"La opulencia porteña", una desigualdad que duele

La Ciudad de Buenos Aires como protagonista. ¿Cuáles son los números tras los dichos del mandatario nacional? ¿Cuál es la materia pendiente?



El presidente Alberto Fernández quedó inmerso en los últimos días en una polémica en torno a la desigualdad y la pobreza, con la Ciudad de Buenos Aires como protagonista. ¿Cuáles son los números tras los dichos del mandatario nacional? ¿Cuál es la materia pendiente?

"Nos llena de culpa ver a la Ciudad de Buenos Aires tan opulenta, bella, desigual e injusta con el resto del país", dijo Fernández en un acto el viernes pasado en Santa Fe y retomó el tema este martes aunque aclaró que no se trata de una crítica hacia el Gobierno porteño.

“Amo la Ciudad de Buenos Aires, soy un porteño de esos que sale de la Ciudad de Buenos Aires y la extraña mucho, pero no disfruto cuando pienso lo desigual que es la ciudad al resto del país”, sostuvo el presidente el martes pasado durante un acto junto al gobernador chaqueño, Jorge Capitanich.



“Cuando pienso que acá el ingreso per cápita es igual al de las ciudades más ricas de Europa y en otras ciudades el ingreso per cápita solo se parece al los lugares más pobres del mundo, ahí dejo de disfrutar de Buenos Aires y empieza a dolerme”, señaló Alberto F. y para evitar lecturas políticas pro-grieta precisó: “Pero me duele porque me duele la desigualdad, no por otro motivo. Ojalá la Argentina estuviera llena de Buenos Aires, pero no es lo que hemos hecho. Hicimos solo una ciudad de Buenos Aires y el resto, un país que espera”.


Los números de la pobreza y desigualdad en Argentina:

El 1 de abril de este año el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) publicó los últimos datos sobre pobreza en la Argentina que corresponden al segundo semestre de 2019. La pobreza a nivel país se ubicó en el 35,5 por ciento, en tanto el nivel de indigencia fue de 8 por ciento.

Estas cifras implican que alrededor de 16,4 millones de personas no tuvieron los ingresos suficientes para adquirir la alimentación, servicios básicos e indumentaria, que se requieren para no ubicarse por debajo de la línea de pobreza. Y dentro de este número, 3,7 millones de personas no tuvieron ingresos suficientes para comprar el mínimo de alimentos para la subsistencia.

Pero estos números “duelen” aún más cuando se desagregan por territorio, ahí se revela claramente la desigualdad que existe entre las distintas zonas del país.

Según el INDEC, el 13,5 por ciento de las personas que viven en CABA son pobres. Este número es muy inferior al del resto del país. En el otro extremo se ubican el Gran Buenos Aires con 40,5%, el Gran Mendoza con 38%, el Gran Catamarca con 39,6%, Santiago del Estero con 45,2%, Concordia con 51,1%, Formosa con 41,6%, Salta con el 45,5%, el Gran Córdoba con 37,4% y el Gran Rosario con 35%. En ninguno de los grandes conglomerados del país el índice de pobreza es inferior a 25%.


Además de las cifras de pobreza el presidente se refirió al ingreso per cápita en CABA y lo comparó con las ciudades más ricas de Europa. Pero, ¿qué sucede si se lo compara con el del resto del país?. Tomando como referencia el Producto Bruto Geográfico (PBG), en CABA el PBG per cápita en 2019 fue de $43.658 mientras que en el otro extremo se ubica Misiones con un PBG per cápita de $7.381. La Ciudad de Buenos Aires también se ubica muy por encima de otras grandes localidades como Códoba que registró un PBG per cápita de $14.790, Santa Fe con $17.353 o Mendoza con $13.835. El detalle de los números de cada provincia a continuación:

Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Desarrollo Productivo.


Alberto F. habló por un lado de la Ciudad de Buenos Aires y por el otro del “resto del país que espera”. “Ese país ya no puede esperar más y todo esto que digo no es desmedro de Buenos Aires, sino para que construyamos el país con una lógica distinta a la que tuvieron los que lo construyeron cuando terminaba el sigo XIX”, afirmó.

La frase del presidente no hace más que poner el foco en una realidad: en la Argentina se registran altos niveles de desigualdad, afirmación que tiene sustento en las cifras de pobreza e ingreso per cápita. Tras dejar de lado la polémica y los intentos por reavivar la grieta, lo que subyace es una materia pendiente que merece un debate serio: federalismo si o federalismo no.



Diarios Argentinos móvil