"Hay que regular estatalmente todas las sustancias"

El director de la Policía de Uruguay, comisario Mario Layera, se mostró partidario de modificar radicalmente el combate al narcotráfico.

"Hay que regularlas desde el Estado, y aclaro que dependiendo de la peligrosidad de cada una se debe dar una política específica en tal sentido, porque no se pueden manejar todas por igual. Cada una según sus formas, pero sí. Si uno se fija, el cannabis ni siquiera genera violencia, no tiene riesgo y no ha ocurrido todo lo que se decía que podía pasar si se legalizaba. Aún combatimos el narcotráfico, claro, pero porque no alcanza la industria". Las declaraciones realizadas al diario Página 12 sorprenden porque provienen, nada menos, que del jefe de Policía de Uruguay, donde acaba de imponerse la derecha en los últimos comicios.

En ese sentido, el funcionario reflexionó: "La mitad de mi carrera fue dirección y combate a las drogas. Me formé con expertos internacionales en todo el mundo y siempre la palabra guerra me sonó muy fuerte. En uno de los seminarios en Europa, una psiquiatra nos dijo: "¿De qué guerra hablan? Es una guerra de los políticos, de alguien que da la orden, pero no de ustedes". Y ahí me di cuenta de que nosotros poníamos el cuerpo y sufríamos pérdidas por algo que es ajeno, que no es lo que debe hacer la policía. Entonces empecé a dudar de eso porque no podía compatibilizar la tarea con el sentido de lo que significa guerra en un estado democrático republicano y donde defender y proteger los derechos humanos debe ser la principal tarea de la fuerza policial".

Layera también advirtió: "Hay que educar al policía, que entienda que es un servidor, y que no es impotente si no atrapa a alguien que está robando. Y, sobre todo, que entienda que no puede dispararle a cualquiera y en cualquier circunstancia".

"El prohibicionismo nació en los 60, bajo una ideología global determinada. Los procesos de avance hacia otro camino y que defiendan los derechos humanos van a estar en la respuesta de cada individuo de esta sociedad. Los cambios nacen del ciudadano y no de la política", concluyó.

El lápiz verde