En los últimos dos años, se profundizó la crisis económica en la Provincia

Un relevamiento muestra una caída en los niveles de actividad y de empleo y una baja en los salarios y el consumo, que se suman a un importante aumento de la deuda pública.

Un relevamiento del grupo de Economía Bonaerense indica que la mayoría de los indicadores macroeconómicos de la provincia de Buenos Aires desmejoraron en los últimos dos años y medio, desde la asunción de María Eugenia Vidal.

Por el lado de la actividad económica en territorio bonaerense, los indicadores mostraron una caída de 2,2% durante el 2016. Este desplome fue compensado parcialmente durante el 2017 con una suba de 2,8%, que hacia fines del año pasado dejó a la actividad en niveles del 2015.



Dinámica similar mostró la actividad industrial: entre 2016 y 2017 predominó el estancamiento, con un promedio de crecimiento de 0%, que compensó durante el año pasado la caída de 3,4% de 2016.

La caída en el sector industrial y en la actividad, con consecuencias directas sobre el consumo, impactaron sobre las pequeñas y medianas empresa. En este sentido, las empresas, principalmente pymes, profundizaron la contracción durante el 2017 con una caída 1,87%. En conjunto con la baja de 0,38%, en el 2016 acumularon un desplome de 2,24% en el bienio.

La contracción en la actividad, en el consumo y en las empresas también afectó al empleo. Para el tercer trimestre del 2017 el nivel de informalidad en los trabajadores ocupados de la Provincia de Buenos Aires alcanzó el 36,7%, casi 4,6 puntos por sobre el promedio nacional.

Por ejemplo, el empleo en el sector de la construcción registró durante el año pasado un desplome de 10,6% que retrajo la suba de 2016. De esta manera, el balance del promedio en los dos últimos años es negativo en 0,1%.

Además, se suma como problemática laboral una profundización en las desigualdades de género: las mujeres bonaerenses sufren un 10,9% de tasa de desocupación, un 3,6% más que entre la población activa masculina.  Como consecuencia las mujeres tienen un 48% de tasa de actividad laboral, casi 24 puntos menos que entre los hombres.

Gracias a la quita de retenciones a las exportaciones implementadas en el comienzo del Gobierno de Cambiemos, el único sector que mostró mejoras en el periodo 2016-2017 fue el agro, que durante el año pasado creció un 3,3% y mostró una leve desaceleración respecto del 4,1% de 2016. Por lo tanto, el promedio de crecimiento para el sector se ubicó en el 3,7%.

Preocupante estado de la deuda en la Provincia

En los últimos dos años, el stock de deuda pública de la PBA pasó a representar $260.858 millones y se incrementó en $142.967 millones (un crecimiento del 121%).  De esta manera, llegó a representar el 8,8% del PBI, cuando en 2015 alcanzaba el 6,0%.

Como consecuencia de la corrida cambiaria, se incrementó la deuda en $84.411 millones y su peso en el producto en 2,2 puntos. Según Economía Bonaerense, “este monto es similar, por ejemplo, a todo el presupuesto de salud, promoción y asistencia social, vivienda y urbanismo, asuntos laborales, ciencia y técnica y promoción del medio ambiente y agua potable ($81.306 millones) en 2018. Y un 47,5% de lo destinado a educación y cultura”.



Además el endeudamiento del gobierno provincial se produjo principalmente en moneda extranjera: al tercer trimestre de 2017 representó un 64,5% de la deuda total, mientras que en 2015 la proporción era de 57,8%.

Este proceso de endeudamiento tiene como consecuencia lógica un creciente peso de los intereses de la deuda en los recursos provinciales, problemática que se profundizó con la devaluación de los últimos dos meses.

“En relación a los vencimientos de mediano plazo, la devaluación implica un incremento de los mismos de $49.233, superior a lo presupuestado en Salud en 2018 ($45.584 millones)”, señala el informe.

Diarios Argentinos