Veranito inflacionario en febrero

Pese a que la inercia inflacionaria es todavía elevada, algunos hitos puntuales como la suba de la carne, combustibles y telecomunicaciones dejaron de presionar a la inflación en lo que va de febrero. El CEyS se pone en marcha. El monitoreo fino sobre alimentos que presionan a la canasta.

El bitcoin y la canasta alimentaria volvieron a tocar un nuevo récord. La criptomoneda superó la barrera de los USD 50.000 por unidad el pasado martes, luego del rally alcista de la semana pasada. Va ganando popularidad y captando la atención de grandes empresas y fondos de inversión pero todavía no sabemos si se consolidará como un activo de respaldo o mantendrá por un buen tiempo su carácter de posición fuertemente volátil. De igual modo, tampoco sabemos si la inflación de los alimentos y otros bienes esenciales en Argentina acelerará o moderará su tendencia en febrero pero tenemos algunos indicios.

Las cestas teóricas de consumo alimentario y esencial (canasta básica total), que permiten medir la indigencia y pobreza, aumentaron en enero (4,6% y 4,2% respectivamente) por encima del índice general de precios (4%) por quinto mes consecutivo: desde la crisis cambiaria verificada en septiembre. El aumento del tipo de cambio impacta fuerte en el precio de los alimentos pero ese efecto viene morigerando desde diciembre. En dicho mes la brecha con la inflación alimentaria se debió especialmente a la suba del precio de la carne, pero la devaluación oficial y en tandem los dólares financieros exhiben una dinámica más calma. La inflación mensual proyectada para febrero, en base a datos de la primera quincena, es de 3,3% según fuentes privadas.

Desde diciembre el Banco Central viene adquiriendo reservas, con un saldo neto positivo de USD 1.172 millones hasta el 12 de febrero, que indica una compra mensual promedio de USD 460 millones. La devaluación del tipo de cambio oficial se redujo a 1,8% en lo que va de febrero versus un ritmo promedio de 3,3% durante 2020. En Argentina es difícil aventurar un escenario de estabilidad cambiaria y acumulación de reservas pero la estrategia oficial de anclar el dólar oficial, la buena cotización del precio internacional de las commodities y las proyecciones de una cosecha récord favorecida por las lluvias recientes están dando sus frutos al menos en lo que va de 2021.

El Consejo Económico y Social se puso en marcha oficialmente el viernes pasado, con citas al papa Francisco y a una ética poco humanista en palabras del propio presidente. Por su parte, Gustavo Beliz explicó que el Consejo tendrá cinco misiones de mediano a largo plazo con proyectos transformadores en las áreas de comunidad del cuidado y seguridad nutricional, productividad con cohesión social, cambio climático ecológico y desarrollo verde, trabajos y educación del futuro, y calidad institucional. Además de Beliz lo integrarán 30 representantes del área sindical, los movimientos sociales y la universidad pública.

Mientras tanto algunas estrategias microeconómicas siguen en pie, la Secretaria de Comercio dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo intimó el pasado martes a 11 grandes empresas productoras de alimentos (Unilever, Mastellone, Danone, Bunge, Paladini, P&G, AGD, Fargo, Potigian, Molinos Cañuelas y Molinos Río de la Plata) por retención en sus volúmenes de producción o falta de entrega de determinados productos de consumo masivo en supermercados, amparada bajo la Resolución 100/2020 que establece el marco legal del programa Precios Máximos implementado durante la pandemia y con vecimiento a fines de marzo próximo.

En dicho mes se espera un nuevo rebote inflacionario, presionado por la propia estacionalidad de marzo (educación, indumentaria, por ejemplo) así como por los ajustes en medicina prepaga, combustibles y la posible actualización en las tarifas de los servicios públicos de luz y gas (se conoció esta semana que el 15/03 empezarán las audiencias públicas para ajustar la tarifa de gas) sensibles también al alza del tipo de cambio. Todavía resta por verse si la revisión tarifaria cumplirá con las grandes pautas marcadas en el Presupuesto 2021 respecto de la estabilidad del ratio de subsidios públicos sobre el PIB.


Variación mensual de la inflación general y canasta alimentaria, en %




Fuente: Elaboración propia en base a INDEC


Diarios Argentinos