¿Por qué no se desacelera la inflación?

El argumento de que todo tiene que ver con todo puede ser útil para algunos dominios de la vida y/o para hacer una muy buena película, pero es poco útil para entender economía y particularmente las causas de la inflación.


La semana que terminó se caracterizó por dos datos de inflación, uno internacional y otro local. Por un lado la inflación del mes de Abril en los Estados Unidos fue de un 0,8% mensual (4,2% interanual), mayor al valor esperado. Por otro, el aumento del índice de precios al consumidor en Argentina fue de 4,1% en el mismo mes, superando las expectativas de 3,8% presentes en el relevamiento de expectativas de mercado (REM) del Banco Central (BCRA).

Yendo al caso argentino, creemos que la explicación de gran parte de dicho incremento del índice de precios al consumidor está explicado por tres variables fundamentales que impactan en los costos de producción y por ende finalmente en la tasa de crecimiento de los precios.

Notar que el precio final de un producto, para simplificar, se compone de un costo de producción y un margen de ganancia por sobre el mismo. Si el costo de producción se incrementa indefinidamente y el empresario productor del bien o servicio no incrementa los precios de sus productos, vería como su margen de ganancia tiende a cero y desaparece del mercado. Por lo tanto, un aumento sostenido de los costos dejando todo lo demás constante, llevará en algún punto a un incremento del nivel de precios o al cierre del negocio.

Teniendo esta causalidad presente, de costos a precios, existen tres que no han cesado de aumentar durante el 2021. En primer lugar el aumento sostenido del precio de los combustibles. Este último es un bien básico cuyo precio impacta directa o indirectamente en todas las cadenas productivas. El último aumento es el del sábado 15 de Mayo, con un alza del 5%, lo que genera un aumento total durante el 2021 de un 27%.

En segundo lugar, el valor del dólar. Más allá de la desaceleración en el ritmo de devaluación observado en el tipo de cambio oficial desde inicios de año hasta la fecha, pasando de una tasa de 4% mensual en Enero del 2021 a un ritmo de 1,3% mensualizado la última semana, el mismo continua incrementándose. En otras palabras, dado que el dólar también ingresa como costo de producción en todos los bienes (todos los bienes y servicios producidos en la economía tienen un contenido importado directa o indirectamente), su dinámica es fundamental en la evolución de los precios a través del tiempo.

Finalmente, el aumento sostenido del precio de la mayor parte de los commodities y materias primas observados en el mercado internacional. Desde la Soja, el Trigo y Maíz hasta metales raros fundamentales para la fabricación de microchips, madera y petróleo.

En conclusión, más allá del congelamiento de tarifas, el techo de paritarias de alrededor de un 30%-35% objetivo y la mejora en otros indicadores macroeconómicos, variables de costo fundamentales en la ecuación de precios de la mayor parte de los empresarios, no han cesado de aumentar. No es esperable por lo tanto que la inflación se desacelere si dichas variables continúan con su dinámica ascendente.

Diarios Argentinos