¿Quiénes ganan y quiénes pierden con la inflación?

Un informe de CIFRA (CTA) realiza un pormenorizado análisis sobre la evolución de los salarios y de las ganancias empresarias en los últimos años.

En un escenario signado por la aceleración del ritmo inflacionario durante los últimos dos años del gobierno de Cambiemos, y su desaceleración en 2020 aunque manteniéndose en niveles elevados, resulta oportuno analizar quiénes fueron los grandes perdedores y los grandes ganadores de este proceso. Por un lado, porque es inminente la apertura de las negociaciones paritarias y, por otro, porque 2021 se visualiza como un año de recuperación (con respecto al pandémico 2020, es difícil que la economía no repunte), con lo cual aparecerá la distribución como la cuestión a resolver. Todo ello, además, en un contexto donde el gobierno intenta llevar a cabo un acuerdo de precios y salarios. 

La gran pregunta, entonces, es quiénes ganan y quiénes pierden con una inflación alta y sostenida como la registrada en la Argentina en los últimos años. 

En su último informe del mes de febrero, "El descenso del salario real tras las dos pandemias, y sus asimetrías", el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA), de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), analizó estas cuestiones, y ya desde el título se observa el deterioro social y económico vivido durante la gestión Cambiemos, calificado como una verdadera pandemia. Asimismo, el informe identifica un claro perdedor: los trabajadores, que sufrieron una fuerte caída en sus ingresos, mientras que los empresarios, por el contrario, han visto incrementar sus ganancias. 


Los perdedores: el mundo del trabajo

En efecto, un examen de la evolución de los salarios reales de los trabajadores registrados del sector privado a partir de su desagregación por ramas de actividad, permite ver una para nada desdeñable heterogeneidad en la evolución salarial del último lustro. Según consigna el informe de CIFRA, si bien los salarios reales de los trabajadores registrados en el sector privado sufrieron una reducción promedio de 15,4% entre noviembre de 2015 y el mismo mes de 2020, la mitad de los trabajadores tuvieron caídas superiores al 19%. 

Asimismo, si se evalúa el desempeño de las remuneraciones de los trabajadores registrados en el sector privado con continuidad laboral su descenso alcanza el 23,2%. Los autores del informe, Pablo Manzanelli y Cecilia Garriga, sostienen además que "el análisis por rama de actividad también exhibe importantes asimetrías. De las 295 ramas de actividad a cuatro dígitos de la CIIU, 152 experimentaron reducciones de las remuneraciones reales por encima del 20% y dentro de este universo 50 ramas registraron caídas superiores al 30%. Es evidente que para todas ellas un acuerdo de precios y salarios que supere levemente la inflación no resultará suficiente. Lo propio cabe para los trabajadores del sector público cuyos salarios reales tuvieron una caída de 29% entre noviembre de 2015 y diciembre de 2020".



Los ganadores: o por qué suben los precios

El Informe da una clave de los motores del proceso inflacionario en los últimos años y quiénes se han beneficiado: "No es una cuestión menor que este proceso inflacionario estuvo impulsado por los precios mayoristas, en tanto que los minoristas, si bien se expandieron significativamente, lo hicieron en un nivel inferior. De allí que desde la perspectiva del empresariado la reducción de los costos salariales –medidos en relación a los precios mayoristas en lugar de los minoristas que refieren al poder adquisitivo– es superior. A tal punto que en el sector privado el promedio de los costos salariales cayó 23,8% entre noviembre de 2015 y mismo mes de 2020 (8,4 puntos porcentuales más que su poder adquisitivo).



En tal sentido, la conclusión es relevante: "De resultas de ello se incrementaron considerablemente los márgenes de ganancia en el sector privado, especialmente entre 2017 y 2020. En esos años la participación del excedente bruto en el valor agregado del sector privado ascendió del46,4% al 50,4%, lo que equivale a un incremento del 8,7%".




Diarios Argentinos