Domingo Peppo: “Paraguay fue discriminado por el sistema Covax”

El embajador argentino en Paraguay habló sobre la problemática del covid-19 en ese país y denunció la falta de vacunas recibidas hasta el momento. Además, el sistema de salud, las clases, el rol de la oposición y las relaciones con Argentina.

Por Gonzalo Zanotti y Leandro Compton Hall


Paraguay se acerca rápidamente a los 500.000 casos de covid-19 y en las últimas horas superó las 13.000 muertes por el virus, algo que preocupa a todos en el país vecino que tuvo una contención ejemplar durante la primera ola pero que luego se desmadró (en los primeros tres meses de 2021 sumaron la misma cantidad de casos que en todo 2020) llevando a un aumento exponencial de las cifras estadísticas.

Así lo explicó el embajador argentino en ese país, Domingo Peppo, en diálogo con este medio: “Paraguay tuvo un comportamiento inicial del manejo de la pandemia muy eficiente donde verdaderamente hasta el mes de julio/agosto (de 2020) registraba muy buenos resultados, siendo uno de los países con menos casos de contagios, con un confinamiento inicial muy duro, muy fuerte, que atenuó los casos de contagios”.

Sin embargo explicó que para fin de año “fue creciendo de a poco y a partir de ahí se dieron algunas cuestiones que se atribuyen a la apertura de la frontera con Brasil y se dio un crecimiento en los primeros tres meses (el año 2020 lo terminaron con 107.932 casos y para fines de marzo casi que lo duplicaron a 214.667)  que tuvo su pico en marzo y abril, donde se pasó de 15 fallecidos diarios a los 100” (los contagios diarios subieron hasta los 2212).

A 484 días del inicio de la pandemia el país que tiene 7.5 millones de ciudadanos sufre por sus cifras de muertes que ronda entre las 1754 por cada cien mil habitantes. “Un número bastante alto”, se lamentó el embajador.

Luego del receso vacacional donde muchos paraguayos fueron a las playas brasileñas, la segunda ola de covid-19 irrumpió en el país y la falta de vacunas se hizo notar.

Paraguay está bajo el sistema Covax, pero Peppo hizo énfasis en la falta de cumplimiento en la llegada de las dosis suficientes. “Paraguay viene muy retrasado con las vacunas. Esto ha sido un fracaso de la gestión que apostó al sistema Covax, el cual se demoró muchísimo en poder proveer la vacuna y con otros países también. Llegaron 130.000 cuando había garantizadas más de 2.000.000. Paraguay fue discriminado por el sistema Covax”, afirmó.

La Nación presidida por Mario Abdo Benítez tiene a la fecha alrededor de 729.000 personas vacunadas con al menos una dosis (ndr: 172.986 ya recibieron las dos dosis) y con un stock de cerca de 600.000 dosis, según un informe del Ministerio de Salud.

“Estamos a la espera de un volumen mucho mayor para poder acelerar la vacunación. Están vacunando a mayores de 62 años”, explicó Peppo.

Pero el diplomático argentino, pronto a cumplir 63 años, no baja los brazos y encuentra un halo de esperanza en la fabricación de la vacuna Sputnik V en Argentina. “Eso cayó muy bien acá y creen en el compromiso de Alberto Fernández de distribuirlas (vacunas) regionalmente”, indicó.

Sin embargo, Peppo quiso aclarar que a la falta de vacunas se agrega “la baja adhesión a la vacunación de los mayores”. Para la inmunidad de rebaño Paraguay necesita entre 4.5 y 5 millones de vacunados y lleva apenas poco más de 700.000 habitantes inyectados con al menos una dosis.

Pero los testeos son bajos ya que diariamente lo reciben entre 5000 y 8000 personas. “Si bien eso está extendido al país, Paraguay tiene mucha zona alejada, mucha población rural, es el país con más población rural, en porcentaje, del continente y ahí no hay testeos”, aclaró.

¿Y las vacunas para los argentinos residentes? “Eso fue planteado por nosotros a partir de Cancillería y se hizo una gestión con todos los embajadores de los distintos países. Hoy se están vacunando en forma conjunta. Se inscriben en las  mismas páginas aunque tienen distintos formularios. Hay centros de vacunación para extranjeros, residentes y no residentes con documentación en trámite y se van vacunando de acuerdo a la agenda. Hoy hay normalidad en la vacunación para argentinos”, sostuvo.

En cuanto a los contagios, el día de mayor cantidad fue el pasado 4 de junio cuando se registraron 3481 casos superando ampliamente el promedio de entre 2000 y 3000 que se registraba desde mediados de abril.

SISTEMA SANITARIO

Paraguay tiene los hospitales colapsados y pese al aumento de camas en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), que este Gobierno aumentó de 250 a 750, los médicos no dan a basto.

“El gran problema es que Paraguay tiene un sistema sanitario con déficit estructurales históricos que si bien esta gestión está haciendo inversión, esta pandemia generó el colapso del mismo y eso es lo que se viene trabajando para evitar mayores problemas”, comenzó explicando Peppo.

Y luego se sinceró: “La capacidad de internación estuvo superada totalmente a principio de mes. Paraguay tiene alrededor de 750 camas UTI y únicamente con covid estuvieron cerca de 600. Quedaban 150 para todas las demás patologías. Evidentemente esto generó problemas en los hospitales, los centros de salud, en el sector privado prácticamente ha colapsado y por eso hay una política de contención desde el Gobierno de hacer lo posible”.

Si bien Peppo remarcó “el plan integral de crecimiento que ya se empezó a hacer con ampliaciones edilicias, aumento de camas en terapia, sobre todo en lugares del interior”, la preocupación en la nación guaraní no pasa solamente por el faltante de camas. El problema es aún mayor porque la necesidad básica pasa por la necesidad de sumar médicos. “El sistema sanitario hoy está limitado en recursos humanos. Pueden aumentar la cantidad de camas pero no habría personal para atender las terapias”, aseveró el embajador.

Actualmente, la cantidad de camas ocupadas se ubica en 540 y pese a estar en baja, la preocupación continúa por el cansancio y la fatiga generada al personal de salud.

RESTRICCIONES Y PROTOCOLOS 

Peppo sabe que Paraguay no pudo sostener las restricciones fuertes, que lo llevaron a ser ejemplo en el continente, durante mucho tiempo por una cuestión económica.

El país tenía centros de cuarentena donde cada nuevo ingresado debía permanecer durante 10 días. Eran establecimientos que pertenecían al Ejército y las Fuerzas de Seguridad y que después se fue flexibilizando y reemplazando por hoteles de salud, que eran costeados por quienes ingresaban.

Hoy en día están permitidos “los cultos y reuniones con hasta 50 o 100 personas. Hay un nivel de apertura importante ante la situación sanitaria pero esto se debe a la realidad económica de Paraguay que obliga a permitir cierta informalidad y la necesidad que tiene la gente de hacer algo para subsistir”, insistió.

El éxito en la primera ola estuvo en aislar rápidamente a todos”, no dudó en asegurar el embajador argentino, quien luego explicó el porqué de la merma en las restricciones: “Todas estas medidas de confinamiento son muy duras para la sociedad y fueron ampliamente criticadas entonces se hicieron modificaciones. Continúa habiendo cuarentena obligatoria para quienes entran al país pero los controles se flexibilizaron muchísimo, ya no existen los centros de salud y en noviembre se abrieron las fronteras con Brasil, con Foz de Iguazú y con las ciudades espejos”.

En el mes de febrero hubo una gran movilización que pedía a gritos estas flexibilizaciones. Llegó a haber un pedido de juicio político para el presidente de la Nación que no prosperó pero generó un giro en la política sanitaria y la salida del por entonces Ministro de Salud, Julio Daniel Mazzoleni Insfrán, para abrirle las puerta a Julio Borba, cuya llegada aquietó las aguas.

Paraguay no logra bajar de los mil casos diarios desde mediados de febrero, pese a sus protocolos “únicos”, como los bautizó Peppo. En cada establecimiento al que se entre se toma la temperatura, se lava las manos con alcohol y el uso del tapaboca es obligatorio pero otra vez las necesidades básicas se interponen en el camino. “La circulación es importante, hay transporte público para todos”, explicó el mandatario argentino.

Además del movimiento interno, Paraguay recibe extranjeros, y para eso quien quiera ingresar al país deberá ingresar a la página web del Ministerio de Salud y llenar un formulario donde exigen el PCR negativo. Cada turista recibirá un código QR que será validado en la frontera y luego, si supera las pruebas de control de temperatura, tendrá que anunciar su lugar de destino y permanecer allí durante 14 días.

En caso de llegar vía aérea, los datos son solicitados 48 horas antes y todo el trámite se realiza mediante la aerolínea.

Pero Peppo resalta que vivió muchos casos “humanitarios (fallecimientos, nacimientos, etc)” que debieron manejarse vía consulado “con los permisos y argumentaciones correspondientes que ameriten la movilización”. “Eso se envía a Buenos Aires y se espera la aprobación correspondiente”, explicó.

CLASES PRESENCIALES

El sistema educativo de Paraguay actualmente cuenta con un total de 10.358 instituciones educativas: 8.774 corresponden al ámbito público, 1.042 al privado y 657 al privado subvencionado, según el balance anual del 2020 presentado por el Ministerio de Educación.

A raíz de la pandemia, el país transitó gran parte del año escolar 2020 bajo la modalidad a distancia. En el interín, el buen manejo de la situación sanitaria les permitió planificar un retorno a las aulas que comenzó a implementarse en febrero del 2021, a partir de la llegada en marzo de este año de Juan Manuel Brunetti al ministerio de Educación.

El regreso presencial apenas duró unas semanas. La segunda ola de Covid-19 irrumpió en marzo y obligó a dar marcha atrás con los planes. Desde entonces el gobierno volvió a enfocarse en el modelo “híbrido” con educación a distancia donde la cantidad de contagios impiden implementar la presencialidad.

“Las clases en algunos casos son presenciales”, dijo el embajador y explicó que esto ocurre en mayor medida en las escuelas privadas, que representan una mínima porción del sistema educativo. “También ocurre en algunas públicas, aunque en su mayoría es remoto”, agregó.

Cifras oficiales de Educación dan cuenta que de contar con un 48% de niños y niñas bajo el esquema presencial o híbrida se bajó a cerca de un 21%. Sin embargo, el objetivo del gobierno es volver a la presencialidad en las aulas en cuanto la pandemia lo permita.

“Es un proceso progresivo que se empezó a dar a partir del cambio de ministro de educación, cuando se planteó un programa de volver a la presencialidad y de ayuda alimentaria entregando bolsones de comidas a las familias de los chicos que así lo requerían y tenían el perfil social”, contó Peppo.

Además, el exgobernador de Chaco dio a conocer que el Gobierno trabaja para garantizar que la escolaridad se cumpla en un contexto difícil. “Hay un plan de entrega de recursos tecnológicos para asegurar la accesibilidad de los alumnos. Acá no existía un plan de entrega de computadoras pero el Gobierno comenzó a trabajar para darle conectividad a cada uno de los chicos”, dijo.

Al igual que en Argentina, se empezaron a distribuir computadoras en zonas donde la tecnología permite utilizarlas, y cuadernillos para quienes no cuentan con acceso a internet. Semanas atrás, se entregaron 10.500 notebooks y 600.000 materiales de texto.

OPOSICIÓN Y PEDIDO DE JUICIO POLÍTICO

La demora en la llegada de vacunas del sistema Covax tuvo su impacto no solo en la sociedad, que espera con ansias la inoculación, sino también en el ámbito político.

Durante marzo se conoció que el Gobierno de Mario Abdo Benítez cometió un error al transferir los fondos para adquirir las dosis. En lugar de hacerlo a la cuenta de la Organización Panamericana de la Salud (la cual gestiona en la región el mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud), lo hicieron a la Alianza para la Vacunación GAVI (de la Fundación Bill Gates).

El error fue subsanado rápidamente. Sin embargo, la demora en la entrega de vacunas hizo que todas las miradas, principalmente las de la política, se posaran sobre esta situación. “La reacción de la oposición fue plantear un juicio político pero fue rechazado con un margen de 7 votos”, dijo el embajador argentino.

Fue el segundo intento de destitución al presidente en lo que va de su mandato. El primero tuvo lugar en 2019 por presunta corrupción en la compra de energía a la hidroeléctrica binacional Itaipú, pero fue desactivado luego de que se anulara el contrato firmado. 

La relación entre el Gobierno y la oposición se desarrolló bajo una dinámica de tensión y rechazo constante. Esto se vio también en la decisión del gobierno de aplicar restricciones para contener al Covid-19. “La oposición recibe cada medida con mucho rechazo y son criticadas duramente”, dijo Peppo, a pesar del éxito logrado durante el 2020 que posicionó a Paraguay como uno de los mejores países en el manejo de la pandemia. 

Para el diplomático, la reacción de ciertos sectores de la oposición se explica por la necesidad de posicionarse ante un electorado que demanda respuestas. Sin embargo, pidió que esto no sea utilizado de manera oportunista.

“La sociedad está evaluando a los gobernantes por la gestión en pandemia y la oposición se prende de ahí. Hoy hay que tratar de tener una mirada un poco más amplia de entender lo que está pasando y pensar cómo salimos. Y ese es el otro gran tema”, puntualizó.

DEPORTES

Paraguay no frenó el deporte profesional y desde la flexibilización de la cuarentena también se sumaron las prácticas ciudadanas (running, fútbol amateur, etc).

Peppo explicó que en el caso del fútbol “hubo varios casos al principio que luego fueron controlados” y aseguró que “en ese ámbito se está controlando bien, no hubo un impacto fuerte como el de Argentina”.

COMERCIO, ACUERDOS BILATERALES Y ASISTENCIA ESTATAL

Uno de los aspectos a resaltar de Paraguay tiene que ver con el control de la macroeconomía durante el 2020. Pese a las restricciones, la contracción del Producto Bruto Interno fue menor al 1%. “La caída de la economía de Paraguay en 2020 fue del 0,6%, una de las que menos cayó en el mundo”, dijo el embajador.

La contención del PBI se debe también en parte a la fuerte inversión realizada por el Gobierno para sostener la economía en funcionamiento. Según un análisis de la Universidad de Columbia, EEUU, el gobierno de Abdo se encuentra entre los primeros de América Latina en gasto Covid-19 con aproximadamente el 4.4% de financiamiento, según el informe del Gobierno presentado en marzo de este año.

Por otro lado, el aumento en el gasto público también se debió a que una buena parte de la sociedad trabaja en el sector informal. “Uno de los problemas problema que tiene Paraguay es un alto grado de informalidad en su economía. Allí es donde más pega la pandemia”, dijo.

Además debieron hacer frente a las complicaciones generadas por el cierre de frontera en aquellos pueblos que limitan con otros países. “Fue un inconveniente, por ejemplo en Ciudad del Este y Encarnación, ya que al estar muy atados al comercio ocasional tuvieron problemas sociales”.

Para impedir que la pandemia, además de ser una cuestión sanitaria, se convierta en un problema económico grave para las familias, el gobierno tomó la decisión de implementar políticas sociales de contención. 

La asistencia fue en algunos casos de 500.000 guaraníes (u$s 80) por mes. Eso se hizo en cuatro o cinco ocasiones. Además de un fondo de crédito para las empresas y subsidios al desempleo temporal. Hubo políticas en ese sentido aunque los reclamos siempre son mayores a lo que propone el Estado”, explicó el embajador.

Las medidas de contención les permitió sostener la actividad económica y al mismo tiempo empezar a pensar en una recuperación más rápida en comparación a gran parte de los países de la región. “En el primer cuatrimestre de 2021 ha mostrado un crecimiento significativo basado en cuatro pilares: la construcción - que nunca paró-, desarrollos inmobiliarios, la agricultura y ganadería, pilares fundamentales de su economía que mantuvieron la actividad. Las restricciones económicas son muy pocas acá”, dijo el diplomático.

Un aspecto importante a la hora de analizar la actividad económica es el vinculado a la relación comercial con otros países. Para el caso de la balanza comercial con Argentina, el registro mostró durante el 2020 un superávit en favor de Paraguay por u$s1.342 millones, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

“Es una tendencia en los últimos años a la cual hay que sumarle una disminución del 10 al 15%”, en el volumen exportable de Argentina, dijo el embajador. Si en 2019 se exportó por un total de u$s1.017 millones, el año pasado cayó a u$s876 millones. En cambio Paraguay exportó u$s1.647 millones y u$s2.218 millones, respectivamente.

La clave estuvo en el sector agroindustrial. Así lo explicó el embajador: “Argentina es el gran comprador de lo que es el complejo agropecuario granario, todo lo que es soja, y Paraguay hoy en día es un gran productor de soja. Eso marca la gran diferencia en la balanza, que se mantuvo en el primer trimestre de 2021”.

La tarea del exgobernador está enfocada en poder fomentar la venta de productos argentinos para poder revertir esta tendencia. “Nuestra función hoy es promover mucho la producción argentina, para vender y poder incorporar productos con valor agregado. Nosotros somos el puente que genera condiciones y facilita a las empresas argentinas toda la gestión que se pueda hacer. En Paraguay tienen muy buena aceptación los productos argentinos  y estamos promocionando varias misiones comerciales”.

En el último tiempo, la Embajada argentina en Paraguay organizó nueve misiones de distintas provincias y cámaras empresariales. Entre ellas hubo enviados de Bahía Blanca, de Córdoba y municipios del Gran Buenos Aires, con buenos resultados.

“Estamos tratando de equilibrar el déficit de la balanza comercial con la venta de autos, camiones y productos alimenticios. Por eso hemos industrializado productos para la radicación de industria. Argentina es un comprador de máquinas, herramientas y equipo en ese sentido”, agregó Peppo. 

A propósito de ello señaló que “se avanzó en varios acuerdos entre empresas y entre cámaras” y destacó el trabajo que llevan adelante con la Cancillería argentina, la cual conformó el Gran Consejo de Exportación junto a la participación de las cámaras argentinas.

REPATRIACIÓN DE ARGENTINOS,  DESAFÍOS Y OBJETIVOS

La decisión del Gobierno de Alberto Fernández de imponer un límite de 600 ingresos diarios de argentinos desde el exterior, volvió a poner en cuestión la problemática de los compatriotas varados. Si bien la situación respecto al 2020 es distinta por diversos factores, la restricción enciende el debate.

El embajador recordó el duro trabajo que debieron realizar durante el año pasado pero también hizo hincapié en que aún es una problemática que siguen de cerca.

Más de 3.000 personas fueron repatriadas en distintos tipos de operativos” contó Peppo. Inicialmente - dijo - se realizaba con micros que se mandaban desde Argentina y en los consulados se los embarcaba y se los llevaba. Posteriormente comenzó a hacerse en los vehículos particulares de cada ciudadano. “A fin de año fue el momento clave y de mayor demanda”, recordó.

Los últimos operativos de la embajada fueron realizados en la última quincena de marzo. Eran argentinos que estaban desde hacía un tiempo y que por la situación económica o familiar deseaban volver. La repatriación pudo concretarse, pero actualmente el panorama es aún más difícil.

“Hoy sí está muy rígido el ingreso a Argentina por vía terrestre. Es un trabajo que sigue estando presente hoy porque al estar las fronteras todavía cerradas hay mucha gente que quiere ingresar y no lo está pudiendo hacer. Muchos de ellos entraron cuando las fronteras estaban cerradas sabiendo que no podían volver pero lo hicieron de todas maneras por distintas circunstancias”, explicó Peppo. 

Precisamente el embajador no dudó al señalar que “el mayor desafío durante la pandemia fue la angustia de conseguir las autorizaciones para que argentinos pudieran volver a su país. Es una situación fuerte y uno intenta encontrarle una salida o al menos acompañarlo y estar junto a ellos para tratar de contenerlo y asistirlo con lo que sea necesario”.

El embajador, quien supo gobernar Chaco durante cuatro años entre 2015 y 2019, nació en el pueblo fronterizo de Santo Tomé, Corrientes, lo cual lo llevó a comprender la necesidad de las familias que viven en ese devenir entre dos países.

“Como hombre de frontera comprendo lo que es la vida familiar entre dos países. Gente que vive de un lado pero trabaja en el otro, parte de su familia está de un lado y él en el otro. Hay gente que no conoce a su hijo que está en Argentina porque no puede pasar o falleció un familiar cercano y no pudo ir en algún momento estricto de la pandemia”, explicó Peppo y puso de ejemplo la muerte de su madre: “Cuando falleció mi madre en el mes de agosto y no pude ir a despedirla por los protocolos que existían. Si iba tenía que quedarme 15 días aislado, era una cuestión que a veces en lo personal pega muy fuerte”.

A la hora de hablar de objetivos, el embajador resaltó que el principal es cultivar la histórica relación que existe entre Argentina y Paraguay, para mejorarla “en todos los aspectos posibles” y trabajar en una mayor inserción económica y comercial argentina. “La balanza comercial actual tenemos que mejorarla y en eso está el trabajo de lo que pretendemos sea una sinergia conjunto con Paraguay, con las empresas paraguayas y por eso hablamos de cadenas de proximidad de sistemas de participación y que pueda haber un mejor resultado en ese sentido. Esa es mi agenda prioritaria: poner en mayor valor la calidad de los productos argentinos, que son reconocidos y valorados”, concluyó.

Diarios Argentinos