En medio de la crisis energética en Europa, se suspende la habilitación de un gasoducto estratégico para Rusia

La recién construida tubería submarina Nord Stream 2, que cruza el Mar Báltico y que conecta de forma directa a Rusia y Alemania, vio su habilitación momentáneamente suspendida. Esta obra permitiría duplicar la afluencia de gas desde Rusia ya proveniente del Nord Stream 1.

El responsable de esta suspensión es el regulador de energía alemán, la Agencia Federal de Redes. La misma establece que la empresa que maneja la parte alemana de la tubería debe estar organizada de forma legal bajo una subsidiaria en el país. Si bien la empresa Nord Stream 2 AG, radicada en Suiza, está dispuesta a realizar este traslado, la Agencia suspendió la certificación hasta que se cumplan todos sus requisitos, como ser el traslado de recursos humanos y activos esenciales al territorio alemán (Bundesnatzagentur, 2021).

Esta demora genera fuertes presiones en el suministro energético europeo, en donde el precio del gas ya aumentó un 19 por ciento después del anuncio. La medida del ente alemán generará de mínima cuatro meses de demora. Posterior a eso, se podrá enviar la propuesta a la Comisión Europea para su aprobación, en un  momento de fuerte tensión entre Bruselas y Moscú (Euronews, 2021).

El Nord Stream 2 no sólo está en el ojo de la tormenta por sus implicancias económicas para la región, también se convirtió en un punto de disputa geopolítico en el que diversos actores internacionales de peso ven sus intereses en conflicto. Por un lado, Rusia reafirma la provisión estratégica de gas al continente europeo, consolidando su dominio sobre este recurso estratégico. Además, sumado al gasoducto que atraviesa Turquía, podría evitar definitivamente pasar el gas por Ucrania, con el cual mantiene un alto nivel de conflictividad desde la ocupación de la península de Crimea.

Alemania en particular, y Europa en general, se ven tironeadas entre su provisión energética y su preocupación por el sostenimiento de los derechos humanos y la democracia en Europa Oriental. La efectivización de la obra permitiría reducir los costos energéticos y asegurar su provisión, en especial con la creciente tentación del gigante ruso de aumentar su red de gasoductos hacia Asia con la construcción del oleoducto “Power of Siberia 2”, segunda versión del que ya lo conecta con China (Medunic, 2021).

Para un país con una creciente demanda energética como China, la provisión de gas ruso no puede tener mayor relevancia. Decidida a reducir su dependencia del carbón, no puede volcarse hacia el mercado de gas licuado, puesto que la volvería dependiente de países con los que ya se encuentra en tensión: Australia y Estados Unidos. Para este último país el nuevo gasoducto no solo implicaría la pérdida de su posición como proveedor en Europa sino también una mayor influencia de los rusos en la región. Si bien la administración de Joe Biden retiró la amenaza de sanciones a los europeos por el proyecto (Deutsche Welle, 2021), la iniciativa encontró serias resistencias en el Congreso, en donde un grupo de senadores republicanos intenta realizar una enmienda en el Acta de Autorización de Defensa Nacional (NDAA), forzando al Poder Ejecutivo a aplicar sanciones sobre la obra. Incluso el senador demócrata y presidente de la comisión de relaciones internacionales Robert Menéndez sostiene que el Nord Stream 2 está destinado a expandir la influencia rusa sobre el continente, al dominar el mercado energético (Clark, 2021). Adicionalmente, propone una enmienda a la NDAA que obligue al gobierno a sancionar empresas rusas en caso de que Rusia decida invadir Ucrania (Basu, 2021).

La estrategia de la actual canciller alemana Angela Merkel fue más indirecta. Siendo una férrea defensora del proyecto, argumenta que se trata solo de un negocio privado y que eso no impide realizar sanciones a Rusia (Sahuquillo & Sevillano, 2021), ya sea por su accionar en Ucrania o por el envenenamiento del líder ruso opositor Alexei Navalny. Adicionalmente, logró un acuerdo con Biden en el que Alemania acepta una prórroga de diez años del acuerdo de tránsito de gas entre Rusia y Ucrania (el cual expira en 2024) y se compromete a promover sanciones a nuevos actos agresivos contra Ucrania.

Sin embargo, el cambio en la coalición de gobierno plantea nuevos interrogantes. Todo apunta a que se formará una denominada “coalición semáforo” entre el partido Socialdemócrata (SPD), con altas probabilidades de colocar al actual vicecanciller Olaf Scholz como jefe de gobierno, el partido ecologista Los Verdes y el Partido Liberal. Pero las discrepancias hacia Rusia se podrían hacer notar. El SPD, que viene de varios años de gobierno junto a Merkel, está de acuerdo con el proyecto. Entre los defensores de este partido se encuentran el ministro de relaciones exteriores, Heiko Maas, y la gobernadora de Mecklemburgo-Pomerania Oriental, Manuela Schwesig (Frost, 2021), a cuya región llegaría la tubería proveniente de Rusia. Otro prominente líder socialdemócrata es el ex canciller Gerhard Schröder, quien desde que abandonó el poder preside la junta de accionistas de la empresa Nord Stream AG, encargada de la construcción y operación de los gasoductos.

Los verdes y los liberales, en cambio, presentan posiciones duras contra el proyecto. El partido ecologista ya venía planteando su oposición a la construcción del Nord Stream 2. Su líder y ex candidata a canciller Annalena Baerbock considera que hay que resistir una regulación del mismo para evitar chantajes por parte de Rusia (Westendarp, 2021).  Los liberales, a su vez, impulsan en su manifiesto una moratoria en su habilitación hasta que se garantice una investigación independiente sobre el caso Navalny y se mejore la situación de los derechos humanos en Rusia (Freie Demokraten Partei, 2021). La estrategia de Olaf Scholz en este punto es evitar que esta cuestión tome demasiado vuelo político en la agenda pública y, de esa manera, lograr un acuerdo de gobierno lo suficientemente vago con respecto a la política exterior. De esa manera, ganaría margen de acción como el nuevo canciller (Von Salzen, 2021).

Completando el giro al globo, nos encontramos con quienes posiblemente sean los principales perjudicados por la concreción del nuevo gasoducto: los países de Europa Oriental. Ucrania se ubicaría primero en la lista de derrotados, puesto que el redireccionamiento del gas hacia el nuevo gasoducto implicaría una pérdida de tres mil millones de dólares (un tres por ciento de su PBI), puesto que no podría cobrar el tránsito de ese gas por su territorio. Esto lo pone en una situación de mayor aislamiento y vulnerabilidad frente a Rusia, quien está realizando ejercicios militares masivos en sus fronteras, movilizando a más de 100.000 tropas (Cohen, 2021). De hecho, en 2014, uno de los disuasivos de una guerra a gran escala entre Rusia y Ucrania era poner en peligro el tránsito de gas a Europa (Sahuquillo & Sevillano, 2021). Dentro de la Unión Europea, Polonia, Eslovaquia y los países bálticos llaman la atención sobre el peligro de este proyecto. No solo perderían ingresos por derechos de tránsito del gas, también sostienen que es un intento de Putin de socavar la Unión Europea. Para ellos, este proyecto choca con la estrategia de aislar a Rusia por su accionar en cuestiones como la invasión a Crimea, la injerencia en otros países y su participación en Siria, entre otras actitudes de su política exterior.

En definitiva, y a pesar de la oposición de una multiplicidad de actores, la finalización y la posterior habilitación del Nord Stream 2 parece difícil de frenar. La suspensión momentánea de la habilitación no durará para siempre, y el mayor golpe que la agencia regulatoria puede dar a la empresa es una multa de 1,2 millones de euros. Si bien esta acción se puede leer como un esfuerzo de Merkel para forzar a Rusia a jugar según las reglas, el apoyo al proyecto es inequívoco, y gracias al acuerdo con Biden se vuelve poco probable que un gobierno integrado por los Verdes y los liberales dé marcha atrás (Reuters, 2021). Resulta inevitable que Europa realice grandes esfuerzos por atraer el gas ruso a su territorio, puesto que la puja por este recurso con China no hará más que crecer en la próxima década. Ahora, los ojos están puestos en Ucrania, cuya debilitada posición solo podrá ser defendida por los intereses occidentales de mantener a Rusia a raya dentro de la región.


Sobre el autor: José Saint Germain es licenciado en Ciencia Política y Gobierno de la Universidad Torcuato Di Tella y miembro del Observatorio de Política Internacional del CEPI-UBA.

Bibliografía

Basu, Z. (19 de Noviembre de 2021). Top Democrat proposes crushing sanctions if Russia invades Ukraine. Axios. Recuperado el 20 de Noviembre de 2021, de https://www.axios.com/russia-ukraine-sanctions-menendez-e468f461-e370-4724-beaa-0fd31c55427f.html

Bundesnatzagentur. (16 de Noviembre de 2021). bundesnatzagentur.de. Obtenido de https://www.bundesnetzagentur.de/SharedDocs/Pressemitteilungen/DE/2021/20211116_NOS2.html;jsessionid=CAF04C47E389DEEB8E6D8BBAAABE255E

Clark, J. (21 de Noviembre de 2021). Russian pipeline sanctions back on table as Senates debates defense bill. The Washington Times. Recuperado el 2020 de Noviembre de 2021, de https://www.washingtontimes.com/news/2021/nov/17/russian-pipeline-sanctions-back-table-senate-debat/

Cohen, A. (15 de Noviembre de 2021). Migrants And Gas: Russia Escalates Pressure On Poland And Ukraine. Forbes. Recuperado el 20 de Noviembre de 2021, de https://www.forbes.com/sites/arielcohen/2021/11/15/migrants-and-gas-russia-escalates-pressure-on-poland-and-ukraine/?sh=62561d6e2e6d

Deutsche Welle. (19 de Mayo de 2021). La Casa Blanca renuncia a sancionar a Nord Stream 2. Deutsche Welle. Recuperado el 20 de Noviembre de 2021, de https://www.dw.com/es/la-casa-blanca-renuncia-a-sancionar-a-nord-stream-2/a-57590010

Euronews. (17 de Noviembre de 2021). Alemania paraliza el proceso de certificación del gasoducto Nord Stream 2 por cuestiones legales Access to the comments. Euronews. Recuperado el 18 de Noviembre de 2021, de https://es.euronews.com/2021/11/17/alemania-paraliza-el-proceso-de-certificacion-del-gasoducto-nord-stream-2-por-cuestiones-l

Freie Demokraten Partei. (2021). Moratorium für den Weiterbau von "Nord Stream 2“. Obtenido de https://www.fdp.de/forderung/moratorium-fuer-den-weiterbau-von-nord-stream-2

Frost, A. (14 de Noviembre de 2021). Manuela Schwesig: Machtbewusst und den Wählern zugewandt. NDR. Recuperado el 20 de Noviembre de 2021, de https://www.ndr.de/nachrichten/mecklenburg-vorpommern/Manuela-Schwesig-Machtbewusst-und-Waehlern-zugewandt,schwesig1090.html

Medunic, F. (27 de Octubre de 2021). Russia’s ‘gas pivot’ to Asia: How Europe can protect itself and pursue the green transition. Recuperado el 19 de Noviembre de 2021, de European Council on Foreign Relations: https://ecfr.eu/article/russias-gas-pivot-to-asia-how-europe-can-protect-itself-and-pursue-the-green-transition/

Reuters. (16 de Noviembre de 2021). Explainer: Germany's Nord Stream 2 gatekeeper: the long road until gas flows. Reuters. Recuperado el 20 de Noviembre de 2021, de https://www.reuters.com/business/energy/germanys-nord-stream-2-gatekeeper-long-road-until-gas-flows-2021-11-16/

Sahuquillo, M. R., & Sevillano, E. G. (28 de Marzo de 2021). El gasoducto Nord Stream 2 amplía la pugna entre Rusia y Occidente. El País. Recuperado el 20 de Noviembre de 2021, de https://elpais.com/internacional/2021-03-28/el-gasoducto-nord-stream-2-amplia-la-pugna-entre-rusia-y-occidente.html

Von Salzen, C. (7 de Noviembre de 2021). Wie hält es die Ampel mit China und Russland? Der Tagesspiegel. Recuperado el 20 de Noviembre de 2021, de https://www.tagesspiegel.de/politik/koalitionsverhandlungen-von-spd-gruenen-und-fdp-wie-haelt-es-die-ampel-mit-china-und-russland/27777146.html

Westendarp, L. (20 de Octubre de 2021). German green leader Baerbock opposes Nord Stream 2 permit, calls out Russian ‘blackmail’. Politico. Recuperado el 20 de Noviembre de 2021, de https://www.politico.eu/article/baerbock-against-operating-permit-for-nord-stream-2/

Diarios Argentinos