El gobierno de Bolsonaro contra el pase sanitario

El ministro de Educación de Brasil señaló que “Las instituciones de enseñanza no pueden establecer la exigencia de vacunación contra la Covid”, además se manifestaron en contra de la inmunización infantil.

Milton Ribeiro, ministro de Educación de Jair Bolsonaro publicó una resolución en el Diario Oficial brasileño que manifiesta: “Las instituciones federales de enseñanza no pueden establecer la exigencia de vacunación contra la Covid-19 como condicionante para el regreso a las actividades educativas presenciales”.

Una nueva puja surge entre el gobierno de Bolsonaro y las medidas sanitarias para controlar la pandemia que se ha llevado tantas vidas en todo el mundo y mayormente en Brasil. Ribeiro intenta prohibir que las universidades federales exijan el certificado de vacunación a alumnos y profesores para asistir a clases presenciales. Algunos rectores ya evalúan recurrir a la justicia.

Desde el inicio de la pandemia el Presidente de Brasil y sus funcionarios, quienes deberían cuidar a la población mantienen una postura en rechazo a los cuidados para que el virus no se propague, desde el confinamiento, divulgación de supuestas teorías conspirativas de la vacunación y contra el uso de barbijos. 

Ante la llegada de la cepa ómicron y un nuevo incremento de contagios, esta vez se oponen a la utilización del pase sanitario. Este certificado oficial de vacunación que puede imprimirse o descargarse en el celular, con un código QR para comprobar su autenticidad, tiene como objetivo que las personas se vacunen para poder ingresar a lugares masivos y así evitar que los contagios terminen no solo incrementando más, sino padecer de síntomas graves. 

En muchos países esta medida ya es utilizada tanto para abordar un vuelo, pasar por migraciones, entrar a un restaurante, un café, una discoteca, asistir a un espectáculo, un partido de fútbol, etc. 

Por otro lado, Bolsonaro se manifestó también contra la vacunación infantil. Su ministro de Salud, Marcelo Queiroga, hizo todo lo posible para retrasar la autorización del fármaco de Pfizer para niños de 5 a 11 años, incluso presionó a la Cámara Técnica Asesora de Inmunización para que no recomendara su aprobación.

Cabe recordar que cuando varios gobiernos locales reglamentaron el pase sanitario para diferentes establecimientos y eventos masivos como en Brasília, Florianópolis, São Paulo, Belo Horizonte, Rio de Janeiro, Manaus, Rio Branco, Palmas, Belém, Porto Velho, Goiânia, Cuiabá, Fortaleza, João Pessoa, Recife, Natal, Teresina, Maceió, Salvador y Aracaju), Bolsonaro los llamó “autoritarios” y anunció que dictaría una medida provisoria para negar a estados y municipios esa atribución.



Diarios Argentinos