En solo dos años se redujo un 5% la clase media en Argentina

En 2016 y 2017 se dio una dinámica social descendiente donde los sectores medios – medios pasaron del 30% al 25%, reveló un estudio de la consultora Delfos. Impacto de tarifas, inflación y Ganancias.

Un relevamiento de la consultora Delfos indica que el segmento de la clase media típica (denominado C3) se achicó del 30% al 25% entre 2016 y 2017 en Argentina.

Este achicamiento tiene como correlato un crecimiento de la población considerada clase “media – baja” (segmento D1), ya que la migración se dio hacia el segmento inmediatamente inferior.

La comúnmente conocida como “clase media – media” se compone principalmente de familias sostenidas por empleados, jefes de empresas chicas y medianas, cuentapropistas de ocupación plena y jubilados y pensionados con educación terciaria completa.


Fuente: Delfos


A pesar de la movilidad social descendente observada en los últimos dos años, la clase baja se mantuvo dentro de los mismos niveles que 2015.

Dicho segmento (el D2/E) incluye a empleados rasos, cuentapropistas no calificados, empleadas domésticas, pasivos con la mínima, cartoneros, beneficiarios de planes sociales y personas con ocupación inestable, y sigue representando el 19% de la población.

Tampoco tuvieron cambios en su composición el segmento de la clase media – alta (C2) ni el de la clase alta (AB). El sector de mayor poder socioeconómico representa un 5% de la sociedad argentina, mismos niveles que el 2015. Mientras que el segmento más alto de la clase media se mantiene en un 15% del total.

“En estos dos años se quebró la tendencia a la movilidad social ascendente, visible hasta 2015”, indicaron Luis Dall’Aglio y Norman Berra, responsables de la consultora respecto de la dinámica social descendente.

Desde la consultora hipotetizan que el retraso salarial respecto a la inflación junto con el reajuste en las tarifas de los servicios públicos, especialmente la electricidad y el gas, afectaron de manera más significativa al segmento medio en los últimos dos años.

A las tarifas se le suma la presión del Impuesto a las Ganancias, gravamen que cae en gran medida sobre los salarios medios y que recién a partir de este año, con el cambio en el mínimo no imponible, lograrán tener un respiro.

Ficha técnica del estudio

El estudio constó de dos encuestas nacionales domiciliarias, una con 8510 casos en 20 ciudades y otra con 5990 casos, en 16 centros urbanos.

“La robustez casuística de las muestras (son 14.500 casos en conjunto) confiere significatividad estadística a la variación de cinco puntos porcentuales en sentido descendente respecto a 2015”, señalaron desde la consultora Delfos.

Diarios Argentinos