Los riesgos del Flight to Quality

El gobierno de los Estados Unidos no da indicios de querer priorizar a corto plazo el combate contra la inflación a través de una suba de tasas de interés y/o reducción de los paquetes de estímulo e infraestructura.


Desde comienzo de año se ha observado una divergencia cada vez más pronunciada entre las expectativas de los mercados financieros internacionales y la política monetaria de la Reserva Federal (FED) de los Estados Unidos, respecto a los niveles y senderos futuros de tasa inflación y tasa de interés esperados.

Por un lado, la FED siguió manteniendo la tasa de interés de corto plazo en niveles cercanos a cero y mantuvo la compra de Títulos del Tesoro y Títulos hipotecarios a un ritmo de U$D 120.000 millones por mes (el famoso Quantitative Easing), argumentando que la economía estadounidense está lejos del pleno empleo.

Por otro lado, el mercado financiero ha acelerado sus expectativas de suba de tasas de interés por parte de la autoridad monetaria en los últimos meses. Es decir ha aumentado de forma sostenida sus expectativas inflacionarias y de endurecimiento de la política monetaria . En consecuencia, luego de que la tasa de bonos del tesoro a 10 años tocó mínimos el 9 de Marzo y el 4 de Agosto de 2020 cercanos al 0,5%, la misma ha mantenido una tendencia creciente hasta el presente, alcanzando ya niveles de 1,71%.

La FED se ha abstenido hasta ahora de intervenir la curva de tasas de interés en su totalidad a través de una política de ¨Yield Curve Control¨ (YCC), más allá de que Jerome Powell mencionó que está potencialmente abierto a esta opción (Federal Reserve. "Transcript of Chair Powell’s Press Conference June 10, 2020," Page 5).

¿Qué peligros trae para los mercados del resto del mundo dicha suba de tasas de mercado? En primer lugar, riesgo de ¨Flight to Quality¨. Es decir, salida de capitales desde activos riesgosos hacia activos más seguros como los bonos del tesoro americano.

En particular los bonos soberanos de mayor duración de mercados emergentes pueden ser los más perjudicados, dada la mayor sensibilidad del precio de los mismos a movimientos en la tasa de interés. Más allá de que la renta fija en dólares argentina se encuentra en mínimos desde la última reestructuración, su caída podría ser aún mayor en caso de una suba más abrupta de las tasas de interés internacional.

A fines de Marzo de 2021 el INDEC informó que la deuda pública en pesos en manos de no residentes terminó Diciembre de 2020 en USD 6.760 millones de dólares, lo que a niveles de contado con liquidación actual rondaría los 4.250 millones de USD.

Dado que el gobierno confirmó que opera en el contado con liquidación vendiendo títulos contra pesos y comprando los mismos contra dólares, está deuda en manos de no residentes puede acelerar la búsqueda de una salida en caso de que la suba de tasas continúe y se amplíe. Ergo, podría aumentar la demanda de contado con liquidación y verse reactivada las presiones sobre la brecha cambiaria hasta ahora reducida y contenida.

Finalmente aquellos países más reacios a subir la tasa de interés en respuesta a una suba de la tasa internacional libre de riesgo, como Argentina (notar que Brasil, Rusia y Turquía ya han incrementando sus tasa de interés este año) pueden enfrentar mayores flujos de salida de capital y en consecuencia verse sometidos a mayores presiones devaluatorias.

En conclusión, el gobierno de los Estados Unidos no da indicios de querer priorizar a corto plazo el combate contra la inflación a través de una suba de tasas de interés y/o reducción de los paquetes de estímulo e infraestructura. En dicho escenario, el presidente de la FED Jerome Powell no ha rechazado aún la posibilidad de un cambio de estrategia de política hacia un YCC que le permita reducir la tasa de interés de largo plazo. Paralelamente, la tasa de interés a 10 años continua incrementándose generando incentivos a un ¨Flight to Quality¨, que de no gestionarse adecuadamente puede generar presiones devaluatorias en aquellos países que no tienen un colchón de reservas de divisas para afrontar las posibles salidas de capital.


Sobre el autor

Silvio Guaita es Licenciado en Economía de la Universidad de Buenos Aires, Martillero Público y Corredor Inmobiliario de la Universidad de
Morón y Magister en Economía en la Universidad de San Andrés.

Diarios Argentinos