Honduras: Xiomara Castro y el regreso de la izquierda al poder

OPINIÓN. Este domingo 28 de noviembre, Honduras celebró sus elecciones democráticas. Con casi un 70% de participación ciudadana, la candidata Xiomara Castro se consagró como presidenta electa, dejando por detrás del 20% de diferencia al oficialista Nasry Asfura.

Este domingo 28 de noviembre, Honduras celebró sus elecciones democráticas. Con casi un 70% de participación ciudadana, la candidata Xiomara Castro se consagró como presidenta electa, dejando por detrás del 20% de diferencia al oficialista Nasry Asfura.

Xiomara Castro, perteneciente al partido de centro izquierda Libertad y Refundación (LIBRE), se quedó con la presidencia de Honduras, en una elección histórica con gran participación del electorado. Su principal contrincante, del Partido Nacional, Nasry Asfura se negó a asumir su derrota aun cuando los números lo dejaban por debajo del 35%.

Asfura, llegó a las elecciones en medio de un proceso de antejuicio solicitado a la Corte Suprema por la Unidad Fiscal Especializada Contra la Impunidad de la Corrupción (UFERCO) del Ministerio Público, por corrupción y malversación de fondos para su campaña electoral.

Por su parte, Castro esposa del ex Presidente Manuel Zelaya, cercana a los gobiernos de izquierda de Cuba y Venezuela, logró armar una coalición entre los opositores al oficialismo, y se quedó con la presidencia apoyada por el “voto joven”; el electorado de izquierda que acompañó a la ex primera dama, fue mayoría de jóvenes de hasta 35 años de edad.

El actual Presidente Hernández, dejará su gobierno bajo acusaciones por narcotráfico, corrupción, y un país en condiciones de pobreza extrema cercana al 70% de la población que vive de asistencia social.

El primer desafío de la flamante presidenta electa, será recobrar la confianza y la estabilidad en las instituciones democráticas perdidas por su antecesor y, al mismo tiempo, reactivar el motor económico que devuelva a Honduras calma social; a razón de ello manifestó: “Fuera la guerra, fuera el odio, fuera los escuadrones de la muerte, fuera la corrupción, fuera el narcotráfico y el crimen organizado. No más pobreza ni miseria. Hasta la victoria, siempre”.

Declarada feminista, Castro expresó que “no le fallará a las mujeres” y que exigirá respeto para ellas “como para sus hijos y la infancia”; además propuso legalizar un aborto y extender los programas sociales, seduciendo a los jóvenes que solo pensaban en exiliarse.

Entre sus primeras declaraciones, Castro expresó: “nunca más se va abusar del poder en este país, porque a partir de este momento el pueblo será el vigente eterno en Honduras”, y convocó al pueblo a consolidar la paz, la justicia y la democracia.

Con 62 años, Licenciada en Administración de Empresas y madre de cuatro hijos, Castro logró quebrar cien años de bipartidismo hondureño; desde el día en que se propuso luchar y manifestarse contra quienes le arrebataron el poder a su esposo Manuel Zelaya luego de un golpe militar, fue creciendo como figura política influyente hasta lograr hacerse con la presidencia del país.

Xiomara Castro, eleva a 23 el número de mujeres Jefas de Estado en el mundo; en un momento histórico en el cuál la lucha por la paridad en los altos mandos de la política internacional aún se manifiesta cuesta arriba; y se convierte en la única mujer presidenta de América Latina.


Sobre la autora: Pamela Cintia Lorenzi – Relaciones Internacionales (UNLa)

 

Diarios Argentinos