Cruje Europa por la ayuda sanitaria

Alemania e Italia encabezan la discusión en torno a qué mecanismo de asistencia financiera se puede utilizar dentro del Viejo Continente para combatir el coronavirus

Cruje Europa. Mientras que Italia y España están desbordados y transitan la pandemia del coronavirus de la peor manera, con miles de muertos y millones de ciudadanos infectados, la ayuda económica y financiera europea no llega por la resistencia que muestran los países más ricos y desendeudados de Europa, con Alemania a la cabeza. 

A fin de combatir el coronavirus, los países mediterráneos han insistido en los últimos días sobre la imperiosa necesidad de lanzar en forma urgente un programa de emisión de “bonos Corona”(“corona bonds”), esto es, deuda conjunta que cuente con el respaldo de todos los países de la eurozona. Sin embargo, la iniciativa no cuenta con el respaldo de Alemania, el motor de Europa, ni con el de otros socios menores como Austria y Holanda. 

En una conferencia de prensa brindada esta mañana en Berlín, la canciller alemana Ángela Merkel pareció cerrar definitivamente la puerta al corona bonds: “Ustedes bien saben que yo no creo que debe haber una garantía común en el endeudamiento y es por esa razón que no queremos el eurobond”. Merkel sostuvo además que se pueden encontrar otros instrumentos de ayuda. La solidaridad en Europa, resaltó, es urgente, “pero puede haber valoraciones diferentes sobre las medidas adecuadas para instrumentar dicha solidaridad”.

Horas antes, por el contrario, el primer ministro italiano Giuseppe Conte había advertido: “Si nuestra respuesta no es fuerte y unificada, si Europa no logra una política monetaria y financiera adecuada para el mayor desafío desde la Segunda Guerra Mundial, seguro que no solo los italianos sino los ciudadanos europeos quedarán profundamente decepcionados”. 

La disputa dentro de Europa gira en torno a qué mecanismo financiero de solidaridad es conveniente utilizar en tiempos de la grave pandemia. En tal sentido, Italia brega por el corona bonds, ya que reduciría los costos de endeudamiento para muchos países de la eurozona porque estarían garantizados por todos los miembros. Además, este mecanismo les daría mayor flexibilidad.

Alemania es partidaria de utilizar los mecanismos financieros ya previstos por la Unión Europea. En concreto, defiende tres alternativas: 1) activar la línea de créditos del Mecanismo europeo de estabilidad (MES), 2) recurrir a los préstamos de la Banca europea (DEI), o 3) el financiamiento dela Comisión Europea prevista para despidos en los países de la zona euro (Seguro). 

La discusión evidencia la distinta situación financiera que atraviesan desde hace años los países europeos. Para muestra, alcanza con decir que mientras el ratio deuda/PBI de Alemania es del 60% (datos de 2019), en Italia ese ratio alcanza el 135%. En caso de utilizar los mecanismos financieros de ayuda previstos en la Unión Europea, sostienen los economistas italianos, ese ratio aumentaría significativamente.


El lápiz verde