Las Reservas Naturales de la Defensa: Institucionalizar una política ambiental

Entre las diversas políticas ambientales que despliega el Estado nacional, encontramos las Reservas Naturales de la Defensa. En el Poder Legislativo se encuentran iniciativas de Ley para formalizar las reservas adecuando la normativa con los estándares del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Las Reservas Naturales de la Defensa surgen tras un acercamiento entre el Ministerio de Defensa de la Nación y la Administración de Parques Nacionales iniciado hacia 2007. Estas reservas se encuentran en espacios que son de dominio del Estado nacional, pero en uso de las Fuerzas Armadas para el ejercicio de sus funciones tradicionales. Son ámbitos reconocidos por su biodiversidad y por la flora y fauna autóctona que allí se encuentra, asentados en diversos biomas de nuestro país. Tal es así que la decisión de constituir espacios de preservación y conservación de la naturaleza, con fines científicos, educativos y de acercamiento social es una de las políticas innovadores en materia de preservación del ambiente nacional.

Por su parte, las reservas se enmarcan en la Ley Orgánica de Parques Nacionales, Reservas Nacionales y Monumentos Naturales Ley Nº 22.351. En igual sentido, el Articulo 41 de la Constitución Nacional establece el derecho que tienen los y las habitantes de la Argentina a vivir en un ambiente sano, así como el deber de preservarlo, reservando a las autoridades las políticas de preservación, de uso racional y de protección a la biodiversidad. Asimismo, en la Ley General del Ambiente se establecen presupuestos mínimos para la gestión del ambiente, su preservación y la protección de la biodiversidad. De esta manera, la política ambiental se conforma a partir de una mirada federal, donde la intervención de las jurisdicciones nacional, provincial y local es la forma adecuada de llevar adelante una gestión integral del ambiente.

Así, y con el objetivo de identificar espacios de interés para la conservación de la biodiversidad, a partir del acuerdo entre Defensa y Parques Nacionales se constituyó un Comité Ejecutivo, conformado por civiles y militares que avanzaron en esta senda. Tal es así que a partir de 2008 se comenzaron a crear las reservas, alcanzando en el presente nueve Reservas Naturales de la Defensa, distribuidas en el territorio nacional. Por su parte, las reservas pertenecen al Sistema Federal de Áreas Protegidas y la administración corresponde a las Fuerzas Armadas según el espacio de jurisdicción que ocupe la reserva en conjunto con la Administración de Parques Nacionales.

Las Reservas Naturales de la Defensa argentinas son La Calera y Ascochinga, en la provincia de Córdoba; Baterías-Charles Darwin y Mar Chiquita – Dragones de Malvinas en la provincia de Buenos Aires; Campo Garabato e Isla del Tala en la provincia de Santa Fe; El Mollar Quebrada del Portugués en Tucumán; Puerto Península en la provincia de Misiones y Punta Buenos Aires – Chubut.

Mientras tanto, en el Congreso de la Nación se encuentran diversos proyectos que buscan otorgarle la jerarquía de ley a la figura de las Reservas Naturales de la Defensa. En particular, y en el ámbito de la H. Cámara de Diputados de la Nación, destacamos el proyecto presentado por el Diputado Nacional Germán Martínez (Frente de Todos Santa Fe), tanto por su amplitud normativa como por tres rasgos sobresalientes, a nuestro entender, que son aspectos medulares para una política pública de este tipo.

El proyecto establece la creación de las Reservas Naturales de la Defensa, al tiempo que establece en su articulado la posibilidad de una asignación de recursos financieros provenientes de distintas fuentes. Es reconocida la herramienta de afectación específica de fondos para lograr una eficaz herramienta de gestión y proyectada en el tiempo. Asimismo, y tan importante como los recursos económicos, el proyecto establece la necesidad de establecer un Plan de Manejo para cada reserva, un verdadero planeamiento de objetivos que representan una guía de trabajo y conservacionismo de las reservas. Por otro lado, el establecimiento de la figura del Comité Local, un ámbito de gerencia de la reserva y responsable de la ejecución del Plan de Manejo y de supervisión de los aspectos generales de la misma. 

Diversas políticas públicas implementadas por el Estado nacional son diseñadas para preservar el ambiente, cada vez con mayores niveles de integración entre las diversas agencias estatales, así como en estrategias internacionales de preservación del ambiente. Referidos a la propia concepción de la defensa nacional de la República Argentina, la cuestión de los recursos estratégicos posee una arista propia cuando considera que es una forma de interpretar la defensa de los intereses vitales, de la integridad territorial y del ejercicio de la soberanía estatal como parte de la actitud estratégica defensiva que sostiene esta política.

En este marco, las Reservas Naturales de la Defensa son una realidad que tiende a generar una verdadera política de preservación de espacios ricos en recursos naturales y con importantes concentraciones de biodiversidad, para fomentar la investigación científica y la promoción del turismo, como la contemplación para los argentinos y argentinas que tenemos en nuestro país un territorio inmensamente rica y bello para conocer y defender.


Imagen de la RND Mar Chiquita – Dragones de Malvinas, ubicada en la provincia de Buenos Aires. Esta reserva cuenta con 1.753 hectáreas y es una laguna que se conecta naturalmente con el Mar Argentino, lo que se conoce como albufera y es la única que existe en nuestro territorio.


Sobre el autor: Juan Calvo es asesor del MINDEF e integrante de la Comisión de Defensa Nacional del Partido Justicialista.

 

Diarios Argentinos