Recursos o demanda de recursos escasa

OPINIÓN. Asumir plena utilización de recursos productivos implica asumir también que no puede existir escasez de demanda que induce a utilizar los mismos.


Muchas teorías económicas asumen el pleno empleo de recursos para construir modelos económicos, ya sea de capital, tierra y/o trabajo. Dicho supuesto no goza de trivialidad, ya que de la introducción o no del mismo dependen sus conclusiones las cuales pueden ser diametralmente opuestas. Por dicha razón es importante analizar la pertinencia del mismo. En otras palabras, es importante preguntarse si las economías capitalistas cuyo funcionamiento se pretende explicar están o no en pleno empleo.

Ergo, ¿es esto efectivamente así? Es decir, ¿se encuentra el capital (por ejemplo, las fábricas, maquinaria, etc.) plenamente empleado en una economía capitalista? Y, por otro lado, ¿están todas las personas humanas con deseo de trabajar y en capacidad de hacerlo plenamente ocupadas?

En primer lugar, si aumenta la demanda de un determinado bien es válido preguntarse si es posible que dicha empresa aumente la producción y produzca unidades adicionales para satisfacer la misma o simplemente se producirá un aumento de precios dejando las cantidades producidas intactas como consecuencia de una supuesta escasez de recursos plenamente empleados, capital y trabajo. La respuesta rotundamente es sí. Es decir, una empresa puede ampliar su planta existente, ya sea aumentando su tamaño o construyendo una idéntica y/o puede incorporar nuevos turnos operativos y aumentar el nivel de utilización de su capacidad instalada. Lo que para el lector puede parecer obvio o de sentido común implica adicionalmente que si aumenta la demanda de bienes en una economía (ya sea por aumento de exportaciones, gasto público y/o gasto privado, por ejemplo), dicho aumento no inducirá necesariamente un aumento de precios por una restricción de oferta, sino que simplemente inducirá a los empresarios a satisfacer esa demanda adicional produciendo más.

¿Qué nos dicen los datos sobre la utilización del capital? Por ejemplo, para Argentina el nivel de utilización de la capacidad instalada industrial según el INDEC es de un 46,4% en Mayo del 2020 y hace un año atrás, en Mayo del 2019, era de 62%. Es decir, la industria argentina no utiliza sus instalaciones a máxima capacidad. Más allá de las restricciones técnicas que impiden a una economía llevar esa ratio al 100%, existen razones económicas para no llevarlo a su nivel máximo. Una de ellas es que los empresarios desean poder satisfacer picos de demanda estacional o eventual que pueden acontecer para no perder dichos mercados y/o simplemente subir los precios.

Finalmente, las personas humanas. Es menester notar que el capitalismo fue y es lo suficientemente versátil para adaptarse a las diferentes limitaciones y/o cuellos de botella que se fueron encontrando en este aspecto. Fue y es posible “producir” nuevos egresados de cada carrera universitaria, terciaria y profesión en ciertos períodos de tiempo.

Adicionalmente, por ejemplo, no solo fue posible que poblaciones económicamente no activas se incorporen al mercado laboral y/o comiencen a buscar trabajo, sino también fue y es perfectamente posible inducir migraciones y/o aprovechar fuerzas laborales de países expulsores de mano de obra no empleada.

Ahora bien, esta versatilidad del capitalismo para readaptarse a las necesidades no implica que el mismo tienda automáticamente al pleno empleo de todos esos recursos, particularmente porque lo que si puede ser escaso es la demanda que induce a utilizar los mismos. Es decir, en una economía capitalista es posible que el propio sistema endógenamente produzca nuevas maquinarias y trabajadores disponibles para ser utilizados en el proceso productivo, no así la demanda efectiva de ellos.

En conclusión, asumir plena utilización de recursos productivos implica asumir también que no puede existir escasez de demanda que induce a utilizar los mismos. Ahora bien, raramente una economía capitalista se encontró y encuentra en pleno empleo de recursos, tanto de capital como de trabajo dado que la escasez de demanda de bienes suele ser recurrente. Por dicha razón se vuelve fundamental la necesidad de analizar también si la demanda efectiva está siendo suficiente para asegurar que todo aquel que busca un empleo lo encuentre y cada fábrica y máquina existente o potencial en el país se encuentre en movimiento en lugar de estar paralizada.

Diarios Argentinos