Estados Unidos mató en un bombardeo en Irak al líder militar de Irán

Se trata de Qassem Soleimani. Fue a través de un ataque con misiles en Bagdad. Lo confirmó su país y el propio gobierno de Trump. El líder iraní prometió una "dura venganza". También fue asesinado Muhandis, de Kataeb Hezbollah.

Qassem Soleimani, el líder militar más importante de Irán, fue asesinado este viernes por la madrugada (hora local) en un bombardeo en las inmediaciones del aeropuerto de Bagdad, capital de Irak, lanzado por el ejército de Estados Unidos, según confirmó el propio gobierno de Donald Trump. 

Junto a Soleimani murió también Abu Mehdi al Muhandis, creador y actual número dos de la milicia Kataeb Hezbollah (Brigadas del partido de Dios en árabe), que combate a las tropas occidentales en Irak.

El convoy de dos autos en el que se movilizaban ambos líderes militares fue impactado por al menos tres misiles lanzados por las tropas estadounidenses en la capital iraquí. La noticia fue confirmada por las Fuerzas de la Movilización Popular (Hashd al Shaabi), la coalición de milicias proiraníes integradas en el Estado iraquí.


Resultado de imagen para qasem soleimani muhandis

Soleimani (izquierda) junto a Muhandis (derecha, con anteojos).

Antes de eso, Trump había publicado en su cuenta oficial de Twitter una bandera de los Estados Unidos, sin ninguna descripción. Luego, ya sí de manera oficial, el Petágono confirmó la ejecución del bombardeo que terminó con las vidas de Soleimani y Muhandis.

El secretario de Defensa, Mark Esper, aseguró que Solemani estaba "desarrollando activamente planes para atacar tropas y diplomáticos estadounidenses". Además, sostuvo que había "indicios de que se podrían estar planeando ataques adicionales", por lo que advirtió que Washington no descartaba "acciones preventivas".

En esa línea, planteó el "derecho a la autodefensa" del país norteamericano y la necesidad de ejercer "máxima presión" contra Teherán. Entre otras cosas, exigió al régimen iraní, liderado por el ayatolá Alí Jamenei, a renunciar a su "industria nuclear", a su programa de misiles balísticos y "empezar a actuar como un país normal".


Resultado de imagen para qasem soleimani muerte


La respuesta llegó del propio Jamenei y su gobierno. El líder supremo de Irán declaró tres días de duelo y prometió una "dura venganza". El ministro de Relaciones Exteriores, Mohamad Javad Zarif, calificó el ataque como una "escalada extremadamente peligrosa e imprudente".

El ataque de Estados Unidos se enmarca en las tensiones que protagonizan ambos países en territorio de Irak. El domingo pasado, el gobierno de Trump ordenó un bombardeo en bases de tropas proiraníes, donde fue asesinado un contratista del ejército de ese país y causó múltiples heridos.

Dos días después, el martes, miles de integrantes del Hezbollah iraquí atacaron la embajada estadounidense en Bagdad. Rompieron el muro exterior del edificio diplomático, al grito de "¡Muerte a Estados Unidos!", y desde el país norteamericano acusaron al régimen iraní de estar detrás de este hecho.

El conflicto entre Estados Unidos e Irán en Irak data de un largo tiempo. En 2003, cuando asesinó y derrocó al presidente Saddam Hussein, la Casa Blanca pasó a tener un control sobre el país, pero desde el régimen iraní comenzaron a disputarle el poder en el país.

El lápiz verde