Un nuevo capítulo de las relaciones argentino-chilenas: ¿Qué nos deja la visita de Boric?

La relación entre Argentina y Chile es profunda y está marcada porla historia. En 1953 ambos países firmaron el Tratado de Unióneconómica argentino chileno, además del Acta de Santiago abierta a la adhesión de otros países y considerada un eje para la integración regional en el intento de sumar también a Brasil como núcleo duro. Estos acuerdos firmados por Perón y Carlos Ibañez fueron continuados por algunos mandatarios sucesores. 

Arturo Frondizi por ejemplo visitó Chile en 1961 e hizo lo propio con elpresidente chileno Alessandri, con quien firmó la declaración de Viña del Mar donde se mencionaba la progresiva integración entre ambos países y el afianzamiento de la tradicional hermandad argentino chilena además del abordaje de temas en las dimensiones económico, social, cultural y científica. 

Ese mismo año, ambos países habían participado en la formación de la ALALC (Asociación Latinoamericana de Libre Comercio). En el seno de la misma, y por las discrepancias surgidas sobre el tipo de integración sobre el cual avanzar, Chile, con Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú conformaron el Pacto Andino, del cual el gobierno de Pinochet retiró a Chile en 1976. 

No obstante, la cooperación entre ambos continuaría en el marco de la ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración) y posteriormente con la conformación del MERCOSUR, del cual Chile es Estado asociado y con el cual el bloque posee un Acuerdo de Complementación Económica de 1996. Incluso, en materia comercial Chile posee mas vínculos con el MERCOSUR que con la Alianza del Pacifico, cuyo comercio intra bloque es notablemente bajo. Asimismo, en 2017 Argentina y Chile firmaron un tratado de libre comercio que entro envigencia en 2019. 

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el comercio intrarregional –en comparación al existente con otrasregiones- está caracterizado por la comercialización de un mayor número de productos, más diversificado y con una notable importancia como mercado para la internacionalización de las pequeñas y las medianas empresas. 

En ese sentido, según el informe del INDEC de diciembre de 2021, Chile es el quinto socio comercial de la Argentina. Casi un 60% de las exportaciones totales de Argentina al país vecino en los últimos años están representadas por manufacturas, especialmente dealimentos elaborados y destinados a consumo final, aunque también químicos, plásticos, metales y autopartes.  Es decir, a diferencia de lo que sucede con otros destinos como el sudeste asiático, el comercio bilateral refleja una buena diversificación de productos. Lo cual se corresponde también en el caso de Chile, concentrado en el cobre en otros destinos, pero con un comercio de productos más balanceado con Argentina.  

Ahora bien, esta semana se ha inaugurado un capítulo más de la relación bilateral. La importancia de este vínculo ha mantenido la “afinidad” entre los mandatarios trasandinos mas allá de los colores politicos. Desde la excelente relación de Cristina Kirchner con Michelle Bachelet y la firma del Tratado de Maipú hasta la notable sintonía que la misma mandataria argentina tuvo con el expresidente Sebastian Piñera. En sintonía con sus antecesores, como Michelle Bachelet, Sebastián Piñera, o incluso Ricardo Lagos a comienzos del presente siglo, el actual presidente de la República de Chile, Gabriel Boric, realizó su primer viaje oficial a la Argentina, destacando la prioridad del vínculo bilateral que mencionamos anteriormente. 

En las declaraciones del presidente chileno y su par argentino se encontraron expresiones como “si seguimos por separado nos podemos hundir por separado, pero nos podemos salvar si estamos juntos”. Boric recalcó que la base de Chile es la región y que busca fortalecer la CELAC- el mayor foro de diálogo y cooperación- para que América Latina vuelva a tener una voz en el mundo. La referenciaa la hermandad se mantuvo como una constante en los discursos deambos en diversos actos realizados, así como la referencia al abordaje conjunto de los desafíos futuros. 

La continuidad como política de Estado de ambos países es menester para potenciar el vínculo bilateral y las discrepancias o conflictos que surjan en el mismo. Argentina y Chile comparten miles de kilómetros de frontera, y temas de interés estratégico como es la integración en infraestructura, comercio, complementación productiva y valor agregado en las exportaciones, inversiones, dialogo político, seguridad e incluso defensa en donde ambos países han constituido una unidad militar conjunta: la Fuerza de Paz Binacional Cruz del Sur. 

Es por ello, que el vínculo bilateral continúa siendo un elementotanto histórico como actual para la integración de Sudamérica. Un aporte sustancial de ambos países al diálogo, la generación de posiciones conjuntas, respuestas coordinadas, así como la consolidación tangible de un destino común, con mayor autonomía en un mundo más complejo marcado por la incertidumbre geopolítica.  


Sobre el autor: Director de la Maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad del Salvador


Diarios Argentinos