Rusia y Argentina: enfoque común sobre los problemas de la construcción del mundo actual


Por Iurii Nemtsev, observador de “International Affairs”.

(traducción Hernando Kleimans)


Argentina se convirtió en el segundo país del mundo en aprobar el uso de “Sputnik V” para la vacunación masiva de la población contra el coronavirus y el presidente argentino se convirtió en el primer líder latinoamericano en vacunarse. Muchos políticos y expertos argentinos creen que la cooperación entre los dos países en el ámbito sanitario y epidemiológico puede dar un nuevo impulso a las relaciones bilaterales en todo el espectro de temas, desde el diálogo político hasta la interacción cultural.

El historiador Dmitrii Feoktistov, embajador extraordinario y plenipotenciario de Rusia en la Argentina, resumió los resultados de su gestión durante 2020 y analizó las perspectivas de cooperación entre Moscú y Buenos Aires en el próximo período.

La nueva administración de Argentina, que llegó a fines de 2019, anunció de inmediato su deseo de intensificar las relaciones con Rusia. A principios de 2020 tuvimos muchas reuniones ricas y habíamos acordado una agenda muy ambiciosa. Pero el año pasado se volvió difícil para nuestros países. Desde el punto de vista económico, hubo un cierto retroceso: Argentina, como todos los demás estados del mundo, sufrió la pandemia, pero la caída de sus indicadores económicos resultó ser más profunda. Aunque en nuestro giro comercial se registraron cifras y crecimiento récord en 2018 y esta tendencia continuó en 2019, al final de 2020, los indicadores, según estimaciones preliminares, disminuyeron en un 25 por ciento. Esto no le conviene a nadie: ni a los argentinos, ni a nosotros.


¿2020 es el año con el prefijo "no"?


En 2020, no se llevó a cabo una reunión presencial de la comisión intergubernamental de cooperación comercial, económica, científica y técnica (la “Comisión Mixta”, HK). No hubo velada de gala en el Teatro Colón en honor a la celebración de la Gran Victoria, a la que estuvo invitada toda la dirigencia política argentina. El Teatro Mariinsky no llegó a finales del año pasado, y el Teatro Bolshoi no llegará este año, como estaba previsto. En general, esto se debe a la difícil situación sanitaria y epidemiológica tanto en Rusia como en Argentina. Teniendo en cuenta el interés mostrado aquí por la cultura y la historia de nuestro país y el gran número de compatriotas rusos residentes, la embajada ha trabajado activamente para que Rusia reanude su participación en la feria internacional del libro de Buenos Aires, pero aún no está claro si se realizará este año.

Sin embargo, el trabajo no se suspendió, sino que en su mayor parte se trasladó a un nuevo formato. Por ejemplo, se llevó a cabo una reunión digital de los jefes de delegaciones de la “Comisión Mixta”: el vicecanciller de la Argentina Jorge Neme y Serguéi Dankvert, a raíz de la cual las partes acordaron dar impulso al desarrollo de las relaciones.

Se ratificó un protocolo bilateral para un acuerdo intergubernamental sobre el uso pacífico y la exploración del espacio ultraterrestre; las negociaciones sobre este tema se desarrollaron durante mucho tiempo. Ahora estamos trabajando para que venga una delegación de Roscosmos a discutir modalidades específicas de cooperación con los argentinos. Como esperamos, esta visita tendrá lugar en primavera.

Durante este mes tenemos previsto concretar la séptima reunión de la comisión intergubernamental de cooperación técnico-militar en Buenos Aires. En la actualidad, se está conformando una delegación, el trabajo de elaboración de la agenda está casi terminado. Entendemos que Argentina se encuentra en una difícil situación financiera y económica, por lo tanto, en la reunión está previsto considerar, además de cuestiones vinculadas a la posible compra de equipos rusos (el correspondiente interés es evidenciado activamente por la parte argentina), sino también otras áreas, incluyendo la participación en eventos conjuntos. La tarea principal es reunirse cara a cara y discutir qué se puede hacer.


Áreas de cooperación práctica


Ministros claves y otros importantes dirigentes de la administración argentina buscan contactos con gran entusiasmo y expresan su interés en avanzar en las relaciones bilaterales. Hace algún tiempo, por iniciativa argentina, mantuve una reunión con el ministro de Economía Martín Guzmán. Estaba interesado en todos los grandes proyectos que tenemos sobre la mesa, prometió crear un grupo de trabajo especial que estudiaría todos estos temas y los promovería. Estos proyectos incluyen energía nuclear, transporte ferroviario y cooperación interbancaria.

En la administración presidencial argentina nos aseguran  que sería importante reforzar la intención de potenciar la alianza estratégica con la implementación de 2-3 proyectos, que simbolizarían además del compromiso político, la intención de promover cosas concretas en la práctica.

Argentina es un país grande, hay lugar para dar vueltas. Sí, en la etapa actual, su economía nacional está agobiada por el pago de la deuda, los indicadores no son muy buenos: una caída del PIB del 11 por ciento, un aumento del desempleo hasta el 11 por ciento, un aumento de la pobreza hasta un 40 por ciento, la inflación a finales de 2020 era del 37 por ciento. Esto no favorece el ingreso de ningún negocio a la Argentina. Pero teniendo en cuenta el interés que muestran los argentinos y en el marco de la buena actitud expresada hacia nosotros en el contexto de “Sputnik V”, creo que a los empresarios rusos se les podría decir que el mercado argentino, aunque volátil, es prometedor... Creemos que las empresas rusas podrían posicionarse más activamente en el mercado argentino.

Durante una reciente reunión, el director ejecutivo de YPF, la empresa estatal argentina de petróleo y gas, afirmó que la Argentina está muy interesada en la llegada al mercado argentino de socios extranjeros, rusos en particular, ya que existen en él enormes nichos por valor de miles de millones de dólares. El país está abierto a cualquier propuesta innovadora y espera aquí también a las empresas rusas.

Confiamos que en el marco de los próximos contactos, los argentinos puedan ofrecernos algunos proyectos interesantes en el área minera. Ahora nuestra industria, por ejemplo, está mostrando un interés particular en el litio. La pregunta al respecto sonó de diferentes formas durante la administración anterior, incluso en el contexto de las transacciones de trueque, pero nada fue más allá en ese período en esta dirección. Con suerte, también podemos pasar de las palabras a los hechos en el campo del litio.


"Sputnik V"


Muchos inicialmente criticaron a Alberto Fernández por apostar por Rusia cuando la vacuna “Sputnik V” recién se había registrado y le faltaba pasar etapas de prueba. Pero hoy quienes nos deseaban el mal se ven obligados a admitir que la Argentina tomó la decisión correcta, porque todos los datos confirman la seguridad y efectividad de la droga rusa. Hubo cierta espuma en los medios sobre la desconfianza, cosa que permanece hasta el día de hoy, pero estos sentimientos ya no dominan ni en la sociedad argentina ni en los medios de comunicación. Hay mucho interés: Argentina confirmó hace unos días que quiere implementar plenamente el contrato en cuanto a la compra de 5 millones de dosis en marzo. En la comunidad, estas entregas se reciben con esperanza y entusiasmo. En cuanto al uso de la vacuna, nos alegra que los argentinos apostaran por Rusia y no se equivocaran. Creo que ellos mismos están satisfechos con esto.

El actor principal en la promoción de la vacuna rusa en el mercado local es el Fondo Ruso de Inversión Directa (FRID), en permanente diálogo con los argentinos sobre este tema. Pero desde el comienzo mismo de la pandemia, Argentina mostró interés en la producción conjunta de la droga. Aún no está claro cuánto tiempo durará la vacuna y es posible que sea necesario reforzarla. Por tanto, el interés de los países en producir vacunas en casa es bastante comprensible. Rusia siempre ha dicho que está abierta a esto y no hay obstáculos de nuestra parte para compartir nuestras mejores prácticas y producir una vacuna. El titular del FRID, Kirill Dmitriev, dijo que hay un par de empresas interesadas en producir Sputnik V en Argentina, pero aquí los propios argentinos necesitan nombrar estas empresas y expresar las posibilidades para la producción de medicamentos tan complejos. Ahora las fuerzas principales se centran en cumplir con el contrato de suministro existente.


Cooperación cultural


En las condiciones actuales, es muy difícil planificar algo, pero hay planes. Recientemente tuvimos una reunión con el Ministro de Cultura Tristán Bauer, quien propuso implementar dos proyectos a gran escala en Buenos Aires: celebrar conjuntamente el 200 aniversario del nacimiento de Fiodor Dostoievski y realizar una exposición de los logros científicos de Rusia y la Unión Soviética.

En el marco del cumpleaños del gran escritor ruso, que se celebra este año, el ministro propuso organizar una velada en memoria del mismo y utilizar para ello uno de los centros más grandes de Buenos Aires, el Centro Cultural Kirchner. El segundo evento es aún más ambicioso: celebrar una exposición titulada "Del Sputnik a Sputnik", donde se podrían demostrar los logros científicos desde el primer satélite que se lanzó al espacio hasta llegar a "Sputnik V". Pero esto sigue siendo una idea, esperamos que despierte el interés de nuestros colegas en Moscú. En mi opinión, tal exposición podría realizarse con éxito en Argentina y también en otros países, quizás no sólo en América Latina. Incluso nuestros detractores admiten que la vacuna rusa es el mayor logro científico desde los días de la Unión Soviética.


Futuro Embajador de Argentina en Rusia


A principios de marzo, el nuevo Embajador de Argentina, Eduardo Zuain, planea partir hacia Rusia. Es un diplomático experimentado, en 2011-2015 se desempeñó como Primer Viceministro de Relaciones Exteriores de Argentina y mantuvo contactos con representantes rusos. Lo conocemos, está familiarizado con el tema ruso de primera mano. Es abierto, amistoso, orientado a desarrollar relaciones con nosotros en todos los ámbitos.

Tuvimos dos reuniones con él, consideramos en detalle todo el espectro de la cooperación ruso-argentina. El embajador tiene un enfoque de dos vías: las cosas globales y la vía rápida: tareas prioritarias como la vacuna. Tuvimos un diálogo sobre todos los proyectos económicos, políticos y culturales. Sobre los que han quedado sin progreso, prometió trabajarlos de manera proactiva con los departamentos correspodientes y obtener resultados concretos. Rusia para Argentina es uno de los socios clave, incluso independientemente de la lucha contra el coronavirus. Hay instrucciones de la dirección argentina para promover las relaciones con Rusia.


Cooperación multilateral


Desde la llegada de la nueva administración, ha quedado claro que tiene un enfoque diferente al gobierno anterior: Alberto Fernández y su equipo están preparados para orientarse en enfoques multilaterales, para desarrollar relaciones con los nuevos centros y polos globales.

En cuanto a ciertos graves problemas internacionales, Buenos Aires ha adoptado un enfoque más equilibrado, principalmente en Venezuela. Los argentinos no reconocieron a Juan Guaidó y revocaron la acreditación de su representante en el país, se hicieron integrantes del Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela, permanecieron en el "Grupo de Lima" pero, según explicaron, con el fin de trasmitir a los integrantes de esta asociación su planteamiento a favor de una solución exclusivamente pacífica de la crisis venezolana sobre la base de soluciones diplomáticas mutuamente aceptables.

Esta misma equilibrada posición se ha convertido en una característica de la diplomacia argentina en otras áreas: en plataformas internacionales, incluidas las Naciones Unidas, el Grupo de los Veinte, el Grupo de Acción Financiera sobre Blanqueo de Capitales. Tenemos una cooperación de asociación bien establecida.

En el G20, la Argentina planteó el tema de las vacunas en casi todas las reuniones y dijo que es patrimonio de toda la humanidad: los derechos de propiedad intelectual no deben extenderse a estas vacunas para hacerlas más accesibles a toda la comunidad mundial de forma no -discriminatoria, igualitaria. Esto está en sintonía con lo que afirmó nuestro líder. Hemos desarrollado una práctica positiva de interacción en esta organización durante mucho tiempo, esperamos que continúe en el futuro.

En la ONU, la Argentina apoya una serie de resoluciones principales para Rusia. Se trata de un bloque de cuestiones tendientes a garantizar la seguridad de las actividades espaciales, impedir el uso del espacio con fines militares y contrarrestar la glorificación del nazismo. Pero todavía hay espacio para ampliar la interacción.

 En cuanto a las cuestiones políticas, Rusia y Argentina tienen puntos de vista comunes sobre los problemas del moderno orden mundial, sobre la primacía del derecho internacional, el papel central de la ONU y los principios del multilateralismo. Esto objetivamente  nos acerca. Nos impone el rumbo independiente y de principios que sigue Argentina en los asuntos internacionales. Creemos que esta es la base misma en la que podemos avanzar juntos, defender objetivos e ideales comunes.

Diarios Argentinos