Sturzenegger contradice al Gobierno: "Las tasas no van a bajar rápido"

El presidente del Banco Central negó que sean "transitorias", como había asegurado Dujovne. Señaló que deben "determinar un nivel de dureza monetaria más pronunciado para reencauzar los procesos de desinflación".

Tras la crisis cambiaria que atravesó el Gobierno de Mauricio Macri, el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, trató de minimizar la fuerte suba del dólar y anticipó que mantendrá las tasas altas para contener a la inflación, a pesar de que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, señaló lo contrario. 

"La tasa de política monetaria se encuentra en un nivel que la entidad considera adecuado para acotar la volatilidad que hemos experimentado en las últimas semanas y contener el posible efecto sobre el proceso de desinflación", manifestó Sturzenegger durante su exposición ante el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF). 

"Entiendo que muchos de ustedes vean con incomodidad los niveles de tasas que hoy sostiene el Banco Central. No voy a mentirles diciendo que las tasas volverán rápidamente al nivel que tenían antes, ya que la institución debe determinar un nivel de dureza monetaria más pronunciado a los fines de reencauzar los procesos de desinflación", agregó en ese sentido. 

De esta manera, contradijo al ministro Dujovne, que semanas atrás, en medio de la corrida cambiaria, sostuvo que la política de tasas altas era "transitoria" y que "genera una retracción en el crédito y afectan el nivel de actividad".  

Para Sturzenegger, subir las tasas de corto plazo, que son las que opera el Banco Central, "es justamente la mejor manera de asegurar la recuperación del crédito a largo plazo". "El año pasado fuimos muy criticados por la política de tasas, pero lo cierto es que terminó con el mayor crecimiento del crédito en 20 años, una economía que creció al 4%, al tiempo que la inflación núcleo bajaba 1,4% mensual", remarcó. 

El titular de la entidad financiera habló de la complicación ante el "nuevo panorama internacional" y  aseguró que todos las herramientas implementadas fueron "como respuesta para garantizar la sustentabilidad de la balanza de pagos de la Argentina frente a ese nuevo contexto, preservando el crecimiento económico". 

"En el marco de un régimen de metas de inflación con tipo de cambio flotante, uno de los elementos fundamentales consiste en que el tipo de cambio  es precisamente el encargado de cuidar la actividad económica y acomodarse en consecuencia en función de los potenciales vaivenes externos y locales que el país pueda tener que afrontar. Mientras tanto, la tasa de interés actúa como el freno del traslado de esos movimientos cambiarios hacia el resto de los precios de la economía", concluyó. 

Diarios Argentinos