Jujuy y Santa Cruz, dos postales del país

Un análisis de sus trayectorias desde un punto de vista político, económico, financiero y social, en el período 2015-2019; y del modo en que se relacionaron ambas provincias con los presidentes Macri y Fernández.

Por Jaime Áchervall


Dentro de las contiendas electorales del año 2015, una de las de mayor impacto mediático fue, sin duda, la elección a gobernador en la Provincia de Santa Cruz [1]. Allí, Alicia Kirchner, saliente ministra Nacional, desafiaba a Eduardo Costa, cabeza de la alianza Cambiemos, y al gobernador Daniel Peralta [2], que en su segundo mandato provincial se había enfrentado públicamente con el kirchnerimo. 

En un escenario hostil –para una provincia periférica es muy difícil pelearse con el Ejecutivo nacional- el gobernador saliente utilizó la caja provincial para incrementar sus posibilidades electorales: cerró paritarias con incrementos exorbitantes y dispuso masivos ingresos de personal (se habla de 10 mil ingresantes). La estrategia no fue gratis: al momento de realizarse la elección, para cubrir el pago de salarios se precisaba un 106 por ciento del presupuesto provincial.

En todo caso, cuando finalmente asumió Alicia Kirchner - que más allá de las operaciones mediáticas era la candidata favorita- la situación fiscal era desesperada.

A este escenario crítico, el Gobierno nacional le sumó una batería de acciones dirigidas a asfixiar a la gobernadora: pisó los adelantos de coparticipación, impidió el acceso al crédito de la provincia, llevó los ATN a cero, redujo (se podría decir que extinguió) las trasferencias presupuestarias, detuvo las obras públicas, prohibió el endeudamiento provincial, bajó la producción de YPF en la provincia, paralizó el Complejo Hidroeléctrico Kirchner/Cepernic (La Barrancosa-Cóndor Cliff), etcétera.

La segunda pinza del operativo provino de las declaraciones incendiarias del ala dura del gobierno que, combinadas con múltiples operaciones de los medios de comunicación nacionales, promovían un clima destituyente.

La violencia llegó a su clímax en abril del 2017 cuando un puñado de manifestantes -exagentes de la SIDE “con el visto bueno del Gobierno nacional", según denunció Cristina Fernández- atacaron la residencia provincial donde se encontraban "solamente cinco mujeres" [3].

En suma, con una situación fiscal gravísima, el estrangulamiento nacional y las operaciones de la prensa, muchos creyeron que el fin de Alicia Kirchner estaba cerca. En ese sentido, algunos gobernadores e intendentes desplegaron estrategias dialoguistas que, con el tiempo, se demostraron fallidas [4]. 

Los que aguantaron los trapos, como Alicia Kirchner, salieron adelante: superó la crisis fiscal y fue reelecta para el periodo 2019/23 con una ventaja de más de 25% sobre el candidato de Cambiemos.


La otra cara de la moneda

A fines del año 2019 la provincia de Jujuy presentaba graves desequilibrios financieros. Todos los indicadores fiscales la muestran como una de las provincias con mayores problemas, al borde de la cesación de pagos.

A diferencia de Santa Cruz, en este caso no hay un tercero al que pueda culparse por la situación: el gobernador Gerardo Morales fue reelecto y asumió su segundo mandato, en diciembre pasado. Los problemas fiscales son dignos de mención porque Jujuy fue, sin lugar a dudas, una de las provincias más favorecidas por las transferencias y obras nacionales durante la presidencia de Macri.

Con el cambio de Gobierno nacional, Morales junto a otros gobernadores radicales fueron claves para lograr quorum en la Cámara de Diputados de la Nación y así aprobar la Ley de Emergencia presentada por el Ejecutivo Nacional (19/12/19).

El 9 de enero de 2020 Morales fue recibido por el flamante presidente de la Nación, en una reunión a solas que se extendió durante más de dos horas. Poco después, Jujuy recibió ayuda para pagar los sueldos de la administración pública.

Una semana más tarde, el Superior Tribunal de Justicia de la Provincia, órgano capturado por el Ejecutivo Provincial [5], ratificó la condena a 13 años de prisión para la dirigente social Milagro Sala.

 

[1] Hasta el diario “El País” comentó que Cristina “podría perder su feudo”, en lo que debe ser la primera vez que un diario europeo se ocupa de la despoblada provincia patagónica elpais.com/internacional/2015/10/13/actualidad/1444748941_931523.html

[2] En este caso, ley de lemas mediante, dentro de la misma lista.

[3] https://www.lacapitalmdp.com/cristina-mostro-en-un-video-como-quedo-la-gobernacion-de-santa-cruz/

[4] Por ejemplo, el Gobierno justicialista de Tierra del Fuego, que en junio del 2017 declaró ciudadano ilustre al ministro Aranguren y que explícitamente contrapesó su modelo de paz social con el modelo confrontativo del kirchnerismo.

[5] Apenas llegó al gobierno en 2015 el oficialismo llevó el número de integrantes del Superior Tribunal de cinco a nueve y designó a dos diputados radicales que acababan de votar la ampliación y a un tercero que también fue legislador de la UCR.

Rouvier