El cuento de la criada: temporada 4

Creada, escrita y producida por Bruce Miller y basada en la novela de Margaret Atwood, la serie continúa con la apuesta que hasta ahora funcionó maravillosamente.

Se estrenó la cuarta temporada de la serie “El cuento de la criada”. Se vieron los primeros tres episodios que estuvieron disponibles desde el domingo 2 de mayo en Paramount+ y los siete siguientes se estrenan cada domingo.

Creada, escrita y producida por Bruce Miller y basada en la novela de Margaret Atwood, la serie continúa con la apuesta que hasta ahora funcionó maravillosamente, y que hizo que El cuento de la criada sea una serie de culto a la vez que un producto de éxito comercial en todo el mundo.

Lo que se vio en los nuevos capítulos, que tienen un clima y escenas fuertes y angustiantes, es continuidad de lo último visto: la protagonista June Osborn es la heroína que se queda en Gilead con el objetivo de terminar con esa dictadura, donde la mujeres son esclavizadas para procrear. Esa estrategia narrativa en la que siempre aparece latente la posibilidad de una revolución que termine con el sistema está magistralmente planteada, sumada a las historias paralelas y subtramas que hacen que a la serie no le falte nada.                    






Ya pasaron tres temporadas con 36 episodios que mantuvieron expectantes y ansiosos a los espectadores. Esta cuarta temporada promete estar a la altura de lo que la serie generó. Es bueno recordar que “El cuento de la criada” se transformó en un estandarte del feminismo y que muchas movilizaciones en distintos lugares del mundo utilizaron la vestimenta de las criadas como símbolo de la opresión y para visibilizar variados reclamos, en especial, el derecho al aborto.

June Osborn es encarnada por la gran actriz Elizabeth Moss (la inolvidable Peggy de Mad Men), que ahora la vemos luchando más que nunca y soportando los peores castigos en estos tres nuevos episodios: “Pigs”, “Nightshade” y “The Crossing”. Además, la actriz es productora ejecutiva y dirige uno de los capítulos de la nueva temporada.

Hay más violencia, más incertidumbre y un clima opresivo y angustiante que dominan estos nuevos capítulos. Se sabe que habrá una quinta temporada y solo el tiempo dirá si continúa la calidad de la serie, como parece hacerlo hasta ahora, o si termina en el cansancio de las que son forzadas a seguir.

Todo está cuidado y bien hecho, guion, actuaciones, dirección y vestuario entre otras cosas; pero es más que destacable la selección musical para algunas escenas: Aretha Franklin, Grateful Dead o Radiohead suenan logrando efectos increíbles en algunos momentos.

Vale recordar que la serie está ubicada en un futuro distópico, en un lugar llamado Gilead, una nación teocrática y autoritaria manejada exclusivamente por hombres. La tasa de natalidad había caído en forma abrupta y el gobierno de ese lugar imaginario crea nuevas reglas para un nuevo Estados Unidos, luego de una guerra civil. Este es el comienzo de la ficción, donde la sociedad está organizada con nuevas castas donde las mujeres no tienen derecho a trabajar, a leer, a escribir o a controlar dinero o propiedades. Las mujeres fértiles son reclutadas como criadas, y se transforman en esclavas obligadas a procrear.

También, es una buena oportunidad para leer la novela original de la escritora canadiense Margaret Atwood, The Handmaid s Tale, publicada por primera vez en 1986, lo que nos da la perspectiva sobre la visión de la escritora y su militancia feminista.

La serie no defrauda, una vez quedamos atrapados en ese mundo opresivo e injusto que nos propone y siempre con esa puerta abierta a la inminente revolución hecha por mujeres oprimidas.

Todas las lecturas, interpretaciones y paralelismos que se pueden hacer de esta ficción con algunos aspectos de la realidad de muchas mujeres en el mundo es un agregado que le suma encanto y potencia a la serie.


Diarios Argentinos