¿Quiénes son los funcionarios que tienen familiares en el Estado?

El caso más emblemático es el del ministro de Trabajo, Jorge Triaca. Su esposa y sus dos hermanas forman parte de dependencias del Ejecutivo. Otros ejemplos son Bullrich, Frigerio y Stanley, entre otros.

Mauricio Macri anunció hoy que los familiares de los funcionarios ya no podrán ser parte del Estado, con lo que busca renovar la imagen del Gobierno tras el escándalo del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y dar fin al nepotismo, que suma muchísimos casos en Cambiemos.

Uno de los más emblemáticos es el del propio Triaca, que hace varias semanas fue denunciado por una de sus empleadas domésticas que se encontraba en negro y fue puesta en el intervenido Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU).

La propia esposa del ministro, María Cecilia Loccisano, ocupa un cargo en el Ministerio de Salud. Loccisano fue nombrada el 21 de diciembre de 2015, a través del decreto 168/2015, dentro de la Unidad de Financiamiento Internacional de Salud (UFIS), con el cargo de Coordinadora General. Casi un año más tarde, a fines de noviembre de 2016, bajo el Decreto 1197/2016, fue ascendida a subsecretaria de Coordinación Administrativa de esa misma cartera.

En diciembre pasado, además, su hermana Mariana fue nombrada como directora del Banco Nación, decisión que volvió a poner en el centro de la escena la cantidad de familiares de funcionarios de alto rango que ocupan un lugar en la administración nacional. Pero eso no es todo: otra de sus hermanas, Lorena Triaca, es directora de Asuntos Externos de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional.

Aunque es uno de los importantes, el de Triaca no es el único caso. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, tiene a su hijo Francisco Langieri Bullrich en el Ministerio de Modernización desde mayo de 2016, dentro de la Secretaría de "País Digital". "Fue convocado por el Ministerio de Modernización. Trabajó en una empresa privada y lo llamaron por su especialización", explicó la funcionaria.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, es otro de los funcionarios con familiares en el Estado. Su esposa, Victoria Costoya, como Coordinadora de Articulación de Asuntos Internacionales del Ministerio de Desarrollo Social, mientras que su tío, Mario Frigerio, ocupa el cargo de Gerente Técnico del Ente Nacional de Comunicaciones.

"Si alguien usa su poder para contratar a familiares, no está bien. Estoy en contra de eso. En los dos casos fui el último en enterarme. Mi mujer nunca me consultó si aceptar o no el cargo. Lo decidió ella. Con mi tío también me pasó: me enteré por los diarios", aseguró Frigerio.

Otro ejemplo es el de Carolina Stanley, ministra de Desarrollo Social, que tiene a su prima Cecilia Stanley como jefa de Gabinete de Asesores en su cartera. Algo parecido ocurre con el titular de Defensa, Oscar Aguad, quien cuenta con su yerno Rodrigo de Loredo como presidente de la empresa Estatal ARSAT.  

Otro funcionario involucrado en nepotismo es el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, quien fue el responsable de los despidos que se produjeron en el Estado desde que asumió Macri. Su esposa, Carla Piccolomini, es directora de Relaciones Institucionales de Radio y Televisión Argentina.

Dos de los funcionarios más influyentes del Gobierno de Cambiemos también funcionan como ejemplo. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, tiene a su hermano Andrés en el Ministerio de Producción, como subsecretario de Desarrollo Institucional Productivo, y la prima de Gabriela Michetti, Alejandra Illia, es empleada de planta en el Congreso.

"No necesariamente un familiar implica un abuso. Mi hermano fue nombrado por el Ministro de Producción. Es una persona de mucha capacidad", explicó Peña, en un argumento que se repite entre los funcionarios que están involucrados en esta práctica.

Diarios Argentinos móvil