Contagio comunitario: más de la mitad de los casos ya no son importados

La Argentina ha entrado en lo que se denomina la segunda etapa de la pandemia del coronavirus: según confirmaron desde el Ministerio de Salud de la Nación, más de la mitad de los 88 casos confirmados este martes corresponden a pacientes que no tienen antecedentes directos de viaje y entran dentro de lo que llaman "contagio comunitario". 

Tal como habían anticipado los expertos, la mayor parte de los nuevos casos se explican como "casos locales o en conglomerado", es decir, contagio de pacientes que no han viajado a las zonas "rojas" afectadas por el coronavirus o no han tenido contactos estrechos con esas personas. 



Así lo señalaron en el reporte diario de esta mañana brindado por la cartera sanitaria sobre las novedades de la pandemia en el país, en una conferencia encabezada por la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, junto a la jefa de Infectología del hospital Houssay de Vicente López, Laura Barcelona, y al subsecretario de Estrategias Sanitarias, Alejandro Costa.

De los 88 casos registrados ayer, 47 corresponden a "casos locales o en conglomerado", 40 son "importados" y 1 está en investigación epidemiológica, informaron. 

El alza en los contagios comunitarios también tiene su impacto en el balance total de infectados: en la actualidad sólo el 50,2% de los 1054 casos argentinos están relacionados directamente con viajes a zonas pandémicas.

Con este panorama, Vizzotti señalo que esta variación del porcentaje y la caída en la predominancia de casos importados explican la importancia de continuar con el aislamiento social obligatorio dictado por el gobierno de Alberto Fernández desde el viernes 20 de marzo.

La funcionaria indicó que el número de personas actualmente internadas "continúa estable", y que "la buena noticia del aumento de las altas" está relacionada con que el 80% por ciento de los casos de contagios atraviesan la enfermedad en su condición menos agresiva.

Además, informó que de la carga de resultados de análisis por los 13 laboratorios que ya están realizando las pruebas diagnósticas da un "índice de positividad del 23%", es decir, casi uno de cada cuatro test dan positivo. 

Por su parte, la infectóloga Laura Barcelona, explicó cómo se están preparando las unidades asistenciales para soportar un alza en los contagios y comentó que "una razón más para quedarse en casa" es que esa actitud ralentiza el contagio y "está brindando tiempo" de gracia al sistema de salud.

"Cada uno tiene un rol fundamental e irreemplazable", dijo la jefa de Infectología del hospital Houssay de Vicente López, y puso como ejemplo la labor de camilleros, ambulancieros y del personal de limpieza para minimizar la exposición al virus entre médicos y enfermeros.

También destacó la importancia del entrenamiento en el uso del material de protección -camisolín, barbijo quirúrgico, protección ocular, entre otros- y su posterior descarte. En ese sentido, recordó que los barbijos de alta protección deben reservarse para la ejecución de maniobras de mayor riesgo al virus, como es la "intubación" de pacientes.

En la Argentina, de acuerdo al reporte de este martes, hay 1.054 casos confirmados en 21 provincias con un promedio de edad de 45 años, de los cuales el 57 por ciento varones. Respecto de los fallecidos, suman 27, con un promedio de edad de 68 años. Hay 55 internados en unidades de terapia intensiva, hubo 248 altas provisorias y 30 definitivas.

Diarios Argentinos móvil