Crónica de la pandemia: asistencia, prioridades e internas

Fernández y Kicillof anunciaron medidas económicas para paliar los efectos de la pandemia. Larreta sigue sin invertir en asistencia social y encima le estalló la interna. Bonus track: la reconstrucción de Biden.

Como hace más de un año el coronavirus es el principal problema que atraviesa al país. El pasado viernes fue un nuevo día de anuncios, que expuso diferencias una vez más entre los principales dirigentes del país. Alberto Fernández y Axel Kicillof remarcaron la importancia de seguir con las restricciones para hacerle frente a la pandemia, pero al mismo tiempo anunciaron medidas de asistencia económica para paliar los efectos de estas disposiciones. Larreta, por su parte, continuó alzando su bandera de "las clases presenciales", pero sigue sin impulsar ninguna política de apoyo para su distrito y para colmo un legislador opositor reveló la cuantiosa suma que destinó para estudios de opinión pública. Como si esto fuera poco le estalló la interna y el sistema sanitario ya no resiste más. Crónica de la pandemia: asistencia, prioridades e internas.

"Debemos continuar con las medidas para que a nadie le falte una cama", marco el presidente durante su exposición de ayer. Reparando viejos errores de comunicación, Fernández hizo un repaso de la compleja situación epidemiológica que atraviesa el AMBA y fundamentó así la extensión de las restricciones, pero no dejó de lado el aspecto económico: informó medidas que intentarán subsanar los efectos del virus. De este modo, ratificó el bono de 6.500 pesos por tres meses para el personal de salud y la continuidad del programa Reptro II, anunció un incremento del programa Potencia Trabajo, de las Becas Progresar y del Salario Mínimo Vital y Movil, y amplió la Tarjeta Potencia un 50% y la Asignación Universal por Hijo (AUH).

En la misma sintonía se mostró Axel Kicillof. Fiel a su estilo, el gobernador bonaerense no esquivó el bulto y lanzó unos cuantos dardos para el Gobierno de la Ciudad por la postura adoptada en el conflicto por las clases presenciales: "Para colmo, estamos en una pandemia, en una emergencia, no es momento de impulsar discusiones sobre federalismo o autonomía porque en cuestiones sanitarias la autoridad máxima es el Gobierno nacional", remarco el mandatario provincial, pero no se perdió en confrontaciones, sino que pasó a informar las nuevas disposiciones de asistencia que implementará su gestión.

En ese sentido, anunció la ampliación de los cupos del servicio alimentario escolar en 300.000, con lo que se alcanzará a a más de 2 millones de niñas y niños en toda la provincia. También dispuso un incremento de la jubilación mínima de la Provincia -no las que dependen de la Anses- en un 35% y afirmó que se amplía el presupuesto para la compra directa de alimentos en un 50%. Además, la Provincia pondrá en marcha un programa de refinanciación para deudas de consumo y comerciales, con periodos de gracia, extensión de plazos y subsidio de tasas.

Distinto fue el discurso de Horacio Rodríguez Larreta. La postura "aperturista" del alcalde porteño chocó de lleno con la realidad y entró en crisis. Pese a remarcar una vez más que "la educación es su prioridad", anunció un sistema mixto para la secundaria e informó nuevas restricciones. A la administración PRO no le quedó otra que retroceder: el propio mandatario reconoció que el sistema sanitario de la Ciudad está al borde del colapso: la ocupación de camas oscila el 90 por cierto en el sistema público y ya alcanzó esa cifra en el sistema privado.

Y si miramos el aspecto económico los números no ayudan al jefe de Gobierno, muchos menos a quienes necesitan ayuda en la Ciudad: su Gobierno sigue sin invertir en políticas de asistencia social. Esta semana, el legislador del Frente de Todos Matías Barroetaveña presentó un proyecto para para crear un Repro y un IFE para acompañar a los porteños en la crisis por la pandemia. Además, el dirigente dio un golpe certero para revelar la doble cara de Larreta: pese a que el alcalde dice no "tener fondos" para invertir en este tipo de políticas, Barroetaveña dio cuenta que el Gobierno de la Ciudad destinó 830.000.000 millones de pesos a estudios de opinión pública. Parece que el PRO se toma enserio esto de "gobernar mirando las encuestas".

Para cerrar días para nada fáciles para Larreta, Patricia Bullrich reavivó una vieja interna de Juntos por el Cambio y cuestionó al mandatario por haber dispuesto un sistema bimodal en el secundario. Según la referente del PRO, la decisión del Gobierno de la Ciudad le quita a los chicos la posibilidad de "tener un futuro digno". Fuego amigo en el macrismo. Ahora bien: ¿cuán caro le cuesta al sistema sanitario porteño y a los propios porteños las idas y vueltas de esta interna? ¿Hasta qué punto llevará adelante su postura "libre de restricciones" el ala dura del macrismo"?.

Bonus track: la transformación de Biden

"Estamos en un gran punto de inflexión en la historia. Tenemos que hacer más que reconstruir. Tenemos que reconstruir mejor", remarcó el presidente de los Estados Unidos en su primer discurso ante el Congreso. No fue una exposición más, el mandatario criticó con firmeza las políticas neoliberales que llevaron a su país al colapso financiero en el 2008 y llamó a transformar el modelo económico: "La teoría del derrame nunca funcionó".

Biden aseguró que su gestión terminará con los atajos que permiten a los más ricos pagar muy por debajo de lo que deberían según sus ganancias y en ese sentido anunció que los que ganan 400.000 dólares o más al año volverán a tributar el 39,6 por ciento. El presidente estadounidense con este incremento impositivo a los más poderosos  sustentar su plan familiar, con medidas sociales por 1,8 billones de dólares. 

El discurso del demócrata echó por tierra las viejas recetas neoliberales que por estas latitudes todavía quieren implementar dirigentes de la oposición. Esperemos que tomen nota...

Diarios Argentinos