Evo Morales llegó a la Argentina y vivirá en Buenos Aires

Lo confirmó Felipe Solá. La noticia se dio a conocer cuando el exmandatario y otros tres exfuncionarios ya habían aterrizado en el país. "Les he dado asilo político para que entren y ellos luego pidieron ser refugiados", contó el canciller.

Evo Morales llegó esta mañana a la Argentina, proveniente de Cuba. Según confirmaron desde Cancillería, el exjefe de Estado de Bolivia vivirá en Buenos Aires en condición de asilado política, una posibilidad que ya había adelantado el presidente Alberto Fernández durante su campaña. 

Morales aterrizó en Buenos Aires junto a otros cuatro exfuncionarios bolivianos que viajaron con él desde La Habana y que ya iniciaron el trámite para ser aceptados como refugiados políticos.

La noticia se manejó en absoluta confidencialidad y solo se conoció esta mañana, cuando el líder del MAS ya había llegado a la capital del país. 

"Evo Morales, su vicepresidente Álvaro García Linera, su ex canciller (Diego Pary Rodríguez), la ex ministra (de Salud, Graciela) Montaño y el ex embajador de Bolivia ante la OEA aterrizaron esta mañana en el país", confirmó Solá en declaraciones a TN. El cuarto que arribó es el ex embajador de Bolivia ante la OEA, José Alberto Gonzáles.

"Les he dado asilo político para que entren y ellos luego pidieron ser refugiados. En las próximas horas, cesará la condición de y asumirán la de refugiados", añadió el ministro de Relaciones Exteriores y Culto. 

Tras haber renunciado obligado por el golpe de Estado orquestado en su contra, Morales se trasladó a México en condición de asilado gracias a la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador, en medio de una situación muy complicada en su país y con amenazas contra su vida. 

Sin embargo, la semana pasada viajó a Cuba para realizar una consulta médica, de acuerdo a lo informado por Montaño, su exministra de Salud.

Por su parte, los hijos de Morales se encuentran en la Argentina desde hace tres semanas. Fueron recibidos por el gobierno de Mauricio Macri tras el pedido personal que le realizó Fernández como presidente electo.

"Evo está muy agradecido, nos dijo que se siente mejor acá que en México y no nos pidió ninguna custodia especial", contó Solá. 

Además, como ya había adelantado, confirmó que el nuevo gobierno argentino no reconocerá a la autoproclamada presidenta boliviana Jeanine Áñez, aunque aclaró que "no pondrá palos en las ruedas" para que las elecciones en ese país se realicen lo antes posible. "Para nosotros en Bolivia hay un gobierno de facto, no usaría otro adjetivo", sostuvo el funcionario.



Diarios Argentinos móvil