"Con un brote, ya sea un country o un edificio, habrá cuarentena comunitaria"

Lo afirmó Axel Kicillof tras el aislamiento decretado en el barrio de Villa Azul, entre Avellaneda y Quilmes. "No es algo exclusivo de los barrios populares", señaló.


El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se refirió este martes al aislamiento decretado en Villa Azul, el asentamiento ubicado entre los partidos bonaerenses de Avellaneda y Quilmes donde ya se registraron 92 casos de coronavirus, y aseguró que ese tipo de medidas se establecerán en cualquier lugar que represente un foco grande de contagio.

“Cuando aparece un brote, ya sea en un country o un edificio, se hará una cuarentena comunitaria. No es exclusivo de los barrios populares", afirmó el mandatario bonaerense durante una entrevista con radio Metro. 

Kicillof respondió así a algunas críticas que llegaron por la medidas. Daniel Menendez, referente de la agrupación Barrios de Pie y subsecretario de Políticas de Integración y Formación del Ministerio de Desarrollo Social nacional, fue uno de los que se mostró en contra y opinó que se trata de "un error la forma en la que se encara". 

"Pareciera como que se construyen guetos de pobres y se confina a la gente creyendo que con la Policía y con un cerco represivo se puede evitar una situación que tiene que ver con un sistema comunitario", planeó Menéndez.

Frente a esto, otro de los que defendió la medida fue el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, quien aseguró que la decisión de aislar a Villa Azul ante el aumento de contagios de coronavirus en ese asentamiento "fue consensuada" con los intendentes de Quilmes y Avellaneda y referentes del barrio.

"Antes de decidir el aislamiento, hubo una reunión con los intendentes de Avellaneda, Jorge Ferraresi, y de Quilmes, Mayra Mendoza, además de la gente más importante del barrio, que entendió las circunstancias para esta metodología", contó Berni en diálogo con radio La Red.

Ayer, el gobierno bonaerense desplegó un fuerte operativo de asistencia casa por casa y con ayuda de las fuerzas de seguridad en el barrio de Villa Azul, cuyos habitantes estarán aislados por 14 días tras detectarse casos positivos de coronavirus.

La asistencia incluye la entrega de alimentos y artículos de limpieza para abastecer al barrio, que pertenece a las jurisdicciones de Quilmes y Avellaneda, mientras se esperan los resultados de otros 100 testeos.

Berni explicó que el aislamiento busca "proteger a los grupos vulnerables del barrio, donde viven 12.000 personas", y planteó que "no hay un panorama actualizado y por eso se decidió cortar la cadena de contagios masivos".

"Se hace una asistencia sanitaria y alimentaria masiva y se dispuso un cuerpo de voluntarios, que resolverán trámites esenciales fuera del barrio a las personas que no pueden salir", explicó el funcionario bonaerense.

Además, el ministro recordó que Villa Azul "está separada por la autopista de Villa Itatí, donde viven más de 50.000 personas", y eso también genera una gran preocupación.

"Hay que usar las premisas de la medicina: no se trata a una enfermedad sino a un paciente, y cada barrio es un paciente y hay que aplicarle un tratamiento distinto de acuerdo a sus características", cerró.


Diarios Argentinos móvil