerrados se vuelven más seguros cuando hay aire fresco que ingresa desde afuera constantemente, así, el aire que ingresa diluye los contaminantes presentes en el espacio cerrado, se trate de un virus o no, y reduce los riesgos de exposición para las personas. 

Para ello, la ingeniera, recomienda mantener abiertas las ventanas y puertas; colocar cerca de una ventana un ventilador que sopla hacia el exterior o, en caso de no poder abrirse las ventanas, debería ajustarse el sistema mecánico de ventilación para aumentar el bombeo de aire desde afuera. Resalta, además, que cuanto más personas haya en un espacio cerrado más frecuentemente debe cambiarse el aire. 

En la mayoría de los espacios cerrados de Estados Unidos, lugar a donde Miller desarrolla la investigación, muchos de los edificios comerciales o institucionales no tienen ventilación. De hecho, hace referencias a las escuelas, lugares cerrados y que desde el inicio de la pandemia están en la lista de prioridades de las actividades a retomar. 


El País Digital te recomienda:

  • Si podes, quedate en casa. 
  • Si salís, usa barbijo y mantené, al menos, 2 metros de distancia. 
  • Lavate las manos. 
  • Ventilá los ambientes cerrados. 




Diarios Argentinos