¿Qué políticos en el mundo se oponen a las cuarentenas y a los cuidados?

EPD hace un repaso a nivel internacional para responder a una pregunta: ¿qué líderes y qué espacios políticos son los que se pronuncian contra las medidas preventivas para combatir la pandemia del coronavirus?


El anuncio por parte del presidente Alberto Fernández sobre el nuevo paquete de medidas frente a la segunda ola de coronavirus que azota desde hace semanas al país y a gran parte de la región causó rechazo por parte de la principal fuerza política opositora, Juntos por el Cambio. 

EPD hace un repaso a nivel internacional para responder a una pregunta: ¿Qué líderes y qué espacios políticos son los que se pronuncian contra las medidas preventivas para combatir la pandemia del coronavirus? Una conclusión se desprende de nuestro informe: la ultraderecha, con sus características peculiares, nuclea e impulsa a lo largo del globo a los movimientos anti-cuarentena. 


Holanda. Al principio de la pandemia, el gobierno liberal encabezado por Mark Rutte aplicó medidas levemente restrictivas para frenar los contagios, y apeló más bien a la responsabilidad individual. En diciembre de 2020, sin embargo, ante el incremento de contagios, dio un giro a sus políticas para evitar la saturación de los hospitales: se cerraron guarderías, escuelas e institutos, se prohibió toda actividad no esencial y se restringieron los vuelos a algunos países.

Ante ello, Holanda se vio inmersa en un caos social sin precedentes por las manifestaciones violentas contra la cuarentena. El Partido de la Libertad, liderado por el ultra derechista Geert Wilders, hizo un llamamiento a la revuelta contra la restricción a la movilidad, que considera “inaceptable, antidemocrática y francamente peligros


Alemania. En noviembre, cuando comenzaron a aumentar los casos de , miles de personas se reunieron en Berlín para protestar contra las restricciones. Entre los teóricos de la conspiración y los extremistas se encontraban varios legisladores del principal partido de oposición del país, .

Al respecto, Tino Chrupalla, uno de los líderes de AfD denunció la "política de estado de emergencia" del gobierno contra el coronavirus. "Se están destrozando vidas, ya está en marcha una ola de bancarrotas (…) Muchas personas están perdiendo sus empleos", sostuvo.


Brasil. En este caso es el presidente de la Nación, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien encabeza la oposición contra las medidas de cuidado. 

Ya desde el inicio de la pandemia se manifestó en contra de "parar la economía". Así, mientras que los gobernadores de los 27 estados de Brasil, asesorados por expertos en salud, tomaron medidas restrictivas de mayor o menor alcance para intentar frenar el acelerado avance del Covid-19 en el país, Bolsonaro se opuso tajantemente y boicoteó dichas medidas, tanto desde el punto de vista discursivo como en los hechos, recurriendo a tribunales judiciales para garantizar "la libertad ciudadana".

“Brasil tiene que volver a la normalidad inmediatamente”, exigió Bolsonaro en una entrevista en marzo de 2020, a la vez que admitió que “lo lamento, algunas personas van a morir”, pero consideró que “esa es la vida”. “No puedes paralizar una fábrica de automóviles porque hay accidentes de tránsito”, agregó, haciendo un paralelismo con la situación generada a partir de la pandemia de coronavirus.


Francia. El partido de extrema derecha Agrupación Nacional (Rassemblement National), liderado por Marine Le Pen, es quien lidera la oposición a las medidas restrictivas que impulsó el presidente Emmanuel Macron a lo largo de la pandemia. 

La líder de la extrema derecha sostuvo, por ejemplo, en marzo de 2021, ante el tercer confinamiento decretado por Macron: "El confinamiento es la respuesta cuando se ha fracasado en todo. Vacunación lenta e incoherente, política de test deficiente, hospital público debilitado: el Gobierno hace pagar a los habitantes de los territorios afectados sus repetidos fracasos”. 


España. El derechista Vox, presidido por Santiago Abascal, se mostraron como férreos opositores a las medidas de confinamiento, tanto en 2020 como en 2021, cuando el gobierno español decretó nuevas acciones de prevención para combatir la segunda ola. 

Vox incluso ha organizado marchas contra la cuarentena, considerando que no se puede "arrestar" a los ciudadanos en sus casas «condenándoles a la ruina». "España debe protegerse, pero España no puede detenerse", ha sostenido Abascal en su cuenta personal de Twitter.


Italia. El dirigente ultraderechista italiano Matteo Salvini es otro dirigente contrario a los confinamientos. Al respecto, hace unas semanas, el Gobierno había decretado mantener las restricciones hasta el 30 de abril. Ante ello, Salvini, líder de la Liga, manifestó que "si Italia permanece todo el mes de abril cerrada, es secuestro de persona". 

Salvini solicitó además una audiencia con el primer ministro, Mario Draghi, para pedirle que se levanten restricciones y haya una mayor apertura de las actividades. 





Diarios Argentinos