Un tercio de los contagiados sufre luego problemas neurológicos o psicológicos

En un estudio publicado en la prestigiosa revista The Lancet, se diagnosticaron trastornos cerebrales o psiquiátricos, lo que sugiere que la pandemia podría tener efectos por años.

Un estudio científico publicado en la prestigiosa revista The Lancet reveló que uno de cada tres sobrevivientes del COVID-19 sufren trastornos cerebrales o psiquiátricos en los seis meses posteriores a contagiarse, lo que sugiere que la pandemia podría provocar una ola de problemas mentales y neurológicos a largo plazo. 

Los investigadores que realizaron el análisis dijeron que no estaba claro cómo se relacionaba el virus con afecciones psiquiátricas como la ansiedad y la depresión, pero que estos eran los diagnósticos más comunes entre los 14 trastornos que analizaron.

Los casos de derrame cerebral, demencia y otros trastornos neurológicos posteriores al COVID-19 eran más raros, dijeron los investigadores, pero aún significativos, especialmente en aquellos que tenían un COVID-19 grave.

"Nuestros resultados indican que las enfermedades cerebrales y los trastornos psiquiátricos son más comunes después del COVID-19 que después de la gripe u otras infecciones respiratorias", dijo Max Taquet, psiquiatra de la Universidad de Oxford en Gran Bretaña, quien codirigió el trabajo.

El estudio no pudo determinar los mecanismos biológicos o psicológicos involucrados, dijo, pero se necesita una investigación urgente para identificarlos "con miras a prevenirlos o tratarlos".

Los expertos en salud están cada vez más preocupados por la evidencia de mayores riesgos de trastornos cerebrales y de salud mental entre los sobrevivientes de COVID-19. Un estudio anterior realizado por los mismos investigadores encontró el año pasado que al 20% de los sobrevivientes de COVID-19 se les diagnosticó un trastorno psiquiátrico en tres meses.

Los nuevos hallazgos, publicados en la revista Lancet Psychiatry, analizaron los registros de salud de 236,379 pacientes con COVID-19, en su mayoría de los Estados Unidos, y encontraron que el 34% había sido diagnosticado con enfermedades neurológicas o psiquiátricas dentro de los seis meses.

Los trastornos fueron significativamente más comunes en los pacientes con COVID-19 que en los grupos de comparación de personas que se recuperaron de la gripe u otras infecciones respiratorias durante el mismo período, dijeron los científicos, lo que sugiere que COVID-19 tuvo un impacto específico.

La ansiedad, en un 17%, y los trastornos del estado de ánimo, en un 14%, fueron los más comunes y no parecieron estar relacionados con lo leve o grave que había sido la infección por COVID-19 del paciente.

Sin embargo, entre los que habían sido ingresados en cuidados intensivos con COVID-19 grave, el 7% tuvo un accidente cerebrovascular dentro de los seis meses y casi el 2% fue diagnosticado con demencia.

"Aunque los riesgos individuales de la mayoría de los trastornos son pequeños, el efecto en toda la población puede ser sustancial", dijo Paul Harrison, profesor de psiquiatría de Oxford que codirigió el trabajo.

Diarios Argentinos