George Floyd alertó 20 veces a los policías que lo mataron de que no podía respirar

Nuevas transcripciones de la detención en la que fue asesinado el afroamericano George Floyd en Mineápolis, Estados Unidos, revelan que antes de morir a manos de la policía, pidió más de veinte veces que no podía respirar. En un momento, incluso, les imploró: "Vas a matarme, tío".

Nuevas transcripciones de la detención en la que fue asesinado el afroamericano George Floyd en Mineápolis, Estados Unidos, revelan que antes de morir a manos de la policía, pidió más de veinte veces que no podía respirar. En un momento, incluso, les imploró: "Vas a matarme, tío".

La muerte de Floyd, ocurrida el pasado 25 de mayo y que provocó masivas protestas raciales en Estados Unidos y en otros países del mundo, motivó que cuatro policías sean imputados en el caso, aunque el principal acusado es uno de ellos, Derek Chauvin, quien tomó del cuello a Floyd hasta dejarlo sin vida.  

La transcripción que se conoce ahora surgió de la cámara corporal de Thomas Lane, uno de los cuatro policías imputados en el caso. Hasta el momento, los últimos minutos de vida de Floyd se conocían gracias a los vídeos grabados por transeúntes, pero el documento aportado por Lane muestra la escena, ocurrida el 25 de mayo en Mineápolis, de una forma aún más dramática. "Me van a matar, me van a matar", sostuvo Floyd, cuando los policías le tenían inmovilizado y boca abajo en el suelo, a lo que Chauvin respondió: "Deja de hablar, deja de gritar, se necesita mucho oxígeno para hablar".

También consta en estas transcripciones que Floyd, de 46 años, se resistió a entrar en el coche patrulla, esgrimiendo que tenía claustrofobia y ansiedad.


Diarios Argentinos