La Generación Despierta

OPINIÓN. La Generación Despierta nos brinda un análisis holístico de la situación socioambiental que transita nuestra patria y todo el mundo, haciendo especial énfasis en el entrelazamiento que nuclea a la crisis climática con la profundización de las desigualdades sociales y el ensanchamiento de las brechas económicas.

Por Eyal Weintraub y Bruno Rodríguez


La crisis socioambiental tiene un impacto devastador sobre el futuro y el presente de las próximas generaciones. Lo curioso es que la creación de este fenómeno tan particular está configurada por las decisiones de quienes ocupan espacios de decisión y de poder en la actualidad. A la juventud históricamente se le relega su posición de liderazgo a un futuro incierto; en este momento histórico, la demanda de los pibes y las pibas pasa por no ser apartados de los procesos que van a determinar la supervivencia del porvenir e incluir su perspectiva en la construcción de las transformaciones estructurales que demanda nuestra era.

Los mejores estudios científicos disponibles hasta el momento nos hablan de la necesidad de reducir en un 45% las emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2030 si queremos evitar un calentamiento por encima de 1.5 grados en comparación con la era preindustrial. No lograr estos objetivos podría generar decenas de millones de refugiados climáticos para el año 2050, un incremento exponencial del nivel del mar, escasez extrema de alimentos, incremento de la transmisión de enfermedades como el dengue o facilitar el surgimiento de virus zoonóticos como el Covid 19.

En el año 2019, recién salidos del colegio secundario, observamos lo que la huelga climática dirigida por Greta Thunberg y el incipiente movimiento de Fridays For Future (Viernes por el Futuro) estaba generando a nivel global y entendimos que había que poner manos a la obra.

A finales de febrero de ese año decidimos impulsar la construcción de Jóvenes por el clima (una organización que rápidamente se convirtió en referencia dentro del movimiento socioambiental argentino) con el objetivo inicial de que Argentina se une a la movilización internacional contra la crisis climática y ecológica que se estaba planificando en todo el mundo para el 15 de marzo. Rápidamente la convocatoria se empezó a difundir y lo que comenzó como la organización de una pequeña concentración frente al congreso, se convirtió en una concentración de miles de personas a lo largo y ancho del país que generó grandes revuelos en la esfera pública y la instalación de la agenda ambiental como una problemática estrechamente asociada a las necesidades populares. 

La Generación Despierta nos brinda un análisis holístico de la situación socioambiental que transita nuestra patria y todo el mundo, haciendo especial énfasis en el entrelazamiento que nuclea a la crisis climática con la profundización de las desigualdades sociales y el ensanchamiento de las brechas económicas. El colapso ecológico es el resultado de la inviabilidad de los modelos económicos imperantes y son las juventudes del presente las que deberán pagar el terrible costo de mantener a esta maquinaria intacta. 

Pero no todo es distopía y derrumbe social. Ante la desesperación que provoca el presente, nuestra generación decide responder con organización y lucha colectiva. En esta obra contamos cómo fue y sigue siendo la experiencia de formación de Jóvenes por el Clima Argentina con la esperanza de que más jóvenes y adultos del país entiendan la importancia y transversalidad de estas crisis y asuman la imperiosa necesidad de construir un movimiento socioambiental con la capacidad de dar vuelta el tablero político y económico de nuestro país. 

Esta organización fundada al calor de las manifestaciones juveniles contra el cambio climático, sentó las bases de una renovación discursiva y de la práctica militante, que culminó en el surgimiento de las movilizaciones socioambientales con más adhesión de los últimos tiempos. La puesta en valor del concepto "ambientalismo popular", en definitiva, constituye otro de los singulares aportes que tanto este movimiento como todas las expresiones surgidas a partir del involucramiento masivo de jóvenes en la lucha por la justicia climática hicieron a la causa. La instalación de la agenda climática como un asunto profundamente vinculado a la realidad social argentina se logró a raíz de la fusión de esfuerzos colectivos y, sobretodo, a partir de la reivindicación de la memoria de los pueblos ninguneados. Jóvenes por el Clima camina sobre los hombros de gigantes que nos precedieron, sobre la experiencia de resistencia socioambiental de las asambleas antiextractivistas de la Patagonia, sobre la lucha de los pueblos originarios y sobre la gesta de los movimientos rurales. Esa es la historia de militancia que nos viene a relatar este libro, una historia encaminada a cambiar el presente y a reinventar el futuro. 

Este material es un análisis fulminante de los factores que condujeron a la situación crítica que hoy amenaza la vida en el planeta. Es también una reflexión política profunda, que pone el foco en las desigualdades y denuncia la inacción de los gobiernos. Una reivindicación de la utopía y del espíritu transformador que puede guiarnos en la creación de un futuro distinto y es sobre todo una invitación a construir organización colectiva, que es la única manera de forjar los cambios necesarios para asegurar nuestra existencia. 

Diarios Argentinos