Llámame país de ingresos medios

OPINIÓN. La economía creció aunque a baja velocidad y de manera heterogénea entre los distintos sectores: la industria acumuló 4 meses seguidos en aumento y fue el sector con mayor incidencia en la recuperación general.

La economía creció aunque a baja velocidad y de manera heterogénea entre los distintos sectores: la industria acumuló 4 meses seguidos en aumento y fue el sector con mayor incidencia en la recuperación general, en segundo lugar se ubicó la construcción que se perfila como uno de los más dinámicos en 2021, el comercio minorista y mayorista y la intermediación financiera los siguieron en el podio. El PIB crecerá este año en torno a 6% y 7% coinciden en señalar privados, el Ministerio de Economía y el FMI. Los impactos de la “segunda ola” no serían tan negativos: afectarían a las actividades turísticas, recreativas y gastronómicas (para las cuales se prevé un Repro II) y menormente a la producción de bienes. La AUH, Tarjeta Alimentaria y el plan Potenciar Trabajo también aguardan refuerzo, la incertidumbre reina.

El empleo también mostró una recuperación heterogénea según advierte el último informe del ITE de la Fundación German Abdala. Hacia fines de 2020 se recuperaron los puestos de trabajos perdidos en lo peor de la pandemia: la categoría ocupacional que lideró la mejora fue el cuentapropismo, los asalariados registrados están levemente por debajo de los registros pre pandemia pero el principal interrogante continúa siendo el trabajo informal.

En paralelo los funcionarios Economía trabajaron mancomunadamente con sus pares mexicanos para que el FMI cree una nueva línea de crédito destinada los “países de ingreso medio, categoría que el organismo aún no advierte. Alertan sobre el crecimiento de la pobreza en dichos países y si no fuera posible crear dicha línea entonces pidieron utilizar los DEG de las naciones que no los necesiten. Argentina recibirá DEGs equivalentes a USD 4.300 millones entre julio y agosto, un monto que representa cerca del 87% de los vencimientos con organismos internacionales durante el año.



Pero las negociaciones con Washington lucen encaminadas y se descuenta un acuerdo y pago al Club de París, mientras tanto el Banco Central acumuló un récord de reservas en marzo (alrededor de USD 1.500 millones) desde noviembre de 2019. Las mentadas reservas líquidas pasaron a terreno positivo luego de cinco meses. A su vez el Central interviene en los mercados financieros y los dólares permanecen quietos, al igual que el oficial, al igual que (relativamente) la inflación. No solo la cosecha influye, también la credibilidad en la política pública: el tope al financiamiento al Tesoro, la recomposición de la curva de rendimientos de la deuda en pesos. Las reservas brutas cerraron marzo en unos USD 39.800 millones.



El gobierno se anima entonces a una agenda productiva. Muestra decisión y pone en jaque su tesoro más preciado, que son las reservas. El martes presentó el nuevo Régimen de Fomento de Inversiones para Exportaciones, orientado especialmente a las industrias extractivas (agroindustriales, forestales, mineras, petroleras) y a la automotriz. A sabiendas de su proceder (remitir ganancias al exterior), el Régimen les permite a las empresas utilizar durante los próximos 15 años el 20% de las divisas derivadas de la exportación (y hasta un tope del 25% de lo importado) asociada a nuevas inversiones (no menores a USD 100 millones). Buscan así potenciar la inversión real y no especulativa.

Además el Ministerio de Desarrollo Productivo activó y participó en seminarios sobre la extracción de litio, siendo nuestro país el cuarto productor mundial del mineral clave en la fabricación de baterías para celulares, computadoras y vehículos eléctricos: los autos del futuro. Los salares de las provincias de Jujuy, Catamarca y Salta son fuente de riqueza, nuestro país conforma junto con Bolivia y Chile el “triángulo del litio”. Ligadas a su explotación aparecen principalmente empresas extranjeras, como la alemana BMW (que se asociaría con la minera norteamericana Livent para extraer litio en Catamarca), la japonesa Toyota (con sede en Zárate, habría prometido producir una flota íntegra de autos eléctricos entre 2025 y 2030) o la china Jiankang (líder mundial en la fabricación de baterías para autos).

Nuestro país tiene una larga trayectoria en la fabricación de auto pero su mercado es Latinoamérica: Toyota, Volkswagen, Ford, entre otras, exportan mayoritariamente a Brasil; mientras Perú, Chile, Colombia, México son mercados secundarios. Es una industria fuertemente deficitaria porque las proveedoras de las autopartes se localizan en Brasil, la Unión Europea y Taiwán principalmente. Es decir, el camino luce bien largo para la integración favorable en la cadena global del producción de los autos del futuro, donde convergen estadounidenses, alemanes, chinos y japoneses.

Diarios Argentinos