El joven Wallander, un policial que no defrauda

Se estrenó El joven Wallander, en Netflix, con una primera temporada que no defrauda. Los fieles seguidores del detective, los policiales y la novela negra se van a quedar con ganas de más.

Se estrenó  El joven Wallander, en Netflix, con una primera temporada que no defrauda. Los fieles seguidores del detective, los policiales y la novela negra se van a quedar con ganas de más.

Desde el primer momento vemos cómo el detective se enfrenta a una muerte violenta, y de ahí en más están presentes, en buenas dosis, todos los condimentos del género necesarios para engancharnos.

Ya hubo dos versiones de Wallander, una de la televisión sueca y otra británica que portagonizó Kenneth Branagh.

Un amigo dice que los suecos tienen a ABBA, al Aquavit y a Henning Mankell. Bueno, Abba es Abba, el Aguavit es una bebida blanca con la que los suecos acompañan la cerveza y Henning Mankell, el creador del detective Wallander, uno de los escritores de novela negra más grande de las últimas décadas, con un modo de narrar personal y eficaz que hace que millones de lectores devoren sus largas novelas en todo el mundo.

En esta versión aparece el detective en sus inicios, cuando es un principiante, y el hecho  de estar ambientada en la Suecia actual no desentona sino que le agrega el atractivo de ese contexto: barrios marginales, violencia, familias muy ricas, narcos, racismo, refugiados y avance de la derecha. Todo bien lejos de la imagen idealizada de una Suecia perfecta. Las relaciones humanas  siempre se presentan en su complejidad,  y como en todo drama nórdico, abundan los grises y se esquiva el bueno y el malo tan hollywoodense.

La serie es fácil de consumir, muy entretenida  y bien hecha. Ideal para los que gustan de los policiales sin demasiada violencia, llena de personajes queribles que cometen errores, -empezando por el protagonista-, y con la dosis necesaria de romanticismo que requiere todo policial que se precie. Si esto te va, los capítulos pasarán volando.



El misterio está presentado desde el comienzo y atrapa. El guión de Ben Harris y la dirección de Ole Endresen tratan ese misterio desde la mirada de Wallander. Adam Pålsson, es el actor que interpreta muy  bien a la versión joven del famoso detective. Aunque recién empieza su carrera aparece como un investigador con vocación que puede cometer errores de todo tipo en su obsesión por la búsqueda de la verdad.

Como ocurrió con otros casos de detectives famosos, se recurre a una precuela o a imaginar los comienzos de los detectives en cuestión. Ocurrió con Montalbano, la serie italiana basada en las novelas de Andrea Camillieri que tuvo su versión joven del comisarios sicilianos más famoso de Italia con “El joven Montalbano”, que se puede ver por el canal Europa Europa. Mismo destino tuvo Morse, tal vez el detective más interesante de la televisión británica , que también tiene su versión “El joven Morse”, y se puede ver por el canal  Film and Arts.

¿Cómo iba a quedar afuera de todo esto nuestro famoso Wallander? Y al igual que en los casos anteriores, se eligió anteponer simplemente El joven a los nombres de los detectives reconocidos.

El joven Wallander, una serie entretenida para un público mucho más amplio que el que ya conocía al detective.


Sobre la autora: Periodista en Radio Universidad de La Plata. Colaboradora en distintos medios gráficos. Autora del libro Vidas y Retratos editado por la UNLP, historias de vidas de personalidades de la Universidad.

Diarios Argentinos