Anahí Durand: "Se requiere un Gobierno que tenga la firmeza para llevar a cabo reformas que nos permitan avanzar"

Este domingo se llevan adelante elecciones en Perú. Los candidatos están muy parejos y la pelea es por pasar a segunda vuelta. EPD conversó con Anahí Durand, candidata al Parlamento Andino y coordinadora del plan de Gobierno de Juntos por Perú.

Este año se llevan a cabo elecciones en Perú, país que viene atravesando varias crisis: política, económica y sanitaria. 

El último noviembre, el Congreso votó la moción de vacancia contra el presidente Martín Vizcarra, quien fue destituido y asumió en su lugar Manuel Merino, quien es permanentemente cuestionado.

Además, Perú se encuentra atravesando una crisis sanitaria debido a la pandemia por coronavirus, y al momento las vacunas no están entrando al país.

En este contexto, son seis los candidatos que están peleando voto a voto para poder pasar a segunda vuelta. Los candidatos están muy parejos, de acuerdo con el último sondeo de AtlasIntel, que ubica primera a Keijo Fujimori con 16,1% y a Verónika Mendoza en segundo lugar, con el 14,1%. Les siguen Hernando de Soto (12,6%), Yonhy Lescano (11,5%), Rafael López Aliaga (11%) y George Forsyth (7,8%).

EPD dialogó con Anahí Durand, candidata al Parlamento Andino por Juntos por Perú (el partido que lleva a Verónika Mendoza de candidata a presidenta), quien también es la coordinadora del plan de Gobierno.



EPD: ¿Cómo evalúa las gestiones de Gobierno en Perú en la pandemia?

AD: Ya veníamos con un pasivo enorme, de tres décadas de gobiernos neoliberales, que habían dejado en abandono todo el sistema de salud público. Entonces, cuando empieza la pandemia, teníamos con un sistema hospitalario deficiente, con menos de 300 ventiladores artificiales para una población de 30 millones de peruanos, sin camas de cuidados intensivos, muy mal parados. A eso se suma el Gobierno del señor Vizcarra, que siguió una línea bastante poco flexible en términos de brindar ayuda. Perú es un país con una estructura de empleo informal enorme (70%), al cual es muy difícil confinar en una cuarentena. Este es uno de los factores que desde el año pasado determinó el fracaso de la estrategia. El Gobierno se negó a entregar bono universal, llevó una política que hizo que los bonos se entregaran tarde, mal o nunca y no a todos los que lo necesitaban.

En el medio de todo esto, tuvimos la crisis política de noviembre, que llevó a la vacancia a Vizcarra, a las movilizaciones. Y este Gobierno transitorio, que es sumamente débil y que recibe también el pasivo de los gobiernos anteriores, al que le suma su propia ineficacia, por ejemplo, para poder gestionar una estrategia de vacunación eficiente. 


Perú ha recibido solamente 600 mil vacunas, no se sabe cuándo llegarán las que faltan.


El martes salió un informe de Johm Burn-Murdoch (Financial Times), que nos pone como el país con mayor letalidad entre los dos o tres países del mundo. Es lamentable lo que estamos viviendo. Ahora estamos en la segunda ola, no deja de haber contagios, es una situación muy crítica.


EPD: ¿Considerás que hubo cooperación suficiente entre los países latinoamericanos para el acceso a las vacunas?

AD: Creo que cada cual ha cargado su propia crisis y no hubo estrategia conjunta, que hubiera sido algo importante. Cada cual ha estado subsumido en su búsqueda de vacunas y no se planteó una estrategia conjunta. Nosotros lo hicimos acá con la comunidad andina, que tiene un convenio que podría habilitarlo a conseguir vacunas, pero no se hizo; se sigue una estrategia más aislacionista y es el resultado de lo que tenemos ahora.


EPD: ¿En qué sentido Juntos por Perú es una propuesta de izquierda?

AD: No somos una fuerza doctrinaria que ponga la ideología por delante. Nos definimos como un proyecto crítico al orden neoliberal que se impuso en 1993 en Perú, comenzando por la Constitución. Nosotros planteamos una reforma constitucional, vía una asamblea constituyente. Verónika Mendoza lo ha propuesto en nuestra plataforma: el mismo día que se juramenta o al día siguiente, convocar a un referéndum para que sea la población la que defina si desea cambiar la Constitución. Creo que eso ya nos va definiendo para el Perú como una propuesta progresista, crítica al orden neoliberal.


Nosotros planteamos una reforma constitucional, vía una asamblea constituyente.


El otro tema tiene que ver con la regulación del mercado y el rol del Estado, que, como dice la Constitución fujimorista, se remite a ser promotor de la inversión privada, no tiene un rol garante de derechos en primer lugar, y eso es parte de lo que planteamos.

Lo mismo con el tema del mercado y de los privados, estamos planteando una reforma tributaria, una serie de medidas que pongan por delante la generación de empleo.

Por otro lado, nuestra propuesta y nuestra concepción de la sociedad no es la de una suma de individuos aislados que tienen que competir hasta morir por conseguir un respirador, oxígeno o una cama, como hemos visto en la pandemia, sino como una sociedad organizada, con vínculos sociales, que valore lo público y lo comunitario.


EPD: ¿Cuáles son las experiencias que rescata de los gobiernos progresistas en Latinoamérica?

AD: En primer lugar, este horizonte democratizador que tiene la primera oleada de gobiernos progresistas, de ampliar la base popular y nacional, de involucrar a las minorías, como en el caso de Bolivia, las indígenas, que habían sido excluidas tanto tiempo. También, la recuperación del Estado sobre los recursos naturales, que habían sido rematados y manejados por trasnacionales. Esa primera oleada de gobiernos progresistas tiene ese afán de soberanía. Y la apuesta por la integración latinoamericana, de generar espacios que nos permitan como continente estar mejor parados en un mundo más competitivo y globalizado. Eso recogemos como valioso y creemos que es necesario retomar desde una nueva generación de gobiernos que pueden ahora estar surgiendo.


EPD: Luego de tantos meses complejos en Perú, ¿con qué país se va a encontrar quien gane las elecciones?

AD: Con un país en crisis, en quiebra, totalmente colapsado. El Gobierno que asuma va a tener crisis superpuestas: política, que ya viene arrastrando, la crisis sanitaria de la pandemia, que no deja de crecer, y la crisis económica, que debe ser la peor crisis en los últimos treinta años. Entonces, se requiere un Gobierno que tenga la firmeza suficiente para llevar a cabo reformas que nos permitan avanzar y realizar cambios profundos.


EPD: Dentro de las propuestas de campaña, Juntos por Perú refiere a una revolución productiva. ¿De qué trata?

AD: Nosotros partimos de que en los últimos veinte o treinta años de neoliberalismo han apostado principalmente a una actividad, que ha sido la extractiva, se ha puesto ahí todo el interés, no se ha diversificado la economía, entonces nosotros apelamos a esa diversificación productiva y económica. Estamos convencidos de que puede haber otros campos, que incluyan la innovación tecnológica, planteamos la creación de un Ministerio de Ciencia y Tecnología, que acompañe ese proceso. También planteamos una segunda reforma agraria, que dinamite el trabajo peruano que ha estado abandonado. Va en esa línea, que contemple necesidades sostenibles, ecológicas, ambientales.

Queremos ir en el camino de poder tener industria nacional, producción nacional, de poder recuperar recursos, salir de la hegemonía extractiva.


EPD: ¿Cuál es el enfoque acerca del feminismo que tiene Juntos por Perú?

AD: Juntos por el Perú es una organización que le ha puesto mucho empeño a recuperar el tema de las mujeres, desde una mirada de la economía feminista, de recuperar el rol de la economía de cuidados. Tenemos el plan Micaela y una serie de propuestas que han sido clave en este momento.

Además, han surgido partidos ultraconservadores, como el de López Aliaga, que tiene como candidata a vicepresidenta a una de las principales dirigentes de “Con mis hijos no te metas”, un colectivo contra los enfoques de género, que ha sido un tema que cobró bastante relevancia.


Es un momento bastante decisivo para Perú, ya que se juegan varios ejes de continuidad respecto al modelo anterior.


Pero también de profundizar y ampliar derechos y conocimiento para las mujeres y los colectivos LGTB+.


EPD: ¿Cómo imagina que sería la oposición frente a un triunfo de Juntos por Perú?

AD: Yo creo que sería muy diversa, porque efectivamente todo indica que ningún partido va a tener mayoría calificada, pero confiamos en que se van a poder tender puentes a favor del país, y en que la ciudadanía se va a involucrar en los cambios que se necesitan. Se trata también de tener un Gobierno con un respaldo popular que permita llevar adelante esos cambios que estamos planteando.


EPD: En cuanto al Parlamento Andino, que componen Bolivia, Chile, Perú, Colombia y Ecuador, usted convoca a una Latinoamérica unida y soberana. ¿Cuáles serían las políticas a llevar a cabo?


Es el momento de tener una integración nacional más activa


AD: En cuanto al Parlamento Andino, hay una institucionalidad construida en la década del 70 que ha sido abandonada y retomada sin una estrategia coherente. En esa línea, nosotros estamos planteando decisiones vinculantes, para que el Parlamento Andino y la Comunidad Andina puedan tener un nivel de obligatoriedad con cada uno de los países, porque actualmente es un espacio más simbólico; y, a la vez, afirmarse regionalmente. No sé si en la Unasur u otra instancia, pero ahora no tenemos una instancia de integración regional, que en estas circunstancias se hace sumamente importante, y que lo vemos frente a gigantes como China, Estados Unidos o la Unión Europea.

Es el momento de tener una integración nacional más activa, que permita, una economía más dinámica en la región y también enfrentar la emergencia, que es algo clave.


Diarios Argentinos