Evergrande & Lehman Brothers: ¿economía planificada o economía de mercado? Las dos caras de la misma burbuja

OPINION. Cuando se genera en un país la conjunción entre burbujas financieras e inmobiliarias, el resultado suele ser explosivo. ¿Existe relación entre lo sucedido en EEUU con el quiebre de Lehman Brothers y el colapso del gigante inmobiliario chino Evergrande? ¿Cuáles serán las posibles consecuencias a futuro para China y a nivel mundial?


Por Mg. Karina Meneghetti y Lic. Natalia Guinsburg


Cuando las burbujas explotan


El Diccionario de la RAE define burbuja económica como “Proceso de fuerte subida en el precio de un activo, que genera expectativas de alzas futuras no exentas de riesgo”. Este fenómeno, que se ha dado muchas veces a lo largo de la historia, se produce cuando el precio del bien afectado aumenta sin un fundamento real, dando la sensación al mercado de que tal aumento va a continuar en el futuro. Paradójicamente esto produce, a su vez, su aumento. Debido a ello la burbuja económica se genera como consecuencia de la especulación: los compradores pagan precios por encima del valor real con la expectativa de vender posteriormente a un valor mayor.

Cuando se genera en un país la conjunción entre burbujas financieras e inmobiliarias, el resultado suele ser explosivo. Según Daher (2013) la economía inmobiliaria, debido a su alta participación en el producto y el empleo de los países y por su rol estratégico de articulación entre el sector financiero y la economía real, es un sector determinante y detonante de los ciclos de auge y recesión y de las crisis económicas. Según este autor esto se debe a que el mercado inmobiliario es complejo y a veces se presta a la especulación y también está asociado a los riesgos propios del crédito y las hipotecas con consecuencias en muchos sectores proveedores de insumos y servicios y en el sector financiero.

En palabras de Case y Shiller (2004) la noción de burbuja se define en términos de lo que las personas piensan: sus expectativas sobre los incrementos de los precios a futuro, sus teorías sobre el riesgo y caída de los precios y sus preocupaciones sobre ser excluidos del mercado inmobiliario en el futuro si no compran.


La economía China


China es uno de los países más grandes del mundo y el más poblado con 146 habitantes por Km2. También es la segunda economía del mundo por volumen de Producto Interior Bruto (PIB). Su deuda pública en 2019 fue de 8.181.205 millones de dólares la cual representa el 57,05% del PIB. Su deuda per cápita es de 5.844 dólares por habitante. El PIB per cápita en 2020 fue de 10.516 dólares, con el que se sitúa en el puesto 67 del ranking elaborado por el FMI compuesto por 196 países[1] . En paridad de poder adquisitivo (PPA) el PBI per cápita de China es de 18.930 dólares, encontrándose por debajo de países como Argentina (22.140 dólares), Chile (24.930 dólares) y México (20.270 dólares). Mientras que país como Luxemburgo, Singapur, Irlanda y Quatar ostentan los niveles más altos (por encima de 90.000 dólares) (Ver Mapa Nº1). Cabe recordar que la paridad de poder adquisitivo (PPA) es una medida que relaciona los cambios en el nivel de precios de una economía con el tipo de cambio, permitiendo comparar la capacidad de compra entre diferentes países. En cuanto al Índice de Desarrollo Humano indica que los chinos se encuentran en el puesto 85.


Mapa Nº1: Paridad de poder adquisitivo (PPA)



Fuente: FMI (2021) World economic outlook


La economía china ha crecido desde 1960 a la actualidad (Ver Gráfico 1). Sin embargo, sus tasas de crecimiento han fluctuado a lo largo de esos años. Partiendo del año 2000, podemos ver dos claras tendencias: por un lado, la fase ascendente que supera los dos dígitos hasta alcanzar un pico en el año 2007 y, por otro lado, resulta llamativa la caída en la tasa de crecimiento de China como corolario de la crisis mundial del 2008, luego de la cual no pudo recuperar sus opulentas tasas de crecimiento del periodo anterior, manifestándose una desaceleración que se agrava con la crisis del COVID en 2020 (Ver gráfico Nº2).  


Gráfico Nº1

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Banco Mundial


Gráfico Nº2

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Banco Mundial


El sector inmobiliario chino


El sector inmobiliario, uno de los pilares del crecimiento económico chino en las últimas décadas, representa según la Oficina Nacional de Estadística de China el 7,5% del PIB del país.

Hacia fines de 1990, la mayoría de los residentes urbanos en China poscomunista disfrutaban de viviendas gratis por medio de sus unidades laborales. Los bancos chinos comenzaron a emitir préstamos para la vivienda recién en 1997 pero incluso antes de la crisis financiera mundial de 2008, muchos ya advertían de una burbuja inmobiliaria en China, lo que llevó al gobierno a instituir restricciones para la compra y los pagos iniciales con el fin de frenar el alza de los precios.

Pero cuando llegó la crisis del 2008 y la economía comenzó a desacelerarse, se infló nuevamente la burbuja inmobiliaria con una nueva ola de crédito. El resultado fue un rebote inmediato y un aumento de la deuda total de la economía. En la última década gran parte del auge de la construcción en China ha sido impulsado por la demanda: individuos que desean vivir en zonas urbanas o en hogares modernos, o de inversores que no tienen casi ninguna otra opción como destino para sus nuevas riquezas.

Esto último no resulta llamativo ya que las opciones de inversión locales no han sido atractivas: por un lado, la bolsa de valores de China se ha mantenido a niveles bajos a raíz de la enorme burbuja que estalló en 2007, por otro lado, la rentabilidad de los depósitos bancarios son insignificantes o negativos, y a esto sumado que los controles de capitales no permiten diversificar fácilmente sus carteras en el extranjero. Además los impuestos a las viviendas son muy bajos.

Es de destacar que el gobierno ha tenido en los últimos años un enorme incentivo para  fomentar las políticas de vivienda ya que las ventas de terrenos representaron un importante porcentaje de los ingresos presupuestarios de los gobiernos locales.

Desde el año 2008 los precios de los terrenos se han quintuplicado, desencadenando a su vez subidas de los precios de los activos, pero incluso cuando los precios se dispararon y la oferta se multiplicó, la demanda de viviendas y espacios para oficinas siguió al mismo ritmo  hasta este año. Los precios en 55 de las 70 ciudades más grandes de China cayeron en junio de 2021 con respecto al mes anterior, en comparación con sólo 35 ciudades en mayo, acelerando la tendencia a la baja que comenzó a principios del año y marcando el descenso mensual más agudo de los precios desde diciembre de 2008.


La caída del gigante inmobiliario


Evergrande se había convertido en dos décadas en uno de los rostros más visibles del auge inmobiliario de China. Esta empresa llegó a ser la inmobiliaria más grande del mundo hace apenas dos años: cuenta con 200.000 empleados y genera casi cuatro millones de empleos indirectos con 1.300 proyectos en 280 ciudades. Es dueña de más de 2.000 filiales en el país asiático y unas 200 en el resto del mundo y abarca una amplia gama de sectores como los alimentos, automóviles, seguros, audiovisuales, tecnología y hasta deporte.

Su modelo de negocio se basó en la deuda, es decir, por medio de préstamos compraba terrenos y construía propiedades. Siempre que la apreciación de la tierra y el valor agregado del desarrollo sean superiores a los costos de financiamiento, la unidad de negocio funcionaba. El problema es que los legisladores chinos han estado tratando de dominar la especulación inmobiliaria, lo cual presiona los precios y desincentiva a los bancos para que otorguen crédito a los constructores.

El desplome en los beneficios de la compañía ha provocado que no pueda afrontar deudas a corto plazo, ya que solo cuenta con el 10% de los 127.000 millones de dólares que vencen en los próximos meses. A esto se suman las dificultades para pedir prestado por el límite de endeudamiento que recientemente aprobó el Gobierno chino. Además, como la mayor parte del inventario de la empresa son proyectos sin terminar, no se podrán vender a tiempo para afrontar los pagos inminentes pese a los grandes descuentos que la empresa ofrece.

Los temores de quiebra provocaron el desplome de sus acciones en un 80% en lo que va de 2021 y se ha suspendido la cotización de sus bonos, poniendo fin a la evolución de los mercados inmobiliario y crediticio en un contexto de desaceleración de la economía china.

En 2017, la compañía convenció a algunos gerentes de nivel medio para que se convirtieran en inversionistas de tramos de capital de un producto fiduciario de 40.000 millones de yuanes, que a su vez compró en proyectos a los que apuntaba Evergrande, estrategia que se repitió en la actualidad, ante la inminente amenaza de la bancarrota ofreciéndoles a sus empleados vender y comprar para ellos mismos inversiones muy atractivas pero de alto riesgo. Esto complica aún más la situación de los empleados ya que no solo temen perder el empleo sino sus ahorros.


El efecto dominó


Es de esperar que la crisis del gigante inmobiliario se derrame hacia distintos sectores de la economía china e incluso hacia mercados internacionales:

Sector inmobiliario: Existe la preocupación de que otros promotores inmobiliarios que también están muy endeudados puedan seguir el mismo camino.

Sector financiero: Si Evergrande quiebra, los bancos y otros prestamistas pueden verse obligados a prestar menos. Esto podría conducir a lo que se conoce como crisis crediticia, cuando las pequeñas y medianas empresas no puedan acceder a préstamos teniendo dificultades para crecer y, en algunos casos, no puedan seguir operando.

Caída de la demanda interna: la gran cantidad de familias con posibilidad de perder el empleo, los proveedores de la empresa con imposibilidad de cobro, etc. producirá una caída de la actividad interna y consecuente caída de la demanda agregada.

Inversión extranjera directa: Esta situación puede provocar que los inversores extranjeros vean  a China como un lugar menos atractivo para invertir y las inversiones sean más riesgosas.

Repercusión a mercados internacionales: Es de esperar que el derrame llegue no solo a las bolsas de valores de los distintos países, sino que afecte también al sector real ya que una empresa de tal envergadura tenía filiales en todo el mundo y además importaba grandes volúmenes de insumos. En América Latina, por ejemplo, tanto Brasil como Chile eran los principales exportadores de hierro y cobre para el sector inmobiliario chino.


Evergrande: ¿El Lehman Brothers chino?


En la economía estadounidense, la entidad financiera Lehman Brothers se declaró en quiebra el 15 de septiembre de 2008 con un pasivo de 430.000 millones de dólares y provocó un efecto dominó que derivó en una crisis económica sin precedentes. Su apuesta por invertir demasiado en un producto muy riesgoso como las hipotecas basura o subprime, y la negligencia de los organismos reguladores en alertar del peligro provocó que el mundo entero sufra años de crisis, rescate de bancos y pérdidas de empleo.

Según Krugman (2020) la crisis se origina tras la estrategia del gobierno estadounidense de cambiar una burbuja por otra: la burbuja bursátil por la burbuja inmobiliaria. Tras la crisis bursátil de 2000 la caída de la tasa de interés en EEUU provocó que los precios de la vivienda se dispararan lo cual, a su vez, derivó no solo un boom de la construcción, sino también un mayor gasto de consumo, ya que los propietarios de viviendas recurrieron a la refinanciación hipotecaria para endeudarse más. Todo ello creó puestos de trabajo para compensar los que se perdieron cuando estalló la burbuja bursátil. La burbuja en formación fue advertida por el economista en mayo de 2005 en su columna del New York Times.

Llamativamente, a pesar de las enormes diferencias en los tipos de gobierno estadounidense y chino, es posible encontrar un paralelismo entre estas dos economías: la bolsa de valores de china se ha mantenido a niveles bajos a raíz de la enorme burbuja que estalló en 2007, por otro lado, la rentabilidad de los depósitos bancarios son insignificantes o negativos y el acceso al crédito ha estado al orden del día. Al igual que el gobierno estadounidense antes de la crisis del 2008, las medidas del gobierno chino han estimulado a la burbuja inmobiliaria y mientras que en EEUU no ejerció los controles suficientes y necesarios para regular al mercado (en palabras de Krugman (2020) "El fondo del asunto es que quienes toman las decisiones políticas dejaron a la industria financiera innovar libremente, y lo que esta hizo fue innovarse a sí misma, dejándonos al resto metidos en un lío tan grave como enorme") el gobierno chino controló los instrumentos de política y de las empresas (con intención, con intereses basados en la corrupción o por negligencia) para que la burbuja se inflara. Por acción u omisión se llegó al mismo desenlace.

Robert Shiller (2013), frente a advertencia de que se estaban desarrollando burbujas inmobiliarias en diferentes países, sostenía que las burbujas son esencialmente fenómenos sociopsicológicos, por lo que resultan difíciles de controlar. Por una parte, el temor público a las burbujas también puede aumentar el contagio psicológico y alimentar aún más profecías autocumplidas. Además, las burbujas especulativas no terminan tan rápidamente; de hecho, pueden desinflarse un poco, cuando cambia la historia, y luego recuperar impulso. Este último fue el escenario de China frente a las advertencias de que se estaba gestando una burbuja inmobiliaria en diferentes etapas desde la reforma de 1998.


Reflexiones finales


La quinta etapa de urbanización china enmarcada en el “Nuevo Plan de Urbanización Nacional 2014-2020” (Cepal, 2014) no ha terminado bien. Como es sabido, la urbanización presenta tanto oportunidades como riesgos. Si bien ayuda a superar la pobreza y a alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible que se planteen los países, también puede dar origen a serios problemas ambientales, sociales y económicos si no se aborda adecuadamente.

Hoy en día el gobierno chino se enfrenta a una dura decisión parecida a la que tuvo que tomar el gobierno de Estados Unidos en 2008 cuando dejó caer al banco de inversiones Lehman Brothers: La intervención del Partido Comunista será clave no solo para evitar un colapso financiero, sino para no perder la confianza de su población endeudada, con sus ahorros puestos en la compañía y con posibilidades de perder el empleo.

Es difícil imaginar que el gobierno chino, tras sus antecedentes de intervención en el mercado permanezca neutral, sin embargo en un momento en el que XI Jinping intenta reducir las desigualdades y frenar los excesos del capitalismo y de sus multimillonarios que se han vuelto demasiado ostentosos y poderosos, le va a costar apoyar a una empresa que se ha convertido en el emblema del capitalismo chino.



Sobre las autoras: Ambas autoras son Lic. en economía (UBA), Doctorandas en economía (UCA), Consultoras en temas económicos e integrantes del Observatorio de Economía Política Internacional del CEPI (UBA)


Referencias 

BBC Mundo. (16 de noviembre de 2018). Qué son las "ciudades fantasma" de China y por qué son una pesadilla para la segunda economía mundial. Disponible en https://www.bbc.com/mundo/noticias-46226423?xtor=AL-73-%5Bpartner%5D-%5Beltiempo.com%5D-%5Blink%5D-%5Bmundo%5D-%5Bbizdev%5D-%5Bisapi%5D consultado en 6 de octubre de 2021.

CEPAL. (2014). Urbanización y políticas de vivienda en China y América Latina y el Caribe Perspectivas y estudios de caso. Naciones Unidas. Impreso en Santiago, Chile.

Case, K y Shiller, R. (2004). Is there a bubble in the housing market? Cowles Foundation Paper No. 1089. New Haven, Connecticut.

Daher, Antonio. (2013). El sector inmobiliario y las crisis económicas. Revista EURE Vol 39 Nº 118 pp. 47-76.

Krugman, Paul. (2020). Paul Krugman contra los zombis. Economía Pólítica y la lucha por un futuro mejor. 1a ed. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

Srnicek, Nick. (2018). Capitalismo de Plataformas. 1er. Ed. 1era. Reimp. Ciudad Autonoma de Buenos Aires. Caja Negra.

Shiller, Robert. (17 de julio de 2013). Burbujas para siempre. Disponible en https://www.project-syndicate.org/commentary/the-never-ending-struggle-with-speculative-bubbles-by-robert-j--shiller/spanish consultado el 8 de octubre de 2021.

The Economist. (1 de octubre de 2021). China’s new reality is rife with danger. Disponible en https://www.economist.com/leaders/2021/10/02/chinas-new-reality-is-rife-with-danger consultado en 6 de octubre de 2021.



Diarios Argentinos