¿Por qué el incendio del Amazonas hace tambalear el acuerdo Mercosur-UE?

El desinterés de Bolsonaro por la política medioambiental provocó el malestar de Francia. Su presidente, Emmanuel Macron, puso en duda el tratado comercial por la falta de protección de la reserva natural.

El devastador incendio que avanza sobre el Amazonas tiene consecuencias imprevistas en materia de política internacional. ¿Por qué el desastre natural puede hacer tambalear el acuerdo Mercosur-Unión Europea, confirmado hace pocos meses por el gobierno argentino? El conflicto tiene como protagonistas al presidente francés, Emmanuel Macron y a su par brasileño, Jair Bolsonaro.

El mandatario europeo señaló este viernes que podría bloquear el acuerdo con el Mercosur por las “mentiras” de Bolsonaro en materia de protección ambiental. “El presidente brasileño ha decidido no respetar sus compromisos sobre el cambio climático ni actuar en materia de biodiversidad”, señaló el Gobierno francés en un comunicado. “En estas condiciones, Francia se opone al acuerdo comercial con el Mercosur tal como está”, pronunció la autoridad gala.

En junio, Brasil firmó las conclusiones de la cumbre del G-20 de Osaka, que establecía obligaciones en materia de biodiversidad y cuidado medioambiental. El pacto había sido firmado por todos los países del grupo excepto Estados Unidos, y fue uno de los requisitos que puso Macron para sellar el acuerdo Unión Europea-Mercosur. "Dada la actitud de Brasil estas últimas semanas, el presidente solo puede constatar que el presidente Bolsonaro le mintió durante la cumbre de Osaka", apuntaron desde el Palacio del Eliseo, sede del poder presidencial francés.

¿De qué se acusa específicamente a Bolsonaro? En línea con el discurso de Donald Trump, el mandatario de ultraderecha brasileña se ha mostrado sistemáticamente desinteresado por la agenda de protección ecológica. Antes de asumir el poder, amagó con retirar a su país del Acuerdo de París, el pacto mundial para combatir el calentamiento global, aunque finalmente no lo concretó (algo que sí hizo el líder norteamericano).

Desde la presidencia de Brasil, Bolsonaro alentó abiertamente las actividades extractivas y agrarias en las zonas protegidas del Amazonas. Su rechazo de la cuestión ecológica se tradujo en mayores niveles de deforestación y en menores recursos para controlar las prácticas ilegales en la zona.

Según The New York Times, desde que asumió el presidente brasileño en enero de este año, la tasa de deforestación en lo que va del año aumentó un 40% comparado con el mismo período del año pasado. En números absolutos, el Amazonas perdió más de 3.000 kilómetros cuadrados de área boscosa por la tala de árboles que llevan a cabo los grupos empresarios interesados en ganar tierra cultivable.

Al mismo tiempo, Brasilia dejó de aplicar multas, confiscaciones y advertencias contra la actividad ilegal en las áreas protegidas y redujo un 24% el presupuesto de la agencia medioambiental. Como consecuencia de la desidia gubernamental, actualmente se registran más de 70 mil incendios en la selva amazónica, un 84% más que un año atrás.


Las organizaciones de protección medioambiental sostienen que Bolsonaro dio vía libre a agricultores y ganaderos para provocar incendios y avanzar en la frontera cultivable. En un primer momento, el presidente brasileño minimizó el tema: “No defiendo los incendios, porque siempre hubo y habrá incendios en el Amazonas”. Cuando la situación atrajo la atención mundial, debió cambiar el mensaje. Hoy anunció que evalúa el envío de militares a la Amazonía para mitigar el fuego.

El malestar con Bolsonaro no parte solo desde Francia. Irlanda también amenazó con romper el acuerdo con el Mercosur, que aún no entró en vigencia y debe ser ratificado por todos los países involucrados. “No hay forma de que Irlanda apoye un tratado de libre comercio si Brasil no cumple con sus obligaciones medioambientales.

Disgustados con la política medioambiental de Bolsonaro, Alemania y Noruega suspendieron el aporte de recursos para el Fondo Amazonia, un mecanismo de cooperación internacional para reducir los gases del efecto invernadero por la deforestación. El desastre en el Amazonas provoca temblores en la puja de poder internacional y promete tener nuevos capítulos.

Diarios Argentinos